97°F
weather icon Clear

Las bajas temperaturas de Las Vegas desacreditan la histeria por el calentamiento global

Si quiere saber por qué no debe preocuparse por un apocalipsis del calentamiento global, mire Las Vegas.

El lunes 26 de junio de 2023, Las Vegas estableció un récord frío de temperatura. Marcó 291 días consecutivos sin llegar a los 100 grados, según el Servicio Meteorológico Nacional. El récord anterior de 290 días se estableció entre septiembre de 1964 y junio de 1965. No es probable que las temperaturas inferiores a 100 duren. El pronóstico exige que las temperaturas se acerquen a los 110 grados para el fin de semana previo de la celebración de independencia.

Esto no encaja en la narrativa del calentamiento global. La izquierda progresista lleva décadas hiperventilando que el calentamiento provocado por las emisiones excesivas de carbono nos va a matar a todos. En 2021, el presidente Joe Biden declaró que el clima cambiante es “una amenaza existencial para la supervivencia humana tal como la conocemos”. La activista –verde- Greta Thunberg tuiteó una vez una cita de un artículo que decía: “Un destacado científico del clima advierte que el cambio climático acabará con toda la humanidad a menos que dejemos de usar combustibles fósiles en los próximos cinco años”.

Suena aterrador. Solo que no sucedió. Ese tweet fue del 21 de junio de 2018. Parafraseando a Monty Python, “Todavía no estamos muertos”. Desde entonces, ha eliminado el tweet.

Los alarmistas tienen dos respuestas cuando hace más frío de lo que predijeron. O lo ignoran o afirman que es el resultado de patrones climáticos aleatorios. Después de todo, las temperaturas varían de un año a otro. Las bajas temperaturas o las fuertes tormentas de nieve son solo eventos meteorológicos anormales que no se pueden usar para refutar una tendencia más amplia.

Eso es cierto. Sin embargo, el calentamiento global se ha convertido en una tesis infalsable. Los puntos de datos que no se ajustan a la narrativa se descartan. Luego los demócratas y los medios nacionales, pero me repito, usan las altas temperaturas como evidencia indiscutible de que estamos en medio de una crisis. Solo mire la cobertura de los medios nacionales de la ola de calor actual de Texas.

“El cambio climático está provocando que las olas de calor sean más intensas, más duraderas y más probables de ocurrir”, escribió Axios en su informe sobre las temperaturas de Texas.

“Los estudios han demostrado que el cambio climático está haciendo que las olas de calor sean más frecuentes y más intensas”, informó NBC News en su cobertura del calor de Texas.

Seguro que el “Sr. Crisis Climática” pensó en darle a Las Vegas un alivio sin precedentes de esas olas de calor.

Pero si los eventos climáticos individuales se pueden usar como evidencia del calentamiento global, también se pueden usar para probar la validez de la teoría. No puedes tenerlo en ambos sentidos. Al menos si tu objetivo es usar la lógica y la evidencia para defender tu teoría.

Pero el calentamiento global hace mucho que pasó de la investigación científica a un vehículo útil para promover las preferencias políticas de izquierda. Por ejemplo, si el uso de combustibles fósiles va a acabar con la humanidad, ¿por qué tantos ecologistas se oponen a la energía nuclear? De hecho, ¿por qué trabajan tan duro para detener la minería de litio en Nevada? Es mucho más fácil difamar a alguien como un “negador” que responder preguntas como esa.

La mayoría de los alarmistas del calentamiento global no están interesados en debatir los méritos de sus reclamos apocalípticos o soluciones radicales. Se envuelven en el barniz de la autoridad científica, pero lo que exigen es fe ciega. ¿A quién le vas a creer? ¿Los expertos o tu termómetro mentiroso?

LO ÚLTIMO