77°F
weather icon Clear

EDITORIAL: ¡Impresionante! Más dinero no es la solución para las escuelas

Una auditoría de los gastos de las escuelas públicas estatales publicado la semana pasada causó un gran revuelo al declarar lo obvio: inyectar más dinero en un sistema en crisis no siempre es una receta para mejorar.

Que esto sea sorprendente para muchos líderes de Nevada es parte del problema.

La auditoría, realizada por la Oficina de Finanzas del Gobernador a instancias del gobernador republicano Joe Lombardo, recomendó formas de mejorar la transparencia a través de “un proceso de supervisión más integrado (que) ayudará a monitorear el gasto y los resultados, así como identificar y gestionar las deficiencias en la rendición de cuentas”.

También señaló que “los logros de los estudiantes no dependen necesariamente de la cantidad de dólares gastados”. En cambio, el auditor en jefe Craig Stevenson dijo al Comité de Auditoría del Poder Ejecutivo, formado por los seis funcionarios constitucionales del estado y un miembro del público, “Realmente tiene que ver con cómo se invierte ese dinero”.

El gobernador Lombardo, que firmó un presupuesto aprobado por la mayoría demócrata en la Legislatura que incluía 2,600 millones de dólares adicionales en financiación de las escuelas públicas, se preguntó si la auditoría estaba dando a entender que las aportaciones adicionales de los contribuyentes son “a falta de un término mejor, un despilfarro de dinero.” El procurador general Aaron Ford también criticó el hallazgo.

¿Cuál es la sorpresa? Algunos distritos escolares de Estados Unidos con los mayores niveles de financiación se encuentran entre los que peores resultados obtienen en cuanto a rendimiento de los alumnos. La auditoría de Nevada señaló que el Distrito Escolar del Condado Clark (CCSD) tiene resultados en los exámenes comparables a los de otros distritos urbanos que gastan más dinero.

Además, este país gasta más en sus escuelas públicas que muchos países -Japón, Canadá, Corea del Sur y Taiwán- que superan académicamente a Estados Unidos. “Si el dinero fuera la respuesta a todos nuestros males educativos”, dijo Angela Morabito, ex secretaria de prensa del Departamento de Educación de Estados Unidos, a Crisis en el Aula en diciembre, “tendríamos uno de los mejores sistemas educativos del mundo”.

El superintendente saliente del CCSD, Jesús Jara, admitió la semana pasada que la mayor parte del dinero adicional que los legisladores dieron a las escuelas públicas “se destinó a pagar más dinero a las mismas personas”. Solo una fracción se destinó al “apoyo a los estudiantes”.

Los republicanos legislativos de Nevada han intentado durante décadas implementar programas destinados a ejercer presión competitiva sobre las escuelas públicas, mientras dirigían los recursos a programas diseñados para mejorar los resultados académicos. En 2015, con el Partido Republicano ocupando la oficina del gobernador y ambas cámaras legislativas, los legisladores aprobaron un aumento masivo de impuestos para aumentar el gasto escolar, al mismo tiempo que aprobaban una serie de reformas destinadas a aumentar las opciones para las familias y fomentar la rendición de cuentas.

Dos años después, los demócratas ganaron la mayoría en Carson City. Anularon, suavizaron o privaron de contenido a las reformas. Ford era entonces el líder de la mayoría en el Senado.

LO ÚLTIMO