109°F
weather icon Partly Cloudy

La donación de un mdd de los Raiders a la UNLV se considera transformadora

Los Raiders les dieron a los atletas de UNLV un millón de razones para sonreír el martes.

Los Silver and Black donaron un millón de dólares para mostrar su apoyo al programa de fútbol americano de la universidad. La escuela mostró su agradecimiento nombrando a una sala del Fertitta Football Complex la Sala del Equipo Al Davis, en honor al fallecido dueño de los Raiders.

“No se puede decir que no es por el dinero, es un regalo extremadamente generoso”, dijo el presidente de la UNLV, Keith Whitfield. “Más que nada demuestra el compromiso de los Raiders con la comunidad. Formamos parte de la comunidad. La UNLV es su universidad. Es la universidad de la comunidad. Esta es solo otra forma en que los Raiders se conectan con la comunidad”.

El dueño de los Raiders, Mark Davis, señaló que la UNLV fue uno de los primeros lugares que visitó cuando la organización comenzó a investigar la zona para su traslado. Los dos equipos son ahora “compañeros de piso”, como los llamó Davis, en el Allegiant Stadium,

Y desde que se construyó el Fertitta Football Complex, de casi 35 millones de dólares, el dueño de los Raiders no le ha quitado el ojo de encima.

“Cuando los Fertitta construyeron estas instalaciones nos quedamos intrigados y también quisimos formar parte de ellas”, dijo Davis. “Al final nos decidimos por ponerle el nombre de mi padre a la sala del equipo, porque sentí que tener a todo el equipo involucrado en lugar de a un departamento u otro era el camino a seguir”.

El director atlético de la UNLV, Erick Harper, no identificó iniciativas específicas en las que se gastaría el millón de dólares, pero dijo que el dinero se usaría para “mejorar la experiencia de los estudiantes-atletas en las formas que son más importantes para ellos”.

Con el nombre del padre de Davis añadido por encima de UNLV en la sala y en las señales fuera de las puertas, Davis espera que algunos de los lemas de su padre suenen verdaderos con los estudiantes-atletas que utilizarán el espacio de reunión del equipo.

“Lo que quiero que esto represente, lo que quiero que la gente, los hombres y mujeres jóvenes que entren en esta sala entiendan es que mi padre tenía muchos lemas, pero algunos de ellos eran orgullo y firmeza”, dijo Davis. “Quiero que entiendan que están orgullosos de la organización que representan, que es la UNLV. Pero también dentro y fuera del campo. La firmeza, cuando las cosas no van bien, quedarse y hacer que sucedan.

“Espero que esto marque la diferencia en la vida de estas personas y lo último que él diría es que la grandeza de los Raiders está en su futuro y hoy quiero decir que la grandeza de la UNLV está en su futuro, dentro y fuera del campo”.

El entrenador de fútbol americano de la UNLV, Barry Odom, dijo que creció siendo fan de los Raiders, por lo que tener una fuerte relación entre ambas partes es aún más especial para él a nivel personal. La oportunidad que el regalo le brindará a él y a su equipo es algo que también espera con impaciencia.

“El impacto que este regalo puede tener en nuestros estudiantes-atletas puede observarse y verse, desde mi punto de vista, como un cambio positivo en la vida de los jóvenes”, dijo Odom. “Establecer realmente algo de lo que todos estemos orgullosos. A su vez, cómo funciona junto con la conexión de la ciudad, los Raiders, nosotros y juntos vamos a hacer de Las Vegas un lugar mejor”.

LO ÚLTIMO