98°F
weather icon Clear

Ucranianos huyen de ciudades asediadas mientras las condiciones empeoran

LVIV, Ucrania.- El miércoles se reanudaron los esfuerzos para rescatar a los civiles de las condiciones cada vez más extremas en las ciudades ucranianas asediadas y bombardeadas. Los días de bombardeos han aislado en gran medida a los residentes de la ciudad sureña de Mariupol del mundo exterior y les han obligado a buscar comida y agua.

Mientras tanto, el sitio nuclear clausurado de Chernóbil quedó fuera de la red eléctrica el miércoles y se vio obligado a recurrir a generadores, una novedad preocupante que hizo saltar la alarma sobre la capacidad de la planta para mantener su combustible nuclear refrigerado de forma segura.

Las autoridades anunciaron otro alto el fuego para permitir la huida de los civiles de Mariupol, Sumy en el noreste, Enerhodar en el sur, Volnovakha en el sureste, Izyum en el este y varias ciudades de la región que rodea la capital, Kiev.

Los intentos anteriores de establecer corredores de evacuación seguros han fracasado en gran medida debido a los ataques de las fuerzas rusas, y había pocos detalles sobre el nuevo esfuerzo del miércoles. No estaba claro si alguien pudo salir de Mariupol, pero algunas personas empezaron a salir de los suburbios de Kiev, incluso mientras las sirenas de ataque aéreo sonaban repetidamente en la capital y se escuchaban explosiones en ella.

Mariupol, de la que espera huir casi la mitad de sus 430 mil habitantes, lleva días rodeada por las fuerzas rusas. Los cadáveres yacen en las calles y la gente irrumpe en las tiendas en busca de alimentos y derrite la nieve para obtener agua. Miles de personas se acurrucan en los sótanos, refugiándose de los proyectiles rusos que golpean este puerto estratégico en el mar de Azov.

“¿Por qué no llorar?”, reclamó la residente Goma Janna mientras lloraba a la luz de una lámpara de aceite bajo tierra, rodeada de mujeres y niños. “Quiero mi casa, quiero mi trabajo. Estoy muy triste por la gente y por la ciudad, por los niños”.

Se cree que miles de personas han muerto, tanto civiles como soldados, en dos semanas de combates desde que las fuerzas del presidente Vladimir Putin invadieron el país. La ONU calcula que más de dos millones de personas han huido del país, el mayor éxodo de refugiados en Europa desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Es probable que la crisis empeore a medida que las fuerzas rusas intensifiquen su bombardeo de las ciudades de todo el país en respuesta a una resistencia más fuerte de lo esperado por parte de las fuerzas ucranianas. Las pérdidas rusas han sido “muy superiores” a lo que esperaban Putin y sus generales, dijo el martes el director de la CIA, William Burns.

Una intensificación del empuje de las fuerzas rusas podría significar “unas próximas feas semanas”, le dijo Burns a un comité del Congreso, advirtiendo que era probable que Putin “triturara a los militares ucranianos sin tener en cuenta las bajas civiles”.

El Ministerio de Defensa británico declaró el miércoles que los combates continúan al noroeste de Kiev. Las ciudades de Kharkiv, Chernihiv, Sumy y Mariupol están siendo fuertemente bombardeadas y siguen rodeadas por las fuerzas rusas.

A las terribles condiciones humanitarias se sumó la preocupación por la seguridad de la central de Chernóbil, sitio del peor desastre nuclear del mundo. La agencia estatal de comunicaciones dijo que el apagón podría poner en riesgo los sistemas de refrigeración del material nuclear.

El operador de la red ucraniana, Ukrenerho, dijo que, según el regulador nuclear nacional, todas las instalaciones de Chernóbil están sin energía y que los generadores diesel tienen combustible para 48 horas. Sin energía no se pueden controlar los “parámetros de seguridad nuclear y radiológica”, dijo.

El sitio está bajo control de las tropas rusas desde la semana pasada.

Las fuerzas rusas están colocando equipos militares en granjas y en medio de edificios residenciales en la ciudad norteña de Chernihiv, dijo el Estado Mayor de Ucrania. En el sur, los rusos vestidos de civiles están avanzando sobre la ciudad de Mykolaiv, un centro de construcción naval en el Mar Negro de medio millón de habitantes, dijo.

El ejército ucraniano, mientras tanto, está reforzando las defensas en las ciudades del norte, el sur y el este, y las fuerzas alrededor de Kiev están “manteniendo la fila” contra la ofensiva rusa.

Esa resistencia es más dura de lo que muchos esperaban, y las naciones occidentales se apresuran ahora a reforzar sus fuerzas. El presidente ucraniano ha suplicado en repetidas ocasiones que se le proporcionen aviones de guerra para contrarrestar el importante poderío aéreo de Rusia, pero los países occidentales han discrepado sobre la mejor manera de hacerlo, en medio de la preocupación de que pueda aumentar el riesgo de que la guerra se extienda más allá de Ucrania.

Polonia ofreció a última hora del martes dar a Estados Unidos 28 aviones de combate MiG-29 para que los use Ucrania. Los funcionarios estadounidenses dijeron que esa propuesta era “insostenible”, pero que seguirían consultando con Polonia y otros aliados de la OTAN.

Además del apoyo material a Ucrania, los países occidentales han tratado de presionar a Rusia mediante una serie de sanciones punitivas. El martes, el presidente Joe Biden subió aún más la apuesta, diciendo que Estados Unidos prohibiría todas las importaciones de petróleo ruso, incluso si eso significaba un aumento de los precios para los estadounidenses.

Las exportaciones de energía han mantenido un flujo constante de dinero hacia Rusia a pesar de las severas restricciones que han aislado en gran medida su economía del mundo. McDonald’s, Starbucks, Coca-Cola, PepsiCo y General Electric anunciaron que suspenden temporalmente sus negocios en el país, lo que refuerza ese aislamiento.

Las medidas han hecho poco para atenuar el conflicto hasta ahora.

Una serie de alertas de ataques aéreos el miércoles por la mañana instaron a los residentes de la capital a acudir a los refugios antibombas ante el temor de la llegada de misiles. Los reporteros de Associated Press escucharon más tarde explosiones.

Tales alertas son comunes, aunque irregulares, y mantienen a la gente en vilo. Kiev ha estado relativamente tranquila en los últimos días, aunque la artillería rusa ha golpeado las afueras de la ciudad.

En esas afueras, policías y soldados ayudaron a los residentes ancianos a salir de sus casas el martes. La gente se amontonó bajo un puente destruido antes de cruzar un río sobre resbaladizas tablas de madera mientras intentaba escapar de Irpin, una ciudad de 60 mil habitantes que ha sido blanco de los bombardeos rusos.

El jefe de la administración regional de Kiev, Oleksiy Kuleba, dijo que la crisis para los civiles estaba creciendo en la capital, con la situación particularmente crítica en los suburbios de la ciudad.

“Rusia está creando artificialmente una crisis humanitaria en la región de Kiev, frustrando la evacuación de la población y continuando el bombardeo de pequeñas comunidades”, dijo.

En medio de los bombardeos, las autoridades han intentado en repetidas ocasiones evacuar a los civiles, pero muchos intentos se han visto frustrados por los bombardeos rusos.

Una de las evacuaciones pareció tener éxito el martes, cuando las autoridades ucranianas afirmaron que cinco mil civiles, entre ellos 1,700 estudiantes extranjeros, habían logrado escapar de Sumy, una asediada ciudad del noreste con un cuarto de millón de habitantes.

Ese corredor iba a reabrirse durante 12 horas el miércoles, y los autobuses que se tomaron la víspera para llevar a la gente al suroeste, a la ciudad de Poltava, volverían a recoger más refugiados, dijo el jefe de la administración regional, Dmytro Zhyvytskyy.

Se estaba dando prioridad a las mujeres embarazadas, las mujeres con niños, los ancianos y los discapacitados.

En el sur, las tropas rusas han avanzado profundamente a lo largo de la costa de Ucrania en un esfuerzo por establecer un puente terrestre hacia Crimea, que Moscú arrebató a Ucrania en 2014.

Eso ha dejado a Mariupol rodeada por las fuerzas rusas.

El martes, un intento de evacuar a los civiles y entregar alimentos, agua y medicinas que tanto se necesitan fracasó, y los funcionarios ucranianos dijeron que las fuerzas rusas dispararon contra el convoy antes de que llegara a la ciudad.

Natalia Mudrenko, una adulta mayor de la Misión de la ONU de Ucrania, le dijo al Consejo de Seguridad que la población de Mariupol “se ha tomado efectivamente como rehén” por el asedio. Su voz tembló de emoción al describir cómo una niña de seis años murió poco después de que su madre fuera asesinada por los bombardeos rusos. “Estuvo sola en los últimos momentos de su vida”, dijo.

Los robos se han generalizado en la ciudad mientras los asediados residentes buscan comida, ropa e incluso muebles. Algunos residentes se ven reducidos a recoger agua de los arroyos. Las autoridades dicen que planean empezar a cavar fosas comunes para los muertos.

Con la electricidad cortada, mucha gente depende de las radios de sus autos para informarse, captando las noticias de las emisoras que se emiten desde las zonas controladas por las fuerzas rusas o por los separatistas respaldados por Rusia.

Ludmila Amelkina, que caminaba por un callejón sembrado de escombros y paredes agujereadas por los disparos, dijo que la destrucción ha sido devastadora.

“No tenemos electricidad, no tenemos nada que comer, no tenemos medicinas. No tenemos nada”, dijo, mirando al cielo.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Interrogatorio e incertidumbre para los soldados que abandonan Mariupol

Rusia dijo el miércoles que casi mil soldados ucranianos de una gigantesca planta siderúrgica en Mariupol se han rendido, abandonando su tenaz defensa de un sitio que se convirtió en un símbolo de la resistencia de su país

Ucrania trabaja para sacar a los últimos combatientes de Mariupol

Cientos de combatientes ucranianos que defendían el último reducto de Mariupol fueron evacuados a zonas controladas por los separatistas respaldados por Rusia y los funcionarios trabajaron el martes para sacar al resto.

En Ucrania y a nivel internacional, el escenario se oscurece para Rusia

Europa presionó el lunes para agudizar y ampliar su respuesta a la invasión rusa de Ucrania, con Suecia dispuesta a seguir a Finlandia en la búsqueda de la adhesión a la OTAN y los funcionarios de la Unión Europea trabajando para rescatar las sanciones propuestas que apuntarían a las exportaciones de petróleo ruso que ayudan al Kremlin a financiar su guerra.

Rusia asume pérdidas en fallido cruce de río, según autoridades

Rusia perdió un número significativo de tropas e importantes equipos cuando las fuerzas ucranianas frustraron su intento de cruzar un río en el este, dijeron el viernes funcionarios británicos, otra señal de la lucha de Moscú por conseguir victorias decisivas y salvar una guerra que se les ha desviado.

Socorristas preparan camillas y juguetes para los evacuados de Mariupol

Trabajadores humanitarios prepararon el martes comida caliente, sillas de ruedas y juguetes para los civiles que se dirigen lentamente hacia una relativa seguridad desde los restos pulverizados de una planta siderúrgica en la ciudad de Mariupol, asediada durante meses por las fuerzas rusas.

Ucrania denuncia el ataque a Kiev en medio de un nuevo esfuerzo de rescate de Mariupol

El líder ucraniano acusó a Rusia de intentar humillar a las Naciones Unidas haciendo llover misiles sobre Kiev durante una visita del secretario general António Guterres, un ataque que hizo añicos la tímida vuelta a la normalidad de la capital mientras el foco de la guerra se desplazaba hacia el este.

Ucrania dice que la ofensiva rusa en el este cobra fuerza

Ucrania dijo el jueves que la ofensiva rusa en el este del país cobró impulso, y que varias ciudades fueron objeto de intensos ataques mientras las fuerzas de Moscú intentaban rodear a las tropas ucranianas.