80°F
weather icon Windy

STEVE SEBELIUS: Dar la patada azul a la patada rosa

¿Dónde está el senador Harry Reid cuando realmente lo necesitamos?

En Washington, los demócratas han confirmado a 105 jueces propuestos por el presidente Joe Biden, superando el ritmo al que el expresidente Donald Trump confirmó a sus candidatos.

Los progresistas, por supuesto, quieren más. Y están atacando una tradición del Senado que se interpone en el camino, conocida como la nota azul.

En vigor desde al menos 1917, la nota azul es un formulario que se envía a los senadores del estado de origen de un candidato judicial para pedir una recomendación. Los senadores pueden devolver una recomendación positiva o negativa, o simplemente decidir no devolver el formulario.

Aunque la práctica ha variado a lo largo de los años –en algunos casos, una hoja azul negativa no ha condenado necesariamente a un candidato–, la práctica actual del presidente de la Comisión Judicial del Senado, el demócrata por Illinois Dick Durbin, es que una nota azul negativa o no devuelta significa que el candidato no sigue adelante.

Y eso es un gran plato de… sopa de papa, como Reid dijo una vez en el pleno del Senado, en otro contexto.

Durbin tiene poca excusa aquí porque fue uno de los principales lugartenientes de Reid en el Senado. Fue testigo de cómo Reid suprimía el obstruccionismo para los nominados judiciales a tribunales de distrito y de apelaciones en 2013, aparentemente ante bloqueos republicanos sin precedentes. Y sabía que, al jubilarse, Reid sugirió deshacerse por completo del obstruccionismo.

Es importante entender la nota azul: No aparece en la Constitución de Estados Unidos ni en la Carta de Derechos. No aparece en el Código de Estados Unidos. No figura en el reglamento del Senado. Es una tradición, y se ha aplicado de forma inconsistente durante sus más de 100 años de vida.

“En muchos aspectos, es un vestigio arcaico de una época diferente”, dijo el senador Richard Blumenthal, demócrata por Connecticut, refiriéndose a la nota azul y no al Senado en sí. Algunos comentaristas, como la junta editorial de The New York Times, señalan que se usó durante la segregación para bloquear a los jueces que estaban a favor de la integración escolar.

También se ha usado en Nevada. En 2012, el entonces senador Dean Heller devolvió una nota azul negativa para echar por tierra la nominación de Elissa Cadish a la judicatura federal, basándose en comentarios antiguos (pero legalmente correctos en aquel momento) que ella había hecho sobre las leyes de control de armas.

En aquel momento, el presidente era demócrata. El senador principal, Reid, era demócrata. Pero un republicano se interpuso en el camino para que una jueza cualificada ocupara ingresara a la judicatura federal. (Heller usó de nuevo la nota azul en 2016 para bloquear la nominación federal de la profesora Anne Traum de la Escuela de Derecho Boyd. Cadish fue finalmente elegida para el Tribunal Supremo de Nevada, y Traum fue nominada de nuevo bajo el mandato de Biden y forma parte de la judicatura federal de Nevada en la actualidad.

Pero piénselo a la inversa: ¿Qué pasaría si en 2024 el gobernador de Florida Ron DeSantis se convierte en presidente y la senadora Jacky Rosen pierde su escaño ante un republicano, digamos la senadora estatal Heidi Gansert, republicana de Reno? Gansert sugiere entonces un candidato republicano para un puesto de juez federal, digamos el exvicegobernador Mark Hutchison. ¿Debería permitirse a la demócrata Catherine Cortez Masto frustrar la voluntad del presidente y del Senado enviando una nota azul negativa?

Por supuesto que no.

Siendo demócrata, Durbin ha prometido que no permitirá que se use una nota azul para bloquear a un candidato por motivos de raza, género u orientación sexual. Pero no ha trazado ninguna línea roja cuando se trata de la oposición basada en el deseo de frustrar la capacidad del presidente para cubrir vacantes.

La senadora Marsha Blackburn, republicana por Tennessee, dijo a NBC News que “la nota azul es esencial para la obligación constitucional del Senado de proporcionar consejo y consentimiento”. Pero eso es sencillamente absurdo. Los presidentes seguirán consultando a los senadores de los estados de origen, incluso a los del partido contrario, porque la política así lo exige. (Siempre es mejor bailar que pelear, como solía decir Reid). Pero el consentimiento se expresa en votos –en comisiones y en el pleno del Senado– y eso no cambiará si desaparece la nota azul.

El senador más veterano del partido del presidente tiene el privilegio de sugerir nombramientos al presidente. Si otro senador se opone, que lo diga en la Comisión Judicial o en el pleno. Pero ningún senador, usando un trozo de papel azul, debería poder vetar por sí solo a un candidato.

Si Reid se deshizo del obstruccionismo real para los nombramientos judiciales, ¿por qué deberíamos mantener el obstruccionismo en la sombra? Durbin haría bien en emular a su viejo mentor y deshacerse de la tradición de la nota azul de una vez por todas.

LO ÚLTIMO
Compromiso, intransigencia y poder de veto

En la caja de Pandora inversa, que es la Legislatura de Nevada, la esperanza apareció primero, seguida por las maldiciones.