91°F
weather icon Mostly Clear

Compromiso, intransigencia y poder de veto

En la caja de Pandora inversa, que es la Legislatura de Nevada, la esperanza apareció primero, seguida por las maldiciones.

El gobernador Joe Lombardo y los legisladores estatales se reunieron en el segundo piso de la “Old Assembly Chambers” en el capitolio estatal, para la firma de dos proyectos de ley de presupuesto críticos.

Su destino estuvo en duda durante la mayor parte de ese día, mientras los legisladores negociaban bajo la amenaza de vetar el presupuesto de educación K-12 a menos que se abordaran las prioridades educativas de Lombardo. Y después de tensas negociaciones, lo fueron.

El “quid pro quo”: un par de proyectos de ley para abordar la seguridad escolar, que se ha convertido en un gran problema, especialmente en Las Vegas, donde las armas se confiscan de manera rutinaria y donde un estudiante agredió brutalmente a una maestra de la escuela preparatoria Eldorado.

Después de las enmiendas, la Legislatura aprobó el Proyecto de Ley 285 de la asambleísta Angie Taylor, D-Reno, y el Proyecto de Ley de la Asamblea 330, buscado por Lombardo, ambos relacionados con la disciplina de los estudiantes. El compromiso sobre esos proyectos de ley allanó el camino para que Lombardo firmara una legislación presupuestaria que de otro modo podría haber rechazado.

“Así que hubo mucha consternación al principio del proceso porque mi proyecto de ley no se escuchaba, y luego se escuchó, fracasó en la vid”, dijo Lombardo. Su frustración es comprensible, especialmente para un nuevo gobernador que se entera de que hay 63 minigobernadores al otro lado del patio que no son fáciles de guiar (incluso por sus propios líderes).

Y, por supuesto, no se puede restar de la ecuación el deseo de Lombardo de atribuirse el crédito político por sus logros, como tampoco se puede restar el deseo de los demócratas de negarle ese crédito.

Pero más allá de la política, se realizó un trabajo legislativo difícil.

“Así que tomó mucho trabajo, “mucho toma y daca”, mucha sangre, sudor y tal vez no lágrimas, pero mucho trabajo”, dijo Taylor en la conferencia de prensa celebrada para mostrar la firma de las iniciativas. “Cuando hay mucho en juego, entonces pones mucho en ello”.

Lombardo estuvo de acuerdo: “Es un esfuerzo bipartidista que demuestra que podemos trabajar juntos en beneficio de Nevada y los niños, que es la pieza más importante”.

Durante el evento se olvidó el hecho de que alrededor de una docena de republicanos, tomando la delantera de Lombardo, votaron no el mes pasado en la aprobación final del mismo proyecto de ley de educación que él firmó mientras sonreían detrás del gobernador. Pero todo está bien una vez que se llegó al compromiso.

Cuando se le preguntó si el evento de firma del proyecto de ley habría ocurrido si Lombardo no hubiera jugado duro, el gobernador dijo que no.

Pero entonces, las maldiciones.

Luego, Lombardo vetó la Ley de Asignaciones, que financia una amplia franja del gobierno estatal, desde la atención médica hasta la educación y la seguridad pública. En su mensaje de veto, el gobernador reconoció que el proyecto de ley refleja en gran medida su propio presupuesto, presentado a la Legislatura en enero. Pero lo criticó por depender de dinero de una sola vez para financiar los gastos continuos y no aumentar el dinero enviado al fondo de emergencia del estado.

Crea el potencial para que Nevada caiga por un precipicio fiscal, dijo.

El veto de ese presupuesto, sin embargo, es más una señal de que las negociaciones sobre otras iniciativas de Lombardo se han estancado que una verdadera insatisfacción con el plan de gastos. ¿Alguien duda de que, si los legisladores hubieran dedicado más dinero a las Becas de Oportunidad, por ejemplo, Lombardo habría firmado la ley de asignaciones supuestamente defectuosa en otro acto de compromiso? De repente, el precipicio fiscal se habría convertido en un lugar para disfrutar de la hermosa vista panorámica.

La esperanza de terminar la sesión a tiempo y encontrar los compromisos necesarios para evitar una sesión especial y un enfrentamiento prolongado se ha vuelto más escasa. Pero Lombardo y los demócratas han demostrado que saben transigir y, cuando se esfuerzan, pueden resolver sus diferencias y hacer las cosas. Esa habilidad tendrá una gran demanda cuando la sesión llegue a su último día, y las luchas por el crédito y la culpa alcancen nuevas alturas.

¿Quizás hay un poco más de esperanza en esa caja?

LO ÚLTIMO
CARICATURA: El juego largo

Salvar a Ucrania, detener el avance de Putin y mantener a las futuras tropas estadounidenses fuera del campo de batalla.