81°F
weather icon Clear

EDITORIAL: Los maestros consiguen un acuerdo; ¿darán resultados?

Han sido unas felices fiestas para los maestros locales, ya que su sindicato ha llegado a un acuerdo con el Distrito Escolar del Condado Clark (CCSD) solo unos días antes de Navidad por un contrato que incluye aumentos salariales masivos. Pero, ¿sería propio de Scrooge señalar que con el nuevo dinero debe venir un mayor escrutinio de un sistema que ha fallado durante mucho tiempo a demasiadas familias y estudiantes de Nevada?

El acuerdo llega después de meses de rencor entre el distrito y la Asociación de Educación del Condado Clark (CCEA). El nuevo contrato contiene 750 millones de dólares adicionales para compensaciones, aumentando los salarios iniciales de los maestros en un seis por ciento y proporcionando a los educadores aumentos salariales de casi el 20 por ciento en los próximos dos años. “¡Es una maravillosa jugada! - Aquí está el pavo. ¡Hola! ¡Hola! ¿Cómo están? Feliz Navidad”.

La Legislatura, con los demócratas al frente de ambas cámaras, aprobó el pasado mes de junio un aumento récord del gasto en educación, incrementando los presupuestos de las escuelas públicas en 2,600 millones de dólares en el próximo presupuesto bienal. El gobernador Joe Lombardo, republicano, firmó la ley. Los autodenominados activistas de la educación han insistido durante mucho tiempo en que solo el apoyo sin fondo de los contribuyentes curará lo que aqueja a las escuelas públicas de Nevada. Estamos a punto de averiguarlo. Pero, ¿podrá el sistema soportar la presión de unas expectativas cada vez mayores?

El gobernador Lombardo habló sin rodeos sobre este tema durante su discurso sobre el Estado del Estado en febrero. Si la inyección de efectivo no produce resultados tangibles, dijo, “estaré aquí dentro de dos años llamando a cambios sistemáticos en la gobernanza y el liderazgo de la educación K-12”.

Esto parece haber calado en la mayoría de los demás actores importantes, aparte de los demócratas legislativos que durante décadas han interferido en el statu quo. El director ejecutivo de CCEA, John Vellardita, nos dijo en febrero que “la gente busca responsabilidad y mejores resultados”. El superintendente del CCSD Jesús Jara dijo en junio que si él no “muestra resultados” con la financiación adicional, “necesitarán encontrar otro superintendente”.

Tanto el sindicato como el distrito tendrán la responsabilidad de dar resultados. Pero también corresponderá al gobernador Lombardo impulsar con fuerza un programa educativo que socave las fuerzas que toleran la mediocridad destructiva. He aquí algunos puntos por los que debería empezar:

■ Hacer hincapié en estándares más elevados. En los últimos años, el estado prácticamente ha eliminado los exámenes de salida de la preparatoria, mientras que el señor Jara implementó un sistema de calificación simplificado en el Condado Clark que otorga un mínimo de 50 por ciento a los estudiantes, incluso si no hacen ningún trabajo. Los niños captan estas señales. Sí, puede que se haga demasiado hincapié en los exámenes estandarizados, pero debe haber alguna medida de lo que los alumnos han asimilado o no. Sin ello, el diploma se convierte solo en un trozo de papel. El gobernador Lombardo debería abogar por volver a imponer un examen de salida como condición para la graduación, mientras que el señor Jara debería desechar su desafortunado y contraproducente experimento de la calificación con derecho.

■ Arreglar el maltrecho sistema de evaluación del profesorado. En enero, la Junta Escolar del Condado Clark se enteró de que, durante el año escolar 2021-22, solo 11 de los 15,300 maestros del distrito obtuvieron la calificación más baja de “ineficaz”. Otros 39 subieron un peldaño y fueron considerados caritativamente “en desarrollo”. Mientras tanto, más del 60 por ciento de los alumnos de tercer grado del distrito no alcanzaron la competencia en lectura. Los resultados en matemáticas fueron igualmente malos. ¿Pero todos los maestros están por encima del promedio? Lake Wobegon era ficticio. El proceso de evaluación es una farsa envuelta en una burla. Incluso el señor Vellardita, jefe del sindicato, admite: “Hay gente en las aulas que no debería estar en las aulas”. Sin embargo, los demócratas legislativos han socavado en todo momento los esfuerzos por identificar y deshacerse de los malos maestros. No debería haber más racionalizaciones, sobre todo tras los generosos aumentos salariales de los maestros. El gobernador Lombardo no debe tolerar este sinsentido y debería proponer una legislación para recompensar a los que mejor se presentan y eliminar a los que no sirven en las aulas.

■ Dar más opciones a las familias. La pandemia de cierres de escuelas demostró que muchos padres anhelan más opciones educativas para sus hijos. El programa estatal de Cuentas de Ahorro para la Educación -que permite a las familias usar una parte del gasto por alumno en colegiaturas de escuelas privadas, clases particulares u otras alternativas de escolarización- ha estado inactivo desde que los demócratas de Carson City cortaron la financiación hace cuatro años. También han intentado defenestrar el programa de Becas de Oportunidad, que permite a un número limitado de estudiantes con bajos ingresos recurrir a un fondo privado de becas para cubrir los costos de escolarización. El gobernador Lombardo debe adoptar más agresivamente ambos programas como medio de presionar a las escuelas públicas para que mejoren frente a la competencia y de proporcionar a los estudiantes y a las familias vías adicionales para el éxito a largo plazo.

El tiempo de las promesas vacías ha pasado. La excusa de la “falta de dinero” ya no sirve. Ahora es más importante que nunca que el gobernador Joe Lombardo dé un golpe en la mesa para insistir en imponer un mínimo de responsabilidad a un sistema educativo atrincherado que se ha sentido cómodo ofreciendo excusas por la pésima clasificación académica de las escuelas públicas del estado.

LO ÚLTIMO