68°F
weather icon Clear

EDITORIAL: pocas pruebas de que la fusión perjudique a los consumidores

Los críticos están pidiéndola a la Comisión Federal de Comercio (FTC) anular una propuesta de fusión entre las cadenas de supermercados Albertsons y Kroger, argumentando que la unión aumentaría los costos para los consumidores de Nevada. El fiscal general de Nevada, Aaron Ford, también ha expresado su preocupación.

Pero, ¿dónde están las pruebas de que la intromisión burocrática en el acuerdo beneficiaría a esos mismos consumidores? De hecho, la última vez que la FTC intervino en un asunto similar, el resultado fue un completo despropósito para los compradores de Las Vegas.

Hace nueve años, Albertsons y Safeway anunciaron un plan para unir sus fuerzas. Sus detractores alegaron que la operación provocaría cierres de tiendas, “desiertos” de alimentos, aumentos de precios, destrucción de sindicatos y todo tipo de males sociales. Los funcionarios de la FTC, que velan por el cumplimiento de la ley antimonopolio, exigieron concesiones antes de dar su aprobación.

A cambio de la bendición de los burócratas del cinturón, las cadenas acordaron vender 146 tiendas en cinco estados occidentales, incluido Nevada, por 300 millones de dólares a Haggen, una pequeña cadena de supermercados de Washington. La operación no tardó en convertirse en un fiasco.

Las tiendas Haggen del área de Las Vegas ofrecían precios elevados y un servicio de atención al cliente irregular. En pocos meses, la cadena se vio obligada a cerrar decenas de establecimientos en otros estados. A finales de 2015, había cerrado sus siete locales de Las Vegas, al menos uno de los cuales sigue vacío a día de hoy. Muchos trabajadores se quedaron sin empleo. Irónicamente, Albertsons recuperó un puñado de los locales.

Fue un testimonio de la falibilidad de los reguladores federales.

El acuerdo Albertsons-Kroger sigue un camino similar. En septiembre, las empresas acordaron vender 413 tiendas -en lugares aún no identificados- a C&S Wholesale Grocers en un esfuerzo por apaciguar al gobierno federal. Pero no parece que vaya a ser suficiente. La presidenta de la FTC, Linda Kahn, es una firme escéptica del libre mercado y la consolidación del sector. La agencia aún no se ha pronunciado al respecto.

Sin embargo, no hay indicios de que esta fusión pueda perjudicar a los consumidores o crear un monopolio. Kroger tiene una cuota de mercado del ocho por ciento, muy por detrás de Walmart, el principal minorista de comestibles con un 22 por ciento, según The Wall Street Journal. Albertsons tiene un cinco por ciento. Kroger ha perdido cuota de mercado recientemente, de ahí sus planes de adquisición en un esfuerzo por seguir siendo competitivo.

“Aunque una fusión no convertiría a Kroger y Albertsons en los actores dominantes del sector”, señala Nate Scherer, de la revista Reason, “les permitiría competir más eficazmente con los demás, presionando a todos los grandes minoristas para que mantengan los precios bajos en su lucha por conservar su base de clientes”.

Hoy en día, los consumidores tienen más opciones de las que han tenido nunca, tanto en términos de productos disponibles como de empresas que los venden. Esta fusión no cambiará la situación, ya que el mercado sigue evolucionando tanto en internet como en los establecimientos físicos. No hay razón para que Ford o Kahn se interpongan en el camino de las fuerzas del mercado.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO