91°F
weather icon Rain

Los latinos se están pintando de rojo

Una zambullida profunda en los datos de registro de votantes de Nevada ofrece más evidencia de que los hispanos se están inclinando hacia el Partido Republicano.

Hay cuatro escaños de la Asamblea en distritos donde los hispanos representan el 50 por ciento o más de la población adulta. Cada escaño representa alrededor de 74 mil personas. Esto hace que estos escaños sean un indicador útil -aunque imperfecto- para medir la tendencia de los votantes hispanos de Nevada.

Todos esos escaños se han vuelto más republicanos desde febrero, y por una cantidad mayor que el promedio de los distritos. Los demócratas han perdido 1,757 votantes en esos distritos. Los republicanos ganaron 49. Es natural que el número de inscritos descienda cuando la gente se muda. La disparidad aquí sugiere una nueva afinidad entre los votantes hispanos y el Partido Republicano (GOP).

Consideremos el Distrito 11. Cubre un área justo al este del Spaghetti Bowl y es habitado por más del 60 por ciento de hispanos. Los demócratas perdieron 284 votantes allí desde febrero. Los republicanos han subido 84 votantes. En el cercano Distrito 28, el 61 por ciento de los adultos son hispanos. El distrito ha perdido 490 demócratas desde febrero. El registro de los republicanos ha bajado solo seis votantes.

Relativamente poca gente se toma el tiempo de cambiar su registro de votantes. Por eso, las acciones de unos pocos cientos de personas podrían significar un cambio mucho más amplio. Hay muchas pruebas anecdóticas de que los votantes hispanos desconfían de los demócratas y de sus políticas inflacionistas. Estos datos lo respaldan.

A veces, los partidos políticos se centran en el registro de votantes en escaños muy disputados. Si eso ocurriera aquí, podría sesgar los datos. Pero es poco probable que estas elecciones a la Asamblea sean competitivas. Los demócratas siguen superando a los republicanos en una proporción de cuatro a uno en estos escaños. Eso es una prueba de que estos cambios son más orgánicos.

Hay varios grupos republicanos que intentan atraer a los votantes latinos. La campaña de Adam Laxalt para el Senado lanzó un anuncio de radio en español la semana pasada y tiene un grupo llamado “Latinos for Laxalt”. El GOP estatal y el Comité Senatorial Republicano Nacional se han comprometido a gastar siete cifras en su “Operación ¡Vamos!” El Comité Nacional Republicano también está registrando a votantes hispanos y capacitando a voluntarios.

Estos datos de registro de votantes sugieren que hay muchas oportunidades para estos esfuerzos. Los republicanos harían bien en continuar con estos programas de divulgación después de noviembre.

Los demócratas no solo tienen problemas con los latinos. El porcentaje de registro de votantes del partido disminuyó en todos los distritos de la Asamblea. Los republicanos perdieron terreno en cinco de los 42 distritos de la Asamblea. El porcentaje de votantes no partidistas, muchos de ellos probablemente registrados sin saberlo en el DMV, fue el que más aumentó. En todo el estado, la ventaja de los votantes demócratas se ha reducido de 3.9 puntos porcentuales en febrero a 2.8 puntos porcentuales en julio. En cifras brutas, la ventaja de los demócratas ha bajado de 73,200 a 50,700.

Según la sabiduría convencional, esto no debía ocurrir. Se suponía que la creciente población latina de Nevada iba a mover el estado de morado a azul sólido. Entonces Biden, ayudado por demócratas como la senadora Catherine Cortez Masto, destrozó la economía. Resulta que el único grupo que apoya los cinco dólares por galón de gasolina son los liberales ricos que se burlan de los que no pueden permitirse autos eléctricos. Imagínate que eso no les gustó a los votantes hispanos.

Hay muchas pruebas de que los votantes latinos de Nevada se están inclinando hacia los candidatos republicanos. Eso va a tener importantes implicaciones mucho más allá de noviembre.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Los estados rojos superaron a los azules en recuperación del empleo

Recuperar finalmente todos los puestos de trabajo que Nevada perdió durante la pandemia y los cierres que la acompañaron no es algo de lo que valga la pena presumir. Estados rojos, como Arizona y Florida, lo consiguieron hace meses.