94°F
weather icon Clear

Los centros de embarazo en crisis dan a las mujeres más opciones. Por eso los demócratas los odian

Si los demócratas estuvieran realmente a favor del aborto, celebrarían los centros de crisis de embarazo en lugar de atacarlos.

La semana pasada, la fideicomisaria del Distrito Escolar del Condado Clark, Katie Williams, entregó su estipendio trimestral de dos mil dólares al Centro Médico de Recursos para la Mujer. La organización proporciona pruebas de embarazo, ecografías, atención prenatal, asesoramiento y otros apoyos a las mujeres embarazadas. Ofrece estos servicios de forma gratuita, dependiendo de las donaciones privadas para cubrir los costos.

Proporcionar apoyo médico y material a las mujeres embarazadas no suena controvertido. Pero Williams se vio obligada a defender su donación. Esto se debe a que el Centro Médico de Recursos para la Mujer es un centro de crisis para embarazos. Intenta convencer a las mujeres vulnerables al aborto de que se queden con sus hijos. Y tiene mucho éxito. En 2020, dijo que sus esfuerzos salvaron a 1,776 bebés.

El grupo sostiene que “el 93 por ciento de las decisiones de aborto se deben a la falta de apoyo”. Al proporcionar ese apoyo, espera salvar las vidas de los niños prematuros. Miles de centros de crisis para embarazos de todo el país tienen misiones similares.

En otras palabras, los centros de crisis para embarazos ofrecen a las mujeres más opciones. Se podría suponer que el bando “proabortista” estaría agradecido por estos esfuerzos financiados con fondos privados.

Pues no. La senadora Elizabeth Warren está copatrocinando un proyecto de ley que podría llevar a la quiebra a la mayoría de estos grupos. La propuesta ordena a la Comisión Federal de Comercio que “promulgue reglas” que prohíban las declaraciones engañosas sobre la “estipulación de servicios de aborto”. Eso es extremadamente vago. Pero las posibles sanciones -el mayor de los dos porcentajes de los ingresos anuales de una organización sin ánimo de lucro o 100 mil dólares- no lo son.

Warren afirmó que los centros de crisis para embarazo “se aprovechan de las personas embarazadas y vulnerables”.

Eso es absurdo. Ofrecer a una mujer embarazada servicios gratuitos que le den más opciones es empoderar, no depredar.

“Cuando alguien me explicó que me daría toda la atención prenatal, me puse muy contenta”, dijo Johanna en un video del Centro Médico de Recursos para la Mujer. Y añadió: “Tomé una buena decisión. Mi bebé está hoy conmigo. Es preciosa”.

Los centros de crisis para el embarazo no solo se enfrentan a agresiones verbales. Desde que se filtró la decisión de Dobbs se han producido decenas de incendios provocados y vandalismo contra grupos provida.

Hace treinta años, algunos demócratas habrían alabado los centros de embarazo en crisis o, al menos, habrían condenado estos ataques.

“Tenemos que recordar al pueblo estadounidense, una vez más, que estar a favor de la elección es muy diferente de estar a favor del aborto”, dijo Bill Clinton a un grupo de mujeres en 1992. También dijo que el aborto debería ser “seguro, legal y poco frecuente”. En 2008, su esposa estuvo de acuerdo. El aborto debe ser “seguro, legal y poco frecuente, y por poco frecuente quiero decir poco frecuente”, dijo Hillary Clinton en un foro de candidatos presidenciales.

Resulta chocante leer esas declaraciones porque están prácticamente extinguidas en el Partido Demócrata de hoy. El aborto -hasta el punto de nacer- se presenta ahora como un bien no adulterado.

“El aborto es normal”, dijo el martes Colleen McNicholas, directora médica de Planned Parenthood de la región de St. Louis y el suroeste de Misuri, en una audiencia en el Congreso. “Es un acto de amor”.

Los dos lados del debate sobre el aborto no podrían ser más diferentes. Uno piensa que el amor es proporcionar atención gratuita a las futuras madres. El otro piensa que el amor es asesinar a un niño inocente antes de nacer.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Los latinos se están pintando de rojo

Una zambullida profunda en los datos de registro de votantes de Nevada ofrece más evidencia de que los hispanos se están inclinando hacia el Partido Republicano.

Los estados rojos superaron a los azules en recuperación del empleo

Recuperar finalmente todos los puestos de trabajo que Nevada perdió durante la pandemia y los cierres que la acompañaron no es algo de lo que valga la pena presumir. Estados rojos, como Arizona y Florida, lo consiguieron hace meses.