44°F
weather icon Mostly Cloudy

EDITORIAL: Acuerdo fronterizo bajo ataque, pero, ¿cuál es la alternativa?

Actualizado February 9, 2024 - 12:26 pm

El compromiso del Senado sobre inmigración está en estado crítico apenas unos días después de su nacimiento. Muchos conservadores dicen que no es suficiente para frenar el caos fronterizo, mientras que los izquierdistas se quejan de que se centra demasiado en la aplicación de la ley.

Pero, ¿cuál es la alternativa?

El proyecto de ley es sin duda una mejora del statu quo. Sube el nivel para analizar las solicitudes de asilo; pone freno a las políticas de “captura y liberación” impuestas por el gobierno de Biden; reforma el vacío legal de la “libertad condicional humanitaria” que ha explotado la Casa Blanca. Todos estos cambios suponen un avance –aunque modesto– y deberían contribuir a hacer menos atractivo para los inmigrantes inundar la zona fronteriza.

“Esto es absolutamente mejor que lo que tenemos actualmente”, dijo a ABC News Brandon Judd, presidente del Consejo Nacional de la Patrulla Fronteriza, que representa a los trabajadores de la línea.

El acuerdo también abriría la puerta a una ayuda adicional a Israel en su lucha por la supervivencia.

Sin embargo, la propuesta ha encontrado una feroz resistencia por parte de la derecha. “Han manipulado el proyecto de ley”, escribió David Harsanyi de The Federalist, “haciéndolo tan maleable que (el presidente Joe) Biden puede básicamente interpretar y aplicar sus estipulaciones de la manera que quiera”.

Además, el presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, prácticamente ha dicho que no someterá la ley a votación, aunque se apruebe en el Senado; Donald Trump, por su parte, ha dejado claro que prefiere la inercia porque espera explotar el asunto en las próximas elecciones. Pero eso no es liderazgo responsable. No da buena imagen que los republicanos digan que hay “crisis” en la frontera durante los últimos tres años y luego socaven un compromiso en un esfuerzo con motivaciones políticas para explotar el tema hasta noviembre.

De hecho, el acuerdo no elimina la controversia para Biden. Sus resultados en las encuestas sobre inmigración son pésimos y el país está en esta situación únicamente por su desmesurada complacencia con los activistas progresistas a favor de la apertura de las fronteras.

Biden tuvo muchas oportunidades de atacar el problema por su cuenta, pero se negó. Todo eso es juego limpio para los republicanos. Y si, como teme Harsanyi, la administración retrasa las reformas, eso también puede tener repercusiones electorales.

Los críticos conservadores podrían tener razón, pero los republicanos no controlan el Senado ni la Casa Blanca; no tienen los votos en el Congreso para imponer unilateralmente cambios de políticas en la frontera. La realidad de un gobierno dividido exige compromiso y avances graduales; el objetivo del Partido Republicano debe ser mejorar considerablemente su historial electoral reciente para poder seguir avanzando.

Es poco probable que frustrar un acuerdo ayude al partido en ese sentido.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO