85°F
weather icon Partly Cloudy

EDITORIAL: el CCSD inventa otra falsa crisis fiscal

El legado más duradero del dinero del gobierno federal para la educación serán los funcionarios de las escuelas públicas quejándose de que se ha ido.

El Concejo de Administración del Distrito Escolar del Condado Clark escuchó recientemente una presentación sobre los 777 millones de dólares que recibió en fondos de ayuda por el COVID-19. Hasta ahora, se ha gastado casi el 90 por ciento del botín.

Los funcionarios del distrito están orgullosos de que el público pueda ver a dónde fue a parar el dinero. Solo en el gobierno se consideraría un logro algo tan básico.

“Me encanta el hecho de que hayan sido transparentes”, dijo la administradora Lola Brooks. “La información está ahí. No se puede obligar a la gente a acceder a ella, pero está disponible”.

Los padres, estudiantes y contribuyentes podrían estar igualmente interesados en saber qué han obtenido a cambio del dinero. Esa historia es más deprimente.

En el año escolar 2018-19, la competencia en lectura de tercer grado del distrito fue del 46.7 por ciento. En matemáticas, fue del 47.5 por ciento. Esos números eran mediocres, en el mejor de los casos. Pero ahora, parecen inalcanzablemente altos. En el año escolar 2022-23, la competencia en lectura en tercer grado fue del 39.3 por ciento y en matemáticas fue del 38 por ciento. Qué desastre.

Si escarbas más allá de la charla feliz, los funcionarios del distrito admiten que persisten problemas importantes. “Desearíamos tener una historia mejor para compartir en esta etapa, pero la desafortunada realidad es que una recuperación completa tomará años de esfuerzo dedicado”, dice el reporte del distrito.

Ni siquiera la elevada inflación puede explicar el mísero rendimiento obtenido por el distrito escolar tras gastar cientos de millones de dólares. Pero tiene más sentido cuando se indaga en el destino del dinero. El distrito ha gastado o asignado más de 500 millones de dólares a “proyectos de éxito estudiantil”. Eso incluye más de 165 millones de dólares para actualizaciones tecnológicas como 83 mil Chromebooks y 4,600 iPads. También ha puesto más de 200 millones de dólares en nuevos materiales de instrucción.

Aparentemente, los líderes del distrito no aprendieron nada del fracaso del aprendizaje a distancia. Inundar a los estudiantes con más tecnología y un nuevo plan de estudios llamativo no servirá de mucho si no han aprendido lo básico, como la lectura, la escritura y las matemáticas.

El distrito también gastó 213 millones de dólares en primas de retención de dos mil dólares para los empleados.

La directora de estrategia, Kellie Kowal-Paul, advirtió a la junta que las escuelas se enfrentan a dificultades financieras porque este dinero se va. Eso podría incluir la pérdida de puestos y programas. Sería más instructivo preguntarse por qué este gasto “puntual” se incluyó en los presupuestos básicos o se usó para gastos corrientes.

La crisis del coronavirus y la pandemia han terminado, pero la emergencia ilusoria de la infrafinanciación de la educación nunca lo hará.

LO ÚLTIMO