69°F
weather icon Clear

STEVE SEBELIUS: El proyecto de ley Cannizzaro preserva el status quo sobre el aborto

El proyecto de ley de Nicole Cannizzaro para proteger a las mujeres de fuera del estado que buscan un aborto en Nevada no va a poner fin al debate sobre el tema. Pero no se trata de eso. De hecho, el proyecto de ley no es sobre el aborto en absoluto.

En su lugar, el proyecto de ley 131 del Senado es una defensa de la Décima Enmienda, los derechos de los estados y su gente a ejercer poderes no concedidos al gobierno federal en virtud de la Constitución.

Y en Nevada, la gente del estado ha hablado: en 1990, una mayoría sustancial -el 63 por ciento- votó a favor de legalizar el aborto hasta las 24 semanas de embarazo, y después si la salud de la madre está amenazada.

Se apruebe o no el SB131, esa ley no cambiará. El aborto seguirá siendo legal en Nevada.

Pero no todos los estados están de acuerdo. En algunos estados, el aborto está prohibido con excepciones muy limitadas. En otros, la práctica es legal solo entre las seis y las 20 semanas de embarazo. Idaho, Utah y Arizona -los vecinos geográficos más próximos a Nevada- tienen restricciones al aborto.

Y después de que el Tribunal Supremo Federal revocara en junio la histórica sentencia Roe contra Wade -permitiendo a los estados regular el aborto-, algunos miembros del movimiento antiabortista empezaron a hablar de acciones penales contra las mujeres o los médicos que viajan fuera del estado para eludir las leyes antiaborto de sus estados.

Eso es lo que llevó al exgobernador Steve Sisolak a promulgar en junio una orden ejecutiva que impide a Nevada cooperar con una investigación de otro estado sobre cualquier persona que haya recibido o se haya presentado a un aborto en Nevada. También impedía a las juntas de supervisión de la atención a la salud disciplinar a médicos o enfermeras que practiquen abortos y prohíbe a los gobernadores emitir una orden de extradición contra una persona que haya solicitado o se haya presentado a un aborto en Nevada.

El proyecto de ley de Cannizzaro, la líder de la mayoría demócrata del Senado, refleja fielmente la orden ejecutiva del gobernador y codificaría ese lenguaje en la ley estatal. ¿Por qué necesitamos la ley cuando la orden ejecutiva sigue en vigor? Porque las órdenes ejecutivas pueden derogarse en cualquier momento. (De hecho, el gobernador Joe Lombardo, en campaña, dijo que derogaría la orden antes de cambiar de rumbo y decir que la mantendría).

Cabe señalar que el proyecto de ley no protege a los malos médicos ni a los traficantes de sexo: sus protecciones solo cubren los procedimientos que “hubieran sido legales y coherentes con los estándares para el ejercicio de la profesión correspondiente en este estado”. Y permite a los gobernadores extraditar a una persona si “los actos que constituyen la base de la persecución del delito también constituirían un delito penal según las leyes de este Estado”. Y no protegería a una mujer que se sometiera a un aborto ilegal en su estado natal pero luego huyera a Nevada en busca de refugio.

Aún así, gran parte del testimonio en contra del proyecto de ley se refería a las protecciones liberales del aborto en la ley de Nevada, protecciones que no pueden ser cambiadas excepto por otro voto de la gente. (Y es una buena apuesta que los nevadenses no se han vuelto más conservadores en el tema del aborto en las tres décadas transcurridas desde que afirmaron la postura abortista del estado).

Por eso, independientemente de la opinión que se tenga sobre el aborto, el proyecto de ley de Cannizzaro debería recibir apoyo bipartidista. Considerémoslo en otro contexto: Solo un puñado de estados cuentan con casinos de juego, pero no cooperaríamos con un estado donde los casinos son ilegales persiguiendo a un residente que ganara dinero en las mesas del Strip. La prostitución solo es legal en los condados más pequeños de Nevada, pero este estado no cooperaría en una investigación sobre prostitución llevada a cabo por cualquiera de los otros 49 estados en los que esta práctica es ilegal. Sin duda, la publicidad de Nevada se basa en el atractivo de hacer cosas ilegales, inmorales o que no hacen en casa.

En cuanto a la cuestión de fondo, la lucha continuará, como lo ha hecho desde antes de que se decidiera Roe en 1973. Hay una minoría que quiere la prohibición total del aborto sin excepciones, del mismo modo que hay una minoría que no quiere ninguna restricción al aborto en absoluto, hasta el momento del nacimiento. La mayoría de la gente se encuentra en algún punto intermedio, formando parte de un consenso que creció como el coral sobre la raquítica base legal de Roe contra Wade. La mayoría cree en pocas restricciones al principio del embarazo, pero más a medida que éste avanza.

Incluso se podría decir que la ley de Nevada refleja ese compromiso incómodo e insatisfactorio. El proyecto de ley de Cannizzaro simplemente preservaría ese consenso, aunque la lucha sobre la moralidad del aborto continúe.

LO ÚLTIMO
Compromiso, intransigencia y poder de veto

En la caja de Pandora inversa, que es la Legislatura de Nevada, la esperanza apareció primero, seguida por las maldiciones.

STEVE SEBELIUS: Dar la patada azul a la patada rosa

En Washington, los demócratas han confirmado a 105 jueces propuestos por el presidente Joe Biden, superando el ritmo al que el expresidente Donald Trump confirmó a sus candidatos.