87°F
weather icon Cloudy

OPINIONES DE NEVADA: el que la policía no tome en serio los incidentes en carretera puede tener consecuencias mortales

El 8 de agosto a las 6:34 a.m., fui agredido dos veces mientras iba en mis patines por un sedán blanco de carreras con un conductor risueño y sus risueños pasajeros. Tengo el incidente grabado.

Esto ocurrió seis días antes y a 200 yardas de donde Andreas Probst, jefe de policía jubilado en California, fue asesinado en el noroeste de Las Vegas mientras montaba en bicicleta.

Uno de los dos adolescentes arrestados por el asesinato se jactó más tarde de que estaría “fuera en 30 días. Te lo apuesto”.

Treinta minutos antes de que el señor Probst fuera asesinado con un vehículo robado, la policía alega que los adolescentes atropellaron intencionalmente a otro ciclista, un hombre de 72 años, y luego chocaron contra un Toyota Corolla blanco. La policía dice que a luego estrellaron el auto robado e intentaron huir antes de que uno de ellos fuera detenido.

Teniendo en cuenta la conducción imprudente del conductor que me agredió, me pregunto si ese auto también era robado. Pero la Policía Metropolitana no parece tomarse en serio este tipo de incidentes.

Intenté reportar mis agresiones a la Policía Metropolitana usando su formulario de reporte de incidentes en internet, pero no me dejaba completarlo porque -increíblemente- tenía el número de matrícula. Por eso, me dirigió a llamar a la línea de no emergencias, donde estuve en espera indefinida antes de verme obligado a colgar.

Después, envié un correo electrónico a la dirección de correo electrónico del Mando de la Zona Noroeste y nunca he recibido respuesta.

Me puse en contacto con la concejal de Las Vegas, Nancy Brune, quien me dijo que es normal que las llamadas que no son de emergencia tarden más de una hora en ser atendidas. Me sugirió que rellenara en internet el formulario de reporte de incidentes de la comandancia de zona.

Al rellenarlo, recibí un mensaje automático: “Le agradecemos que se haya tomado la molestia de ponerse en contacto con nosotros. Su mensaje se ha enviado correctamente”. Nunca he recibido respuesta a mi reporte de incidente.

El correo electrónico comunitario de la señora Brune del 17 de agosto anunciaba la trágica muerte por atropellamiento y fuga del señor Probst y que agosto era el mes de la seguridad en el tránsito. Le hice saber que no había recibido respuesta de la Policía Metropolitana. Informó a la Policía Metropolitana de que había reportado un incidente y pidió mi número de teléfono para llamarme.

El 20 de agosto me llamó una agente y me dejó un mensaje de voz en el que no podía repetirme su número de teléfono porque se estaba riendo demasiado. Al final me sugirió que fuera a comisaría a rellenar otro reporte de incidente. Le expliqué que ya había rellenado un reporte de incidente por internet y enviado un correo electrónico detallado con un enlace a mi video del incidente. Actuó como si le estuviera haciendo perder el tiempo y me dijo que la Policía Metropolitana no podía abrir un enlace de Dropbox. Le pregunté si tenía otra forma de compartir mi video. Me dijo que me enviaría un enlace AXON.

Nunca envió el enlace, y no ha habido ninguna otra respuesta de la Policía Metropolitana.

El conductor que, según la policía, mató al señor Probst era reincidente en serie en una hora. ¿A cuántos otros usuarios vulnerables de la carretera puso en peligro? El conductor que me agredió era reincidente en un minuto. ¿Conducía un vehículo robado? ¿A cuántos otros usuarios vulnerables ha puesto en peligro? ¿Están relacionados los incidentes? Nunca podremos saberlo si las fuerzas del orden se niegan a investigar.

El comportamiento de los conductores peligrosos puede cambiar si las fuerzas del orden se toman en serio los reportes criminales de cuasi accidentes de ciclistas y hacen cumplir las leyes existentes para la seguridad ciclista. Sin aplicación de la ley, parafraseando a un comandante de la Patrulla de Carreteras de California, circular por las carreteras es como hacerlo en un campo de tiro.

Craig Davis es fundador de www.cyclistvideoevidence.com, que aboga por que los ciclistas circulen con cámara y reporten todos los incidentes de cuasi accidentes a las fuerzas de seguridad y a su sistema de gestión de incidentes.

LO ÚLTIMO