59°F
weather icon Windy

EDITORIAL: Las Vegas pone de su parte en materia de conservación

Nevada y otros seis estados occidentales alcanzaron en mayo un acuerdo de tres años para gestionar de forma más eficiente sus asignaciones del río Colorado en un esfuerzo por hacer frente a la sequía y al descenso de los niveles de agua. Tras el acuerdo, las noticias sobre el río ofrecen un modesto optimismo sobre el crecimiento del sur de Nevada.

El año pasado, una nevada récord en el sur de Sierra Nevada ayudó a llenar los embalses y a erradicar la sequía. El Sistema Nacional Integrado de Información sobre Sequías informa de que, hasta el 17 de octubre, ninguna zona de California soportaba condiciones de sequía. Solo el 1.6 por ciento de Nevada seguía bajo sequía moderada.

Solo 12 meses antes, las condiciones de sequía cubrían la totalidad de los dos estados.

Mientras tanto, el Lago Mead alcanzó la semana pasada su nivel más alto en casi tres años con más de 1,070 pies, 25 pies más que a principios de 2023. Según las previsiones de la Oficina de Recuperación, se espera que el embalse aumente otros tres pies el mes que viene. Las recientes precipitaciones han reforzado el manto de nieve en Colorado y California.

Pero las noticias son aún mejores en el frente de la conservación. Según la Autoridad del Agua del Sur de Nevada, los habitantes de Las Vegas están usando mucha menos agua que en el pasado. En 2023, el valle usó un promedio de 89 galones de agua por persona por día. Eso es más de un 14 por ciento menos que en 2022 y un asombroso 62 por ciento menos que en 1990. Hay que tener en cuenta que esto incluye el uso de agua de los miles de turistas que visitan el Strip y sus alrededores en un día cualquiera.

A modo de comparación, el estadounidense promedio usa unos 100 galones al día.

“Si conseguimos llegar a los 86 (galones diarios per cápita), podremos prolongar nuestro suministro de agua durante los próximos 50 años y no tendremos que traer agua nueva al valle”, declaró la semana pasada Bronson Mack, de la autoridad del agua. “Podemos seguir viviendo dentro de nuestras posibilidades”.

Las cifras vuelven a poner de manifiesto que la urbanización residencial -sobre todo en Las Vegas- no es el problema. Las medidas de conservación en zonas urbanas de todo el suroeste han ahorrado millones de acres-pies de este valioso recurso. Sin embargo, el 80 por ciento del agua del Colorado se destina a la agricultura, sobre todo en California. Aunque los agricultores también han progresado con tecnologías de ahorro de agua y conservación, lo cierto es que cualquier esfuerzo por solucionar el tenso sistema debe empezar por reconocer que los recursos del río se asignaron en exceso desde el principio y que los usuarios agrícolas representan el gasto más importante.

“Las disputas entre los estados de la cuenca ocultan el verdadero problema subyacente a la crisis hídrica del río Colorado: un sistema agrícola totalmente inadaptado al clima árido”, afirma un reporte de agosto de Food & Water Watch.

La próxima ronda de negociaciones entre los Estados -para ampliar el actual acuerdo después de 2026- ya ha comenzado. El sur de Nevada está poniendo de su parte para usar más conscientemente su pequeña asignación fluvial. Pero cualquier solución a largo plazo debe implicar una reevaluación de si tiene sentido cultivar alfalfa y otros cultivos intensivos en agua en el desierto.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO