91°F
weather icon Clear

Este jugador de básquetbol muestra por qué la teoría crítica de la raza no debería estar en las escuelas

Si quieres ver por qué las escuelas deben rechazar la teoría crítica de la raza (CRT), mira a Orlando Robinson, nativo de Las Vegas.

El mes pasado, Robinson esperaba ser reclutado por un equipo de la NBA. Desde luego, tenía argumentos para justificar una selección, empezando por su altura de casi siete pies. Jugó tres años en Fresno State y ayudó a los Bulldogs a conseguir un récord de 23-13 la temporada pasada. Logró un promedio de más de 19 puntos y ocho rebotes por partido. Impresionante.

El mero hecho de ser alto no es suficiente para que Robinson sea un buen jugador de básquetbol, aunque obviamente ayuda. Ha trabajado diligentemente en su juego. Como detalló recientemente Sam Gordon, del Review-Journal, el padre de Robinson presionaba mucho a su hijo, que entonces tenía 11 años, en los ejercicios diarios. El mayor de los Robinson era duro con él, porque sabía que eso haría a su hijo mentalmente fuerte.

El menor de los Robinson incluso se saltó su último año de preparatoria en Centennial para maximizar su potencial en el básquetbol. Asistió a un programa californiano de preparación universitaria para atletas. Allí tenía que levantarse a las 4 a.m. y cumplir un estricto programa de entrenamiento. Acabó recibiendo 30 ofertas de becas.

“Mi desarrollo está en mis manos”, dijo Robinson. “Nadie va a creer en mí. Nadie va a dedicar más trabajo que yo a mi propio juego”.

A pesar de toda esa disciplina y diligencia, no fue reclutado.

Firmó un contrato con los Miami Heat, pero solo le da la oportunidad de competir en el campamento de entrenamiento. En lugar de estar amargado, Robinson agradece que un equipo estuviera dispuesto a darle una oportunidad.

Observa las admirables cualidades de carácter que ha demostrado este joven de 22 años.

Ha trabajado duro, lo que ha mejorado sus habilidades. Es duro mentalmente, superando las burlas en sus años de juventud sobre su coordinación. Está agradecido por las oportunidades, en lugar de compararse con los demás. Es resistente, encontrando algo positivo en la decepción.

Lo más probable es que la estancia de Robinson en la NBA sea breve, aunque yo no apostaría contra él. Pero las posibilidades de que tenga éxito en la vida son extremadamente altas. Eso es porque estas cualidades de carácter ayudarán a cualquiera a tener éxito en la vida, aunque no puedan garantizar que te conviertas en un famoso millonario.

Contrasta esto con lo que la teoría crítica de la raza -que el Distrito Escolar del Condado Clark adopta- enseña a los alumnos. Sostiene que Estados Unidos y sus instituciones son racistas hasta la médula. El color de la piel, y no las elecciones o el carácter, determina si uno es víctima o beneficiario de un privilegio inmerecido. Esto priva a las personas de su capacidad de acción. Independientemente de las elecciones que hagan las personas, no pueden escapar de la caja en la que están colocadas por sus características inmutables.

La CRT dice a los estudiantes blancos y asiáticos que sus logros son inmerecidos y vacíos, el resultado del “privilegio” y no de sus esfuerzos. Les dice a los estudiantes de las minorías que no pueden tener éxito, a menos que los blancos, que tienen el poder, destruyan el sistema amañado.

Esta visión del mundo fue un factor importante en la decisión del superintendente Jesús Jara de reducir las sanciones disciplinarias y destripar las políticas de calificación. Los resultados han sido desastrosos.

Este es un mensaje mejor: Sean cuales sean los obstáculos a los que te enfrentes, las decisiones que tomes son la variable más importante. Sé como Orlando Robinson y mejora la trayectoria de tu vida tomando buenas decisiones, no excusas.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Los latinos se están pintando de rojo

Una zambullida profunda en los datos de registro de votantes de Nevada ofrece más evidencia de que los hispanos se están inclinando hacia el Partido Republicano.

Los estados rojos superaron a los azules en recuperación del empleo

Recuperar finalmente todos los puestos de trabajo que Nevada perdió durante la pandemia y los cierres que la acompañaron no es algo de lo que valga la pena presumir. Estados rojos, como Arizona y Florida, lo consiguieron hace meses.