89°F
weather icon Clear

Justicia en Kabul

El 11 de septiembre de 2001, nubes de espeso humo gris y negro se elevaron sobre el bajo Manhattan mientras las torres del World Trade Center caían, llevándose casi tres mil vidas estadounidenses, civiles inocentes y primeros auxilios que se apresuraron a ayudar.

La madrugada del 31 de julio, en Kabul (Afganistán), se levantó otra nube de humo más pequeña que se cobró una sola vida, la de Ayman al-Zawahiri, el antiguo líder de Al Qaeda.

Estados Unidos llevaba más de dos décadas buscando a al-Zawahiri. El domingo, esa caza llegó a su fin con dos misiles Hellfire disparados desde un drone.

Las autoridades de inteligencia estadounidenses creen que al-Zawahiri fue uno de los principales conspiradores de los atentados del 11 de septiembre, tan responsable como Osama bin Laden de la destrucción de ese día.

“Volvemos a dejar claro esta noche que, no importa el tiempo que te lleve, no importa dónde te escondas, si eres una amenaza para nuestra gente, Estados Unidos te descubrirá y te eliminará”, dijo el presidente Joe Biden al anunciar el éxito de la operación.

Fue una victoria política para Biden, que en la administración de Obama fue uno de los pocos funcionarios que se opusieron a la redada que mató a Bin Laden en Abbottabad, Pakistán, el 2 de mayo de 2011. Pero también era su deber, proteger y defender a Estados Unidos de todos los enemigos.

Muchas cosas han cambiado desde aquel terrible día de 2001, pero muchas cosas son las mismas. El presidente George W. Bush logró expulsar al opresivo gobierno talibán de Afganistán, donde Al Qaeda tenía un refugio seguro antes del 11 de septiembre.

Pero el 31 de julio, con los talibanes de nuevo al mando tras la caótica y mortal retirada de las fuerzas de Estados Unidos de Afganistán en agosto de 2021, al-Zawahiri estaba de nuevo en la capital de ese país. Y no en una cueva o en un cuchitril; su casa estaba ubicada en una zona acomodada de la ciudad frecuentada por oficiales talibanes.

Entre el 11 de septiembre de 2001 y el 31 de julio, 2,448 militares estadounidenses dieron su vida en Afganistán en cumplimiento de la misión de Estados Unidos en ese país.

No fue solo el 11 de septiembre lo que al-Zawahiri ayudó a planificar. También los atentados contra las embajadas de África Oriental en Nairobi, Kenia, y Dar es Salaam, Tanzania, el 7 de agosto de 1998, en los que murieron 224 personas, entre ellas 12 estadounidenses. Ayudó a planear el atentado suicida contra el USS Cole el 12 de octubre de 2000, que mató a 17 marineros e hirió a otros 37.

Matar a al-Zawahiri no traerá de vuelta a esas personas. No reconstruirá las Torres Gemelas ni reunirá a los valientes miembros del servicio que dieron su vida en un desierto extranjero o en el mar con sus familias aún afligidas.

Pero sí evitará que vuelva a matar a un estadounidense. Y eso ya es algo.

Por supuesto, al-Zawahiri será sustituido por otra persona, quizás no tan inteligente o astuta, pero alguien. Y esa persona puede compartir el odio de al-Zawahiri hacia los gobiernos seculares.

Ese es el problema de los teócratas comprometidos: Si creen que Dios está de su lado y que desea un reino literal aquí en la Tierra, cualquier moderación en las tácticas es una traición a la voluntad divina.

Por eso no puede haber ningún compromiso, ninguna distensión con quien pretenda derrocar el gobierno secular, la democracia o los valores de la Ilustración.

Estamos en una batalla por la propia civilización.

Para al-Zawahiri, su destino quedó sellado en el momento en que diseñó la guerra contra Estados Unidos. Cualquiera que quiera seguir sus pasos debería reconocer que su destino será el suyo, quizá no inmediatamente, ni siquiera el año próximo, ni dentro de 10 años, pero algún día, tan seguro como sale el sol, llegará la justicia.

En palabras de otro presidente estadounidense, reaccionando a otro mortal ataque furtivo en suelo estadounidense hace 80 años: “No importa cuánto tiempo nos lleve superar esta invasión premeditada, los estadounidenses, con su justa fuerza, se impondrán hasta la victoria absoluta”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
STEVE SEBELIUS: Las matemáticas electorales muestran que Lombardo ganó

Un juez del Tribunal de Distrito de Carson City concedió el miércoles un juicio sumario con prejuicio sobre una petición para rechazar la demanda de Gilbert que impugnaba los resultados de las primarias republicanas para gobernador del 14 de junio, que perdió ante el alguacil del Condado Clark, Joe Lombardo.

Romper los límites del tamaño de la piscina

Una de las razones por las que la gente tiende a votar en contra de sus intereses económicos es que un día aspiran a convertirse en miembros de una clase superior, una clase más rica, cuando su voto se ponga al día con su cuenta bancaria.

Cortez Masto no es antipolicía

Es una regla en política: Ataca a tu oponente en sus fortalezas y desequilíbrala.

El Tribunal Supremo y el juego largo

Cada vez más, los dictámenes del Tribunal Supremo son la continuación de la legislación por otros medios.

La Corte Suprema legaliza “extorsión por iniciativa”

“Oye, esa es una buena industria de casinos la que tienes ahí. Sería una verdadera lástima que alguien viniera y agregara otro nivel al impuesto al juego, digamos algo alrededor del 9,75 por ciento. Una verdadera vergüenza”.

El sur de Nevada debería darle una oportunidad a Dale

Nevada ha visto muchos nombramientos de unción (dedazos, en términos coloquiales), muchos de los cuales son contrarios a las buenas políticas públicas. De hecho, es casi una tradición estatal.

Es un infierno en las carreteras

Los habitantes del sur de Nevada seguirán sufriendo en las carreteras, desde ahora hasta el final de los tiempos, según un informante con un conocimiento íntimo de la planificación del transporte en Las Vegas.