82°F
weather icon Clear

EDITORIAL: ¿Adoptarán los demócratas estatales las reformas de buen gobierno?

Un puñado de nuevas propuestas en Carson City aplicarían medidas de rendición de cuentas a los legisladores estatales. Esto tiene mucho sentido. ¿Dejarán los demócratas que controlan la Legislatura que se les escuche?

La asambleísta Heidi Kasama, republicana que representa a gran parte del oeste del valle de Las Vegas, ha solicitado tres proyectos de ley destinados a fomentar la transparencia en el poder legislativo. Entre otras cosas, aplicarían la ley estatal de registros públicos a la Legislatura, obligarían a los legisladores a cumplir la ley de reuniones abiertas de Nevada y exigirían a los legisladores esperar al menos 72 horas antes de votar un proyecto de ley una vez que se publique su redacción definitiva.

La señora Kasama también pretende imponer más requisitos de divulgación a los legisladores con el fin de arrojar luz sobre los posibles conflictos y facultar al gobernador con una línea de veto.

Todos ellos son esfuerzos meritorios para infundir más confianza pública en la Legislatura.

“El público espera que los legisladores elegidos hagan su trabajo a la vista del público”, declaró Patrick File, profesor de Derecho de los Medios de Comunicación de la UNR, al Review-Journal el año pasado. “Y cuanto más transparentes sean, mejor para todos”.

Sin embargo, durante años, los legisladores se han resistido a operar bajo las mismas leyes de registros abiertos que rigen todos los demás organismos públicos del estado. Esto ha llevado a los legisladores a denegar solicitudes de información que sus homólogos de los gobiernos locales deben proporcionar. Se ha creado el hecho absurdo de que los reportes legislativos financiados por los contribuyentes les sean retenidos a esos mismos contribuyentes.

La Oficina de Asesoría Legislativa, encargada de ofrecer asesoramiento jurídico a los legisladores, ha sido durante mucho tiempo cómplice de esta farsa, proporcionando excusas jurídicas a argumentos poco sólidos sobre por qué es mejor que los asuntos de la gente se traten a puerta cerrada. Las propuestas de Kasama acabarían con este sinsentido.

El gobernador republicano Joe Lombardo se mostró esta semana a favor de la agenda de Kasama a pesar de que, como alguacil del Condado Clark, tenía un historial irregular en cuanto a la publicación de documentos. Tal vez haya visto la luz. No hay duda de que le encanta la idea del veto por partidas. Pero incluso con el apoyo del gobernador, corresponderá a los demócratas legislativos -que están a punto de alcanzar la mayoría absoluta en ambas cámaras- sacar adelante la legislación de Kasama.

El presidente de la Asamblea, Steve Yeager, demócrata por Las Vegas, y la jefa de la mayoría del Senado, Nicole Cannizzaro, demócrata por Las Vegas, deberán decidir cuando los legisladores vuelvan a reunirse el año próximo si permiten el debate de estas propuestas o las archivan. Si realmente están interesados en un buen gobierno, el curso de acción es obvio. Los contribuyentes estarán observando.

LO ÚLTIMO