63°F
weather icon Clear

Un muerto y entre 10 y 15 heridos tras desfile del Super Bowl de los Chiefs

KANSAS CITY - Un tiroteo al final del desfile del Super Bowl de los Kansas City Chiefs mató a una persona y dejó entre 10 y 15 heridos el miércoles, al tiempo que hizo correr a los aterrorizados fans en busca de refugio.

La jefa de la Policía de Kansas City, Stacey Graves, dijo que no tenía un número exacto de heridos una hora después del suceso, pero que dos sospechosos estaban bajo custodia.

El tiroteo tuvo lugar en el lado oeste de la estación ferroviaria de Kansas City al finalizar el desfile.

La policía de Kansas City dijo en X que se habían instalado “puestos de reunificación de niños” en la entrada principal de Union Station y en 2301 Main St. “Todavía tenemos varios que necesitan reunificación”, decía el tuit. La policía también pidió a los testigos del tiroteo que se dirigieran a una esquina cercana a Union Station.

Las zonas que se habían llenado de gente quedaron vacías tras el tiroteo, con policías y bomberos de pie y hablando detrás de una zona restringida por cinta amarilla.

Los jugadores atravesaron la multitud en autobuses de dos pisos, con DJ y bateristas anunciando su llegada. Multitudes se alinearon a lo largo de la ruta, con fans subidos a árboles y postes de la calle, o de pie en los tejados para tener una mejor vista. El dueño, Clark Hunt, iba en uno de esos autobuses con el trofeo Lombardi en la mano. La exestrella de “Modern Family” Eric Stonestreet formaba parte de la multitud.

“Estamos apilando trofeos”, dijo el linebacker Drue Tranquill mientras tomaba el micrófono de un reportero durante los festejos del miércoles para celebrar la victoria de los Chiefs por 25-22 en tiempo extra sobre los San Francisco 49ers.

“Los mejores fans del mundo”, exclamó el wide receiver Mecole Hardman, quien atrapó el pase de touchdown ganador, mientras caminaba por la ruta, con los jugadores firmando camisetas y la cabeza de al menos una persona.

“Nunca paren”, añadió el running back Isiah Pacheco desde la ruta.

No se ve a Swift

La clave en la mente de muchos fans es si la superestrella del pop Taylor Swift se uniría a su novio Travis Kelce para el desfile y los discursos de victoria. Swift no ha hecho comentarios. La cantante tiene un concierto en Melbourne, Australia, el viernes por la noche, el primero de los tres programados dentro de su gira Eras Tour.

No se la pudo ver al principio del desfile. En su lugar, Kelce estuvo acompañado por su madre, Donna Kelce, la superestrella de las madres de la NFL (su hijo mayor, Jason Kelce, es centro de los Philadelphia Eagles).

Las temperaturas inusualmente cálidas, en el rango de los 60 ºF (entre 15 ºC y 20 ºC), hicieron que los jugadores se despojaran de sus camisetas. El tiempo también contribuyó a generar una afluencia de público que, según las autoridades municipales, pudiera superar el millón de personas.

“El año pasado me lo perdí. Me dije: ‘Este año no me lo pierdo’”, dijo Charles Smith Sr., un antiguo fan que voló desde su casa de Sicklerville, Nueva Jersey, para asistir al desfile.

Conocido por sus amigos como Kansas City Smitty, este hombre de 52 años se hizo fan de los Chiefs por primera vez cuando Christian Okoye jugaba de fullback en el equipo a finales de los años 80.

“Tengo una historia con este equipo”, dijo, y añadió que salió corriendo de su casa con una bandera gigante, gritando “Kansas City”, cuando los Chiefs consiguieron la victoria en el tiempo extra.

La ciudad y el equipo aportaron cada uno alrededor de un millón de dólares para el evento conmemorativo de Kelce, Patrick Mahomes y los Chiefs, que se convirtieron en el primer equipo desde Tom Brady y los New England Patriots hace dos décadas en defender su título.

Algunos fans acamparon durante la noche y otros empezaron a apostarse antes del amanecer para conseguir los mejores sitios para ver el desfile. Bailey McDermott, de 17 años, y Gracie Gilby, de 16, de Lebanon, Missouri, se levantaron a las 3 a.m. para hacer el viaje de tres horas hasta el desfile. Hicieron una fiesta para ver el partido y lanzaron confeti cuando ganaron los Chiefs.

“Aluciné un poco al final”, dijo Gilby, que llevaba una camiseta de lentejuelas de los Chiefs con el número 87 de Kelce. McDermott también llevaba una camiseta de lentejuelas con el número 15 de Mahomes.

Clases canceladas

Muchos de los distritos escolares más grandes de la zona cancelaron las clases, y los negocios a lo largo del recorrido del desfile están convirtiendo el día en una fiesta de observación para sus trabajadores. Al menos 600 agentes de policía de Kansas City estarán apostados a lo largo de la ruta de 2 millas (3.22 kilómetros), dijo el jefe de policía Stacey Graves.

Había adolescentes y niños por todas partes, algunos lanzando balones, otros viendo las repeticiones de los mejores momentos del partido en pantallas gigantes de televisión.

Entre ellos estaban Elysseah Buford y su amigo, Devaun Burns, quienes vieron el partido mientras tomaban pedidos en McDonald’s. “Estamos perdiendo. Estamos perdiendo”, recordó haber dicho Buford. Pero Burns la regañó, incluso cuando un gerente declaró que el partido era una causa perdida: “Le dije: ‘No lo digas. Créetelo’”.

Los estudiantes de último año de preparatoria y 18 años de edad de Raymore se unieron a los festejos con otra amiga, Mekiyzeion Williams, de 17 años, que se atrevió a preguntar qué hubiera pasado si Hardman fallara la captura del TD. “Cállate”, respondió Burns.

Tras décadas sin ganar un campeonato, la ciudad está adquiriendo experiencia con los desfiles de la victoria. Hace cinco temporadas, los Chiefs derrotaron a los 49ers y se proclamaron campeones del Super Bowl por primera vez en 50 años. Eso siguió a la victoria de los Kansas City Royals en la Serie Mundial de 2015, el primer campeonato de béisbol de la ciudad en 30 años. Ese año, los fans abandonaron sus autos a un lado de la autopista para poder caminar hasta la celebración.

Luego, el año pasado, los Chiefs derrotaron a los Philadelphia Eagles por 38-35 y proféticamente juraron que volverían por más.

Uno de los grandes cambios de este año es que el desfile comenzó una hora antes, a las 11 a.m., para que la multitud se disipe antes de que llegue el público de las cenas de San Valentín.

Tras la limpieza masiva, el equipo se prepara para volver a intentarlo.

“Nunca pasa de moda”, publicó el alcalde de Kansas City, Quinton Lucas, en X, antes conocido como Twitter, antes de unirse a la celebración.

LO ÚLTIMO
El Departamento de Justicia demanda a Apple por los smartphones

La demanda alega que Apple tiene poder de monopolio en el mercado de los teléfonos inteligentes y usa su control sobre el iPhone para “llevar a cabo una conducta amplia, sostenida e ilegal”.