67°F
weather icon Clear

EDITORIAL: Aumentar el ritmo de venta de terrenos públicos en Nevada

Uno de los diálogos más memorables de “Oliver Twist” es cuando dice: “Por favor, señor, quiero un poco más”. Es una metáfora adecuada para cuando el gobierno federal libere algunas de las decenas de millones de acres que posee en Nevada.

Este mes, la Oficina de Administración de Tierras (BLM) vendió nueve parcelas de tierra alrededor del valle de Las Vegas. Los adjudicatarios gastaron 93.1 millones de dólares en la compra de solo 590 acres. Alrededor de 80 acres se pusieron a la venta, pero no se compraron. Las parcelas son propuestas por los gobiernos locales, a menudo después de que alguien manifieste su interés por comprar un determinado terreno.

Seiscientos acres pueden ser mucho para la mayoría de los individuos a poseer, pero no es ni siquiera un error de redondeo para el BLM. El gobierno federal controla 60 millones de los 70.8 millones de acres de Nevada. De esos 60 millones de acres, 47.3 millones están gestionados por la BLM. Estas estadísticas proceden del reporte Public Land Statistics 2022 publicado por la BLM y el Departamento del Interior de Estados Unidos.

Piensa en esto. Si la BLM vendiera 600 acres de tierra de Nevada al año, se quedaría sin tierra alrededor del año 80857. Si la BLM vendiera 600 acres cada día, tardaría unos 216 años en agotar su inventario. Y el gobierno federal seguiría poseyendo más de 12 millones de acres en Nevada.

No es así en los estados al este de las Rocky Mountains. Texas tiene casi 172 millones de acres. El gobierno federal posee 5.5 millones de acres. La BLM solo gestiona 300 mil de los casi 50 millones de acres de Dakota del Sur. En los estados del Este, la BLM apenas controla tierras.

Incluso en comparación con otros estados occidentales, destaca la propiedad de tierras de Nevada por parte de la BLM. El único estado en el que la agencia controla más bienes inmuebles es Alaska, que es unas seis veces mayor que Nevada en términos de superficie. Arizona es solo un poco más grande que Nevada, y la BLM gestiona allí solo 12.1 millones de acres.

La BLM suele destacar cómo puede emplearse el dinero generado por estas ventas. Uno de los usos es comprar más tierras. Para los burócratas federales, más nunca es suficiente. Otros usos incluyen la recreación y la restauración. Pequeños porcentajes de los fondos se destinan a la educación en Nevada y a la Autoridad del Agua del Sur de Nevada. La BLM mantiene la tierra de Nevada como rehén y luego nos da las sobras de la mesa cuando finalmente decide vender algo de ella.

Una de las razones por las que los precios de la tierra en el valle de Las Vegas son tan altos es que la oferta está artificialmente restringida por tanta propiedad federal de la tierra. He aquí una manera obvia de aumentar la asequibilidad de la vivienda y poner a Nevada en igualdad de condiciones con otros estados. El gobierno federal debería aumentar drásticamente su ritmo de ventas de terrenos en Nevada, especialmente en las zonas urbanas del estado.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO