83°F
weather icon Cloudy

Palestinos huyen del norte de Gaza después de que Israel ordenó la evacuación de un millón de personas

JERUSALÉN - Los palestinos huyeron en masa del norte de Gaza el viernes después de que el ejército israelí ordenara a cerca de un millón de personas que evacuaran hacia el sur del territorio asediado, antes de una esperada invasión terrestre contra el grupo militante Hamás, en el poder.

La ONU advirtió de que ordenar la huida en masa de casi la mitad de la población de Gaza sería calamitoso, y le pidió a Israel a dar marcha atrás en esta directiva sin precedentes. Mientras los ataques aéreos martilleaban el territorio a lo largo del día, familias en autos, camiones y carros tirados por burros repletos de mantas y pertenencias recorrían una de las principales carreteras de salida de la ciudad de Gaza.

La oficina de prensa de Hamás afirmó que los aviones de guerra alcanzaron a los autos que huían hacia el sur, matando a más de 70 personas, mientras que el ejército israelí afirmó que sus tropas habían realizado incursiones temporales en Gaza para combatir a los militantes. Israel dijo que sus soldados también buscaban rastros de unas 150 personas secuestradas en el brutal ataque sorpresa de Hamás hace casi una semana.

Hamás dijo a la población que hiciera caso omiso de la orden de evacuación, y las familias de Gaza se enfrentaron a lo que temían era una decisión sin salida: marcharse o quedarse, sin terreno seguro en ninguna parte. El personal de los hospitales dijo que no podía abandonar a los pacientes.

Los incesantes ataques israelíes de la última semana han arrasado grandes franjas de vecindarios, magnificando el sufrimiento de Gaza, que también se ha visto aislada de alimentos, agua y suministros médicos, y sometida a un apagón prácticamente total.

“Olvídate de la comida, olvídate de la electricidad, olvídate del combustible. Solo nos preocupa si sobreviviremos, si viviremos”, dijo Nebal Farsakh, portavoz de la Media Luna Roja Palestina en la ciudad de Gaza, mientras rompía en sollozos.

En esta semana de guerra, el Ministerio de Salud de Gaza informó el viernes de que unas 1,800 personas han muerto en el territorio, más de la mitad de ellas menores de 18 años o mujeres. El asalto de Hamás del sábado pasado mató a más de 1,300 israelíes, la mayoría civiles, y unos 1,500 militantes de Hamás murieron durante los combates, según el gobierno israelí.

LAS TROPAS ISRAELÍES HACEN UNA INCURSIÓN EN GAZA

La incursión israelí fue la primera noticia de la entrada de tropas en Gaza desde que Israel lanzó su bombardeo ininterrumpido en represalia por el ataque de Hamás, en el que combatientes militantes masacraron a cientos de personas en el sur de Israel y se llevaron a unas 150 personas a Gaza como rehenes.

Un portavoz militar declaró que, después de que las tropas terrestres israelíes realizaran sus incursiones en Gaza el viernes, se retiraron. Los movimientos no parecían ser el comienzo de una esperada invasión terrestre.

La orden de evacuación se interpretó como una nueva señal de una esperada ofensiva terrestre israelí, aunque no se ha anunciado tal decisión. Israel ha estado concentrando tropas a lo largo de la frontera de Gaza. Un asalto a la densamente poblada y empobrecida Gaza provocaría probablemente aún más bajas en ambos bandos en brutales combates casa por casa.

“Destruiremos a Hamás”, prometió el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu en un discurso el viernes por la noche, añadiendo: “Esto es solo el principio”.

Hamás dijo que los ataques aéreos de Israel mataron a 13 de los rehenes en el último día. Dijo que entre los muertos había extranjeros, pero no facilitó sus nacionalidades. El portavoz militar israelí, contralmirante Daniel Hagari, negó la afirmación.

En Israel, la opinión pública sigue conmocionada por el alcance y la brutalidad de los ataques de Hamás durante el fin de semana. El público está abrumadoramente a favor de la ofensiva militar, y las cadenas de televisión israelíes han puesto en marcha emisiones especiales con lemas como “juntos venceremos” y “fuertes juntos”. Sus reportajes se centran sobre todo en las secuelas del ataque de Hamás, en historias de heroísmo y unidad nacional, y apenas mencionan la crisis que se desarrolla en Gaza.

ISRAEL PIDE LA EVACUACIÓN MASIVA DE CIVILES DE GAZA

Según la ONU, el llamamiento del ejército israelí para que los civiles del norte de Gaza se desplacen al sur afecta a 1.1 millones de personas. Si se lleva a cabo, significaría que toda la población del territorio se agolparía en aproximadamente la mitad sur de la franja de 40 kilómetros (25 millas) de largo.

Israel dijo que necesitaba atacar la infraestructura militar de Hamás, gran parte de la cual está enterrada a gran profundidad. Un portavoz, Jonathan Conricus, declaró que el ejército haría “grandes esfuerzos para evitar daños a la población civil” y que se permitiría a los residentes regresar cuando terminara la guerra.

Israel acusa desde hace tiempo a Hamás de usar a los palestinos como escudos humanos. El ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, dijo que Israel quería separar a los militantes de Hamás de la población civil.

“Así que los que quieran salvar su vida, por favor, que se vayan al sur”, dijo en una rueda de prensa con el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin.

El portavoz de la ONU, Stéphane Dujarric, dijo que sería imposible organizar tal evacuación sin “consecuencias humanitarias devastadoras”. Llamó a Israel a rescindir cualquier orden de este tipo.

LOS PALESTINOS DE GAZA SE DEBATEN SOBRE A DÓNDE IR

La oficina de medios de comunicación de Hamás dijo que los ataques aéreos alcanzaron a automóviles en tres lugares cuando se dirigían al sur de la ciudad de Gaza, matando a 70 personas. El ejército israelí no hizo comentarios inmediatos sobre el ataque.

Dos testigos informaron de un ataque contra autos que huían cerca de la ciudad de Deir el-Balah, al sur de la zona de evacuación y en el área a la que Israel dijo a la gente que huyera. Fayza Hamoudi dijo que ella y su familia se dirigían desde su casa en el norte cuando el ataque alcanzó a cierta distancia en la carretera y dos vehículos estallaron en llamas. Un testigo que circulaba en otro auto por la carretera relató algo similar.

“¿Por qué debemos confiar en que intentan mantenernos a salvo?”. dijo Hamoudi, con la voz entrecortada. “Están enfermos”.

Hamás llamó a la orden de evacuación “guerra psicológica” destinada a romper la solidaridad de los palestinos y le pidió a la gente a quedarse. Pero no hubo señales de que impidiera la huida.

Khaled Abu Sultan, residente en la ciudad de Gaza, al principio no creía que la orden de evacuación fuera real, y ahora no está seguro de evacuar a su familia al sur. “No sabemos si hay zonas seguras allí”, dijo. “No sabemos nada”.

Muchos expresaron su preocupación por no poder regresar o ser desplazados gradualmente a la península egipcia del Sinaí.

Más de la mitad de los palestinos de Gaza son descendientes de refugiados de la guerra de 1948 que rodeó la creación de Israel, cuando cientos de miles huyeron o fueron expulsados de lo que hoy es Israel. Para muchos, la orden de evacuación masiva desenterró el temor a una segunda expulsión. Al menos 423 mil personas -casi uno de cada cinco habitantes de Gaza- ya se han visto obligadas a abandonar sus hogares por los ataques aéreos israelíes, según informó el jueves la ONU.

“¿Dónde está la sensación de seguridad en Gaza? ¿Es esto lo que nos ofrece Hamás?”, dijo un residente, Tarek Mraish, de pie junto a una avenida mientras pasaban vehículos. “¿Qué nos ha hecho Hamás? Nos ha traído la catástrofe”, dijo, usando la misma palabra árabe “nakba” usada para el desplazamiento de 1948.

LOS HOSPITALES LUCHAN CON LOS PACIENTES

El Ministerio de Salud de Gaza dijo que era imposible evacuar a los numerosos heridos de los hospitales, que ya tienen problemas con el elevado número de muertos y heridos. “No podemos evacuar los hospitales y dejar morir a los heridos y enfermos”, declaró el portavoz Ashraf al-Qidra.

Farsakh, de la Media Luna Roja Palestina, dijo que algunos médicos se negaban a marcharse y abandonar a los pacientes y que, en su lugar, llamaban a sus colegas para despedirse.

“Tenemos heridos, tenemos ancianos, tenemos niños que están en los hospitales”, dijo.

La agencia de la ONU para los refugiados palestinos, conocida como UNRWA, dijo que no evacuaría sus escuelas, donde se han refugiado cientos de miles de personas. Pero trasladó su sede al sur de Gaza, según la portavoz Juliette Touma.

“La escala y velocidad de la crisis humanitaria es escalofriante. Gaza se está convirtiendo rápidamente en un infierno y está al borde del colapso”, dijo Philippe Lazzarini, comisionado general de la UNRWA.

Presionado por los reporteros sobre si el ejército protegería hospitales, refugios de la ONU y otros emplazamientos civiles, Hagari, portavoz militar israelí, advirtió: “Es una zona de guerra”.

LO ÚLTIMO
La violencia empaña el último día de campaña electoral en México

México celebró el último día de campaña antes de las elecciones nacionales del domingo, pero los mítines de cierre se vieron ensombrecidos por los ataques a los candidatos y la persistente alta tasa de homicidios del país.