59°F
weather icon Windy

EDITORIAL: La revancha electoral que muchos votantes no quieren

Las encuestas revelan que la mayoría de los votantes estadounidenses no están contentos con una posible revancha entre Joe Biden y Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2024. Sin embargo, eso es lo que el país se dispone a soportar.

El señor Trump ganó fácilmente las primarias republicanas de New Hampshire el martes, obteniendo el 54 por ciento de los votos para vencer a su última contrincante significativa del Partido Republicano, Nikki Haley, por 11 puntos. Con Carolina del Sur, su estado natal, en el calendario de las primarias republicanas del 24 de febrero, Haley insiste en que mantendrá el rumbo. Sin embargo, según ABC News, en Carolina del Sur se encuentra 40 puntos por detrás de Trump, y una derrota en ese estado pondría fin a su campaña.

La decisión de Haley de seguir adelante —no es de extrañar que sea objeto de mucho criticismo y bombardeo por parte de Trump— puede reflejar un pragmatismo derivado de los obstáculos legales del expresidente. Tal vez se esté posicionando como la alternativa de su partido en caso de que Trump no pueda llegar a noviembre como resultado de uno o más roces con el sistema judicial.

En ausencia de ese final improbable, los resultados del martes mueven a la nación más hacia otra campaña Biden-Trump. Una encuesta publicada esta semana por The Hill, en colaboración con Decision Desk HQ, reveló que el 59 por ciento de los encuestados se mostraban “no demasiado entusiastas” o “nada entusiastas” ante esa perspectiva.

Estos altos índices de insatisfacción con lo que ofrecen los dos principales partidos políticos abren la puerta a un formidable aspirante de un tercer partido. En particular, los representantes de No Labels —que se describe a sí misma como “un movimiento nacional de estadounidenses con sentido común que presionan a nuestros líderes para que resuelvan juntos los mayores problemas de nuestro país”— han sugerido que presentarán un candidato de “unidad” a la Casa Blanca si las únicas alternativas son Biden y Trump. Actualmente, el grupo ha obtenido acceso a las urnas en 13 estados, incluido Nevada.

Los demócratas están aterrorizados de que, No Labels, que incluye a un puñado de destacados ex demócratas y republicanos, pueda complicar las cosas al impopular y hundido señor Biden. Esto ha provocado el espectáculo de los progresistas que tachan a Trump de “amenaza para la democracia” mientras trabajan febrilmente para desacreditar lo que podría ser una tercera alternativa viable para muchos votantes. Se podría concluir que su devoción por la democracia tiene sus limitaciones.

También es pura conjetura predecir en este momento dónde podría conseguir apoyo el No Labels. Trump tiene sus propios problemas en las encuestas, ya que sigue jugando con su apasionada base en lugar de trabajar para atraer a moderados e independientes a su coalición. La contienda puede parecer muy diferente dentro de unos meses, dados los problemas legales de Trump, los altibajos de la economía y la evolución de las perspectivas de los votantes. Una revancha Trump-Biden parece inevitable, pero hay suficientes campos de minas por delante para ambos candidatos como para que siga siendo interesante.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO