85°F
weather icon Clear

EDITORIAL: CCSD ahora quiere evitar que los mejores estudiantes aprendan demasiado

El Distrito Escolar del Condado Clark ahora planea evitar que sus mejores estudiantes tengan demasiado éxito.

Este mes, la Junta Escolar aprobó cambios en los cálculos del promedio de calificaciones (GPA) del distrito. Comenzando en el año escolar 2023-24, el GPA de los estudiantes está ahora limitado a 4.95. Anteriormente, no había un límite en cuanto a lo alto que podía ser el GPA.

La mayoría de los lectores probablemente se preguntan ¿cómo pueden subir los GPAs por encima de cuatro? Después de todo, si una calificación de A vale cuatro puntos, ¿qué puede superar eso? Es una buena pregunta.

El distrito concede puntos de bonificación por completar las clases de honores, de Colocación Avanzada (AP), de Bachillerato Internacional y de inscripción dual. Los estudiantes que completan una clase de AP, por ejemplo, reciben un 0.05 extra a su GPA. Cuantas más clases de nivel superior tomen los estudiantes, más puede crecer su GPA. La inflación de las calificaciones es un problema real, pero la normativa estatal exige ciertas bonificaciones.

En algunos casos, esto lleva a que las GPAs parezcan errores tipográficos. Troy Harris y Edwin Ma serán alumnos de último año en Clark High School el próximo año. Ambos tienen un GPA de 6.1. Se manifestaron en contra del cambio, que originalmente habría comenzado el próximo año escolar.

“Al reintroducir el tope de GPA tan repentinamente en nuestro último año de preparatoria, todo este trabajo duro está siendo esencialmente invalidado”, le dijo el alumno de último año Harris a la junta.

Piensa en lo que está diciendo. Él y los estudiantes como él tomaron clases más difíciles en busca de un GPA más alto. Eso es algo bueno. Están mejor capacitados porque tenían un objetivo por el cual trabajar.

Al limitar artificialmente las calificaciones, el distrito está eliminando un incentivo que anima a los estudiantes a tomar cursos más difíciles y desafiantes. Una vez que no haya nada más alto a lo que aspirar, algunos estudiantes se quedarán sin nada. Esto probablemente también conducirá a docenas títulos “valedictorian” y “salutatorian” en algunas escuelas.

“Está afectando a la salud mental”, dijo Mike Barton, que irónicamente es el jefe de rendimiento académico de los estudiantes del distrito, al hablar de los cambios en una reunión de la junta directiva en junio. “Simplemente no es saludable para las interacciones entre colegas, de estudiante a estudiante”.

Tal vez los estudiantes no sentirían tanta presión para competir con el GPA si pudieran competir en los exámenes estandarizados. Pero muchas universidades de élite ya no exigen esas calificaciones.

Todo esto me recuerda una escena de “The Incredibles”. Dash está hablando con su madre, Helen Parr, que es la superheroína “Elastigirl”.

“Pero papá siempre decía que nuestros poderes no son nada de lo que avergonzarse, nuestros poderes nos hacen especiales”, dice Dash.

“Todo el mundo es especial, Dash”, le dice ella a su hijo.

“Lo que es otra forma de decir que nadie lo es”, señala él.

Eso es exactamente lo que parecen querer los responsables del distrito escolar.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
EDITORIAL: La transparencia del FBI es vital respecto a la redada hacia Trump

En un movimiento extraordinario, el FBI realizó una redada el lunes por la noche -o, dependiendo de tu perspectiva, realizó una inspección sin previo aviso- en la finca de Donald Trump en Florida, aparentemente como parte de una investigación sobre su manejo de documentos presidenciales.

EDITORIAL: Requisitos de firmas son un blanco móvil en NLV

El sindicato Culinary está impulsando una iniciativa de control de rentas poco aconsejable en North Las Vegas, pero mientras la campaña de petición cumpla con los requisitos legales y reúna las firmas requeridas, debería ser permitida en la boleta electoral.

EDITORIAL: Policías se quedaron parados mientras niños eran masacrados

La publicación anticipada de una cinta de video que documenta la respuesta de las fuerzas del orden -o la falta de ella- al horrible tiroteo ocurrido en mayo en la pequeña localidad texana de Uvalde, ha enfurecido a los funcionarios estatales y locales y ha reabierto las heridas de las familias que perdieron a sus seres queridos.