80°F
weather icon Clear

EDITORIAL: La inflación se come el aumento del salario mínimo en Nevada

Si las políticas demócratas siguen alimentando la inflación, lo que antes era la “Lucha por 15 dólares” pronto será la “Lucha por 50 dólares”.

El 1º de julio, el salario mínimo de Nevada aumentó a 10.50 dólares la hora para los puestos que no tienen seguro médico. Si se ofrece esa prestación, el salario mínimo será de 9.50 dólares la hora. El más reciente aumento representa un incremento de 75 centavos.

En los próximos dos años, el salario mínimo aumentará dos veces más. En 2024, llegará a 12 y 11 dólares la hora, respectivamente. Una pregunta en las urnas de noviembre establecería el salario mínimo en 12 dólares por hora para todos los trabajadores.

Los mandatos del gobierno no son necesarios para aumentar los salarios. La escasez de trabajadores cumple bastante bien esa tarea. Eso es lo que tienen ahora Nevada y el país. A finales de mayo había más de 11 millones de puestos de trabajo vacantes. Son muchos los factores que contribuyen a la escasez de mano de obra en el país, pero un resultado está claro. Las empresas están subiendo los salarios en un intento desesperado por encontrar empleados.

“Todos los empresarios con los que hablo pagan muy por encima (del salario mínimo), y siguen teniendo problemas para atraer a la gente, así que no creo que vaya a afectar al mercado de trabajo”, dijo recientemente el gobernador Steve Sisolak sobre el aumento salarial.

Menos del uno por ciento de los trabajadores de Nevada ganan el salario mínimo o menos. Si quieres ganar más que el salario mínimo, muchas empresas estarán encantadas de contratarte. Eso incluye a los que buscan puestos de nivel inicial.

Lo que ocurre actualmente es el mejor escenario para las leyes de salario mínimo. El piso salarial artificial se establece por debajo de los salarios del mercado. Aunque los políticos se atribuyen el mérito de haber aumentado los salarios, sus acciones son en realidad una fachada de lo que ya estaba ocurriendo.

El peor escenario es cuando una recesión disminuye la demanda de empleados. Eso puede llevar a que las leyes sobre el salario mínimo impidan a las empresas contratar a personas a precios de mercado.

La inflación perjudica a todos, y los trabajadores con salario mínimo no son una excepción. Pasar de 9.75 dólares la hora a 10.50 dólares la hora supone un aumento del 7.7 por ciento. Sin embargo, la tasa de inflación alcanzó el 8.6 por ciento en mayo. Eso significa que los trabajadores del salario mínimo estarían mejor ganando 9.75 dólares la hora mientras pagan los precios del año pasado. Los posibles cambios, como la indexación del salario mínimo a la inflación, podrían contribuir a una espiral de precios salariales que empeore la inflación. A este ritmo, las demandas de un salario mínimo de 50 dólares la hora llegarán antes de que te des cuenta.

Esta es la irónica dicotomía de los aumentos del salario mínimo impuestas por el gobierno. Cuando los tiempos son buenos, son innecesarios. Cuando los tiempos son malos, aumentan los problemas económicos, especialmente para los trabajadores menos cualificados.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
EDITORIAL: La transparencia del FBI es vital respecto a la redada hacia Trump

En un movimiento extraordinario, el FBI realizó una redada el lunes por la noche -o, dependiendo de tu perspectiva, realizó una inspección sin previo aviso- en la finca de Donald Trump en Florida, aparentemente como parte de una investigación sobre su manejo de documentos presidenciales.

EDITORIAL: Requisitos de firmas son un blanco móvil en NLV

El sindicato Culinary está impulsando una iniciativa de control de rentas poco aconsejable en North Las Vegas, pero mientras la campaña de petición cumpla con los requisitos legales y reúna las firmas requeridas, debería ser permitida en la boleta electoral.

EDITORIAL: Policías se quedaron parados mientras niños eran masacrados

La publicación anticipada de una cinta de video que documenta la respuesta de las fuerzas del orden -o la falta de ella- al horrible tiroteo ocurrido en mayo en la pequeña localidad texana de Uvalde, ha enfurecido a los funcionarios estatales y locales y ha reabierto las heridas de las familias que perdieron a sus seres queridos.