71°F
weather icon Mostly Cloudy

EDITORIAL: la retórica inflacionista del presidente resucita viejos argumentos

Mientras el presidente Joe Biden se hunde en las encuestas, ha decidido revivir un trillado recurso progresista: la inflación galopante que los estadounidenses han experimentado bajo su administración es en realidad culpa de las malvadas corporaciones.

“Permítanme ser claro”, dijo Biden el lunes. “A cualquier corporación que no haya bajado sus precios -incluso cuando la inflación ha bajado, incluso cuando se han reconstruido las cadenas de suministro- es hora de poner fin a los precios abusivos”.

Tal vez el presidente esté simplemente probando un nuevo eslogan de campaña: “La Casa Blanca de Biden: Donde desviar la culpa está por encima de rendir cuentas”, pero la idea de que Biden y los demócratas del Congreso no tuvieron nada que ver en el desencadenamiento de la mayor inflación de los últimos 40 años es desgarradora.

A pesar de los indicios de que la economía se estaba recuperando bien de la pandemia, el presidente y el Congreso demócrata insistieron en un gasto multimillonario sin precedentes durante 2021 para recompensar a sus intereses particulares. El resultado, tal y como predijeron muchos economistas, fue el retorno de la alta inflación, con una venganza.

Sin embargo, incluso cuando los precios se dispararon, Biden y su equipo económico siguieron negándolo.

“No hay nadie que sugiera que se avecina una inflación descontrolada, ningún economista serio”, comentó el presidente en julio de 2021. Un año después, la inflación superó el 9 por ciento y la Casa Blanca eliminó el término “transitoria” de sus temas de conversación.

Los comentarios de Biden del lunes indican que sigue confundido. Aunque la tasa de inflación anual ha bajado -se situó en el 3.2 por ciento en octubre-, los precios no han “vuelto a bajar”. No están aumentando tan rápidamente como el año pasado, pero siguen siendo elevados, como cualquier comprador o conductor -o votante- te dirá. Una reducción real de los precios mes a mes se llama “deflación”, que, a largo plazo, puede desencadenar una caída de la producción y del gasto de los consumidores.

Además, las tasas de interés más altos que la Reserva Federal infligió a los consumidores en un esfuerzo por sofocar la inflación han provocado un aumento de las tasas hipotecarias y de los pagos de intereses de las tarjetas de crédito, lo que supone una carga adicional para la clase media y baja. Los mayores pagos de intereses de la deuda también se están comiendo una parte masiva de los gastos del gobierno.

Desde un punto de vista político, es comprensible que Biden prefiera echar la culpa de todo esto a las grandes empresas y a esos ruines capitalistas. Pero es revelador que el presidente nunca explique por qué estos nefastos actores decidieron -después de 40 años de esconderse en la maleza, esperando su momento- dar rienda suelta a su diabólico plan de “aumentar los precios” cuando él ganó el Despacho Oval.

El señor Biden espera que su postura de “el dinero se detiene allí” le reporte dividendos electorales. Las encuestas muestran que los votantes -que pagan cinco dólares por un galón de gasolina y seis dólares por pan de caja- pueden tener otras ideas.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO