55°F
weather icon Clear

EDITORIAL: El aprendizaje a distancia creó un nuevo tipo de abandono escolar

El aprendizaje a distancia durante la pandemia fue desastroso incluso para los niños que se conectaron. Pero muchos estudiantes “inscritos” no estaban realmente atentos.

En un artículo publicado recientemente en The Atlantic, Meira Levinson y Daniel Markovits ofrecen un análisis exhaustivo de cómo el cierre de las escuelas alteró la vida de los estudiantes. La señora Levinson es profesora de Harvard Graduate School of Education. El señor Markovits enseña en la Facultad de Derecho de Yale. En medio de una serie de estadísticas asombrosas, lo que destacó es la frecuencia con la que los estudiantes simplemente no se presentaban.

Estimaron que el estudiante promedio de la escuela pública “experimentó 65 días escolares sin ningún tipo de contacto con sus escuelas o maestros” para el final del año escolar 2020-21. El contacto está alejado del aprendizaje. La llamada telefónica de un maestro cuenta, pero es poco probable que eso por sí solo conduzca a un gran avance académico. Esto ocurrió después de que más del 20 por ciento de los estudiantes faltara a clase durante las clases en línea en la primavera de 2020.

No es de extrañar que los estudiantes de bajos ingresos fueran más propensos a faltar. Los estudiantes de escuelas públicas que viven en hogares que ganan menos de 25 mil dólares experimentaron 76 días sin ningún tipo de aprendizaje formal. Los estudiantes cuyos padres ganan más de 200 mil dólares experimentaron alrededor de 54 días sin clases. Ninguno de los dos es ideal, pero la diferencia es notable.

Hay muchas explicaciones posibles. Una familia más pobre tenía menos probabilidades de tener un dispositivo que funcionara y conexión a internet. Es menos probable que haya un padre en casa que se asegure de que los alumnos se conecten a clase. La presión económica pudo haber hecho que un hermano mayor tuviera que cuidar de sus hermanos pequeños, que de otro modo habrían ido a la escuela.

Esos son problemas menos significativos para las familias más ricas. Esas familias también tenían otras opciones. Muchos enviaron a sus hijos a escuelas privadas. Mientras que el Distrito Escolar del Condado Clark cerró sus puertas durante la mayor parte del año escolar 2020-21, algunas escuelas privadas permanecieron abiertas para el aprendizaje presencial. Otras familias pudieron educar en casa. Esto es una prueba más de que todos los estudiantes de Nevada necesitan poder elegir su escuela.

Para resolver los problemas relacionados con la pandemia, el gobierno federal hizo una lluvia de dinero en las escuelas. En total, nuestro distrito local recibió más de 1.2 mil millones de dólares. Aunque algunos programas —como las clases de aprendizaje de verano— parecen útiles, es poco probable que muchos cierren estas brechas de aprendizaje. Por ejemplo, de la última tanda de fondos, el distrito está gastando casi 200 millones de dólares para “actualizar la tecnología” y alrededor de 200 millones de dólares en nuevos materiales de enseñanza. En cambio, su programa de aprendizaje de verano está presupuestado en 69 millones de dólares.

He aquí una idea: Para recuperar el aprendizaje perdido, los estudiantes necesitan más enseñanza en persona, no una computadora o un plan de estudios costoso.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
EDITORIAL: La transparencia del FBI es vital respecto a la redada hacia Trump

En un movimiento extraordinario, el FBI realizó una redada el lunes por la noche -o, dependiendo de tu perspectiva, realizó una inspección sin previo aviso- en la finca de Donald Trump en Florida, aparentemente como parte de una investigación sobre su manejo de documentos presidenciales.

EDITORIAL: Requisitos de firmas son un blanco móvil en NLV

El sindicato Culinary está impulsando una iniciativa de control de rentas poco aconsejable en North Las Vegas, pero mientras la campaña de petición cumpla con los requisitos legales y reúna las firmas requeridas, debería ser permitida en la boleta electoral.

EDITORIAL: Policías se quedaron parados mientras niños eran masacrados

La publicación anticipada de una cinta de video que documenta la respuesta de las fuerzas del orden -o la falta de ella- al horrible tiroteo ocurrido en mayo en la pequeña localidad texana de Uvalde, ha enfurecido a los funcionarios estatales y locales y ha reabierto las heridas de las familias que perdieron a sus seres queridos.