97°F
weather icon Clear

STEVE SEBELIUS: Las matemáticas electorales muestran que Lombardo ganó

Joey Gilbert tuvo una buena racha.

Pero eso acabó.

Un juez del Tribunal de Distrito de Carson City concedió el miércoles un juicio sumario con prejuicio sobre una petición para rechazar la demanda de Gilbert que impugnaba los resultados de las primarias republicanas para gobernador del 14 de junio, que perdió ante el alguacil del Condado Clark, Joe Lombardo.

Los números no mienten: Lombardo obtuvo 87,761 votos, o el 38.4 por ciento Gilbert obtuvo 61,738 votos, o el 27 por ciento. Hubo 15 candidatos en la contienda, junto con nuestro viejo amigo el incorpóreo “Ninguno de Estos Candidatos”, que obtuvo el 1.85 por ciento.

Eso significa que Gilbert perdió la elección por 26,023 votos.

Recuerda esos números. Serán importantes más adelante.

Después de que un recuento apenas cambiara el recuento final, Gilbert presentó su impugnación. Fue uno de los documentos legales más extraños jamás vistos en un tribunal estadounidense.

“Basándose en un análisis matemático geométrico de los votos tal y como fueron contados y anunciados por los condados de Nevada, el postulante Joey Gilbert impugna este supuesto resultado”, dice la presentación de Gilbert. “El señor Gilbert acepta los votos tal y como fueron contados. Sin embargo, demostrará que el resultado tal y como se anunció es una imposibilidad matemática”.

“Cuando los votos tal y como fueron contados y anunciados sean corregidos estadísticamente, el señor Gilbert demostrará con irrefutable finalidad geométrica que ganó ampliamente las elecciones primarias para ser el candidato republicano a gobernador en las elecciones primarias del 14 de junio de 2022 en Nevada”.

Y no solo ganó, ganó ampliamente. La presentación afirma que Gilbert ganó por más de 55 mil votos.

¿Cómo? Pues con las matemáticas, como puedes ver. Están las leyes que rigen las proporciones de los elementos entre cuatro conjuntos disjuntos por parejas, las veinte leyes, las cuarenta isometrías, la nube elíptica, la matriz de rotación, los coeficientes de correlación y eso nos lleva al algoritmo de restauración de elecciones y a la extrapolación de los ajustes polinómicos.

Es tan obvio que los resultados “no se produjeron por el recuento exacto de los votos emitidos, sino que fueron artificiales según un plan o algoritmo predeterminado”.

Entonces, ¿quién lo hizo? “El postulante (Gilbert) no alega quién provocó esto, cuándo ocurrió o por qué ocurrió, solo que OCURRIÓ. Eso es matemáticamente irrefutable”.

Nunca he sido bueno con las matemáticas, especialmente las que usan símbolos griegos. Prefiero ecuaciones más simples, como esta: X es igual a los votos de Lombardo, Y es igual a los votos de Gilbert, y X es mayor que Y, así que Lombardo gana.

Soy mejor con la ciencia política, y una de las 99 leyes de la ciencia política nos dice que, si la elección fue manipulada, matemática, geométrica o exponencialmente, y dicho defraudador fuera un demócrata, esa persona habría manipulado definitivamente la elección para que Gilbert ganara.

¿Por qué? Porque Lombardo es un candidato a las elecciones generales muy superior a lo que Gilbert podría soñar con ser. Gilbert habría sido mucho más fácil de derrotar para el actual gobernador demócrata Steve Sisolak en una elección estatal. Ni siquiera se necesita una de las Cuarenta Isometrías para saberlo.

Para Gilbert -que prometió no conceder nunca su contienda y que invocó a Dios en su intento de anular los resultados de las primarias- tiene que ser difícil. Viajó varias veces por el estado, celebró mítines con partidarios que lo animaban, consiguió el apoyo del Partido Republicano de Nevada y se enfrentó a un alguacil popular, pero quedó en segundo lugar.

Eso pasa. Y no es un problema matemático, es un problema político: más republicanos de Nevada querían a Lombardo que a Gilbert. Eso es un hecho frío, y uno que casi cualquiera tendría problemas para aceptar después de una campaña muy reñida.

Incluso si se considera que, en conjunto, 140,809 republicanos querían a alguien que no fuera Lombardo (o a nadie), no importa, porque no es así como funcionan las elecciones.

Por eso el juez James Wilson concedió la petición de juicio sumario, literalmente la forma más rápida de rechazar una demanda. Y fue rechazada con prejuicio, lo que significa que no se puede volver a presentar en el futuro.

Gilbert no debería avergonzarse de su actuación política. Venció a un exsenador de Estados Unidos, al alcalde en funciones de la cuarta ciudad más grande del estado, a un tipo rico dispuesto a invertir mucho dinero en una causa perdida y a un tipo que ha estado en más votaciones en Nevada que el resto de los candidatos juntos (¡¿qué hay, Eddie Hamilton?!).

¿Pero el comportamiento legal de Gilbert después de las elecciones? Ese es otro asunto completamente diferente.

Gilbert tuvo una buena contienda. Pero eso se acabó.

LO ÚLTIMO
Compromiso, intransigencia y poder de veto

En la caja de Pandora inversa, que es la Legislatura de Nevada, la esperanza apareció primero, seguida por las maldiciones.

STEVE SEBELIUS: Dar la patada azul a la patada rosa

En Washington, los demócratas han confirmado a 105 jueces propuestos por el presidente Joe Biden, superando el ritmo al que el expresidente Donald Trump confirmó a sus candidatos.