55°F
weather icon Windy

EDITORIAL: Jara tiene razón: abrir las negociaciones sindicales a los contribuyentes

Hemos criticado muchas de las propuestas de Jesús Jara en el pasado, pero el superintendente del Distrito Escolar del Condado Clark tiene toda la razón cuando aboga por abrir el proceso de negociación colectiva a un mayor escrutinio.

El distrito y la Asociación de Educación del Condado Clark acordaron el mes pasado un nuevo contrato tras meses de agrias negociaciones. La disputa de nueve meses acabó en manos de un árbitro, que aprobó un acuerdo.

El señor Jara dijo recientemente que se sentía aliviado de que el largo proceso hubiera terminado. También dijo que son necesarias reformas para mejorar el proceso. “Creo que hay que hacer muchos cambios”, dijo Jara. “Necesitamos actualizar las leyes”.

El sindicato local de maestros aboga ahora por anular la ley de Nevada que prohíbe a los empleados públicos hacer huelga. Pero eso sería una pesadilla para los residentes. La mayoría de los trabajadores públicos tienen un monopolio (fuerzas del orden) o casi monopolio (maestros) en los servicios que prestan. Esto significa que, a diferencia de lo que ocurre en el sector privado, las huelgas en el sector público son huelgas contra el pueblo y pueden ser especialmente perjudiciales, ya que incitan a los empleados públicos a tomar como rehenes a los contribuyentes abandonando el trabajo.

Se puede argumentar a favor de la abolición de la negociación colectiva en el sector público y dejar las condiciones contractuales en manos del proceso legislativo. En muchos casos, los funcionarios que actúan como agentes de los contribuyentes están más alineados con los jefes sindicales que con aquellos a los que se les paga por representar.

Pero la ley de Nevada permite a los sindicatos públicos negociar colectivamente. A falta de reformas, la respuesta es hacer el proceso más transparente – llevar a cabo negociaciones “a la luz del sol”, como dijo el señor Jara – permitiendo a los contribuyentes observar las sesiones de negociación de los contratos de los que serán financieramente responsables. Esto fomentaría el compromiso presionando a los funcionarios de los sindicatos del sector público para que sean más realistas en sus demandas, al tiempo que obligaría a los representantes de los contribuyentes a tomar en serio la responsabilidad fiscal.

Desafortunadamente, la ley de reuniones abiertas de Nevada exime las negociaciones de contratos entre las agencias estatales y locales y los sindicatos del gobierno. Una encuesta realizada en 2020 por el Instituto de Investigación de Políticas de Nevada, un grupo de expertos de libre mercado, encontró que el 73 por ciento de los nevadenses encuestados estaban a favor de la apertura de las negociaciones contractuales del sector público a los contribuyentes. Al menos nueve estados ya imponen este requisito.

Los demócratas que gobiernan la Legislatura en Carson City no querrán disgustar a sus benefactores sindicales. Pero el gobernador Joe Lombardo, un republicano, debe defender la sugerencia del señor Jara y abrazar la legislación para ampliar el estatuto de reunión abierta para incluir las negociaciones contractuales del sector público. Los contribuyentes de Nevada merecen transparencia cuando se trata de la supervisión de los contratos del gobierno que están obligados a apoyar financieramente.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO