97°F
weather icon Clear

EDITORIAL: ¿Cuándo una “B” equivale a una “D”? En muchas aulas

A pesar de las quejas generalizadas sobre la calidad de la educación primaria y secundaria, las encuestas muestran sistemáticamente que la mayoría de los padres están satisfechos con las escuelas públicas a las que asisten sus hijos. Desde 2001, las encuestas Gallup sobre este tema muestran un índice medio de satisfacción del 76 por ciento entre quienes tienen hijos en un centro local.

Esta desconexión podría explicarse por una encuesta publicada esta semana, según la cual los padres rara vez reciben información precisa sobre el progreso académico de sus hijos. Se les engaña.

El reporte, realizado por Gallup y Learning Heroes, reveló que el 88 por ciento de los padres cree que sus hijos se presentan al nivel de su grado. En realidad, las pruebas del año pasado muestran que solo el 36 por ciento de los alumnos estadounidenses de cuarto año y el 26 por ciento de los de octavo son competentes en lectura. Las cifras en matemáticas son igualmente desalentadoras.

Sin embargo, la inmensa mayoría de los estudiantes que se presentan por debajo del nivel de su curso siguen llevando a casa reportes repletas de buenas calificaciones.

“Las calificaciones son el santo grial”, le dijo Bibb Hubbard, fundador y presidente de Learning Heroes a The Associated Press. “Son el indicador número uno al que recurren los padres para saber si su hijo está al nivel del año escolar, pero una nota no equivale a un dominio del nivel del curso. Pero nadie se lo ha dicho a los padres”.

Esto dificulta incluso a los padres implicados saber cuándo existen problemas académicos.

“Según el reporte, “saber si un niño está ‘al nivel de su grado’ es de vital importancia para apoyarlo, ya que los padres que reconocen que su hijo no está rindiendo al nivel de su grado pueden tomar diferentes acciones para defender mejor el aprendizaje de su hijo y apoyarlo en casa”.

El problema va más allá de la simple inflación de las calificaciones. Por el contrario, los distritos escolares de todo el país -incluido el Condado Clark- promueven regularmente a los estudiantes que no están preparados para el siguiente nivel de grado. También han implementado medidas que facilitan que los estudiantes pasen de año mientras adquieren un conocimiento mínimo de la materia en cuestión. Pensemos en la desastrosa política de “F mínimas” del Distrito Escolar del Condado Clark, que permite repetir los exámenes sin límite e impone una base de calificaciones del 50 por ciento, se haya completado o no el trabajo.

En los últimos años, el sistema educativo -nacional y local- ha tratado de socavar las evaluaciones de los logros de los estudiantes en favor de una palabrería académica que les haga sentirse bien y de unas calificaciones “pasteleras” en un esfuerzo por inflar las cifras de graduación y encubrir problemas y deficiencias. Mientras tanto, los “activistas” de la escuela pública luchan por acabar con prácticamente todas las reformas destinadas a promover el rendimiento y la responsabilidad.

En conjunto, esto deja a muchos padres en la oscuridad sobre lo que realmente está sucediendo en el aula de su hijo. Un cínico podría llegar a la conclusión de que esa es la cuestión.

LO ÚLTIMO