79°F
weather icon Clear

VICTOR JOECKS: Por qué DeSantis aún puede vencer a Trump

Es prematuro escribir el obituario de la campaña presidencial de Ron DeSantis. Eso no impide que tanto Donald Trump como muchos medios de comunicación lo hagan.

El primer debate de las primarias presidenciales republicanas es el miércoles. Donald Trump anunció a finales de la semana pasada que no asistirá.

Entre los candidatos, DeSantis es el que se enfrenta a más presión. Entró en la contienda en mayo como la clara alternativa a Trump. Tenía un 21 por ciento de apoyo frente al 54 por ciento de Trump. Otros candidatos estaban por debajo del cinco por ciento. Pero de cara al debate, Trump ronda el 55 por ciento de apoyo mientras que DeSantis ha caído por debajo del 15 por ciento, según el promedio de RealClear Politics.

“Se acabó para Ron DeSantis”, publicó recientemente Trump en Truth Social. Y se burló: “Vete a casa a Florida, Ron”.

Muchos medios de comunicación nacionales están de acuerdo. “‘Esperaba plenamente la caída’”, citaba un titular reciente del Washington Post. Business Insider dijo que su “campaña se está desmoronando”. Los votantes de las primarias republicanas deberían notar lo ansiosos que han estado los principales medios nacionales por atacar a DeSantis. Eso es miedo a que DeSantis gane la nominación más que Trump.

La campaña de DeSantis no ha ido sobre ruedas. Ha reducido su personal y sustituido a su director de campaña. Pero todavía tiene un camino a la victoria.

Comienza con la comprensión de por qué los números de las encuestas de DeSantis bajaron. A finales de marzo, superaba el 30 por ciento en el promedio de las encuestas de RCP y estaba a 16 puntos de Trump. La reacción de las encuestas fue inmediata. Trump subió rápidamente alrededor de ocho puntos, mientras que DeSantis cayó alrededor de ocho puntos. De repente, Trump ganaba por más de 30 puntos.

Esto es lo que pasó. La mayoría de los republicanos consideraron con razón que el arresto de Trump era una persecución política. Pero son impotentes para detenerlo. Lo único que podían hacer era unirse en torno a Trump. Para un segmento clave del electorado, su nuevo apoyo a Trump parece motivado por su antipatía hacia sus oponentes. Es una forma de expresar su furia. Dentro de cinco meses, muchos estarán dispuestos a pensar de forma más estratégica.

Hay un fuerte argumento de que estas acusaciones -por injustas que sean- harán extremadamente difícil que Trump gane las elecciones generales. DeSantis y sus aliados necesitan impulsar ese mensaje ahora, incluso sabiendo que los votantes pueden no ser receptivos a él hasta semanas antes de votar.

Lo más popular en el Partido Republicano no es Trump. Son los republicanos avergonzando a los liberales en los medios. DeSantis es genial en esto. Necesita aceptar más entrevistas de fuentes tendenciosas precisamente porque son tendenciosas. Luego los destroza en ataques verbales.

Con todo lo dicho, aquí hay un escenario plausible:

Los buenos resultados en los debates estabilizan las encuestas nacionales de DeSantis. Momentos virales de él demoliendo a reporteros desventurados aumenta su recaudación de fondos. A medida que se acercan las primarias, los votantes empiezan a dar prioridad a la elegibilidad.

DeSantis aprovecha este cambio en el sentimiento de los votantes, su fuerte juego en tierra y el alcance evangélico para una victoria en Iowa. Es importante destacar que otros candidatos, como Mike Pence y el senador Tim Scott, terminan por debajo del cinco por ciento. Abandonan después de Iowa y New Hampshire, que gana Trump. El proceso de caucus de Nevada es tan confuso que se ignora casi por completo.

De cara a Carolina del Sur y el Supermartes, el campo se reduce a dos candidatos principales: Trump y DeSantis, ambos con dinero para una larga campaña. Los republicanos a los que no les gusta Trump se consolidan en torno a DeSantis. Combinado con su base anterior, DeSantis gana.

O puede que los votantes republicanos hagan lo que quiere el Estado profundo y nominen a Trump.

Una victoria de DeSantis sigue siendo un escenario plausible. No es de extrañar que Trump quiera declarar que la carrera ha terminado cuando en realidad solo acaba de empezar.

LO ÚLTIMO
VÍCTOR JOECKS: CCEA ahora tiene miedo de Jara

Por meses, la Asociación de Educación del Condado de Clark se presentó como un león rugiente. El sábado, la fachada se cayó para revelar un gatito asustado.

Cientos a punto de perder sus Becas de Oportunidad

El gobernador Joe Lombardo hizo campaña como defensor de la Elección de Escuela. Pero a menos que haga algo rápido, el programa de elección única de Nevada pronto se reducirá drásticamente.