71°F
weather icon Clear

Se agregaron 353,000 empleos en enero en una nueva señal de la fortaleza económica de EE.UU.

WASHINGTON – Los empleadores del país lograron un sorprendente aumento de contrataciones a partir de 2024, agregando 353,000 puestos de trabajo en enero en lo que es la última señal de la continua capacidad de la economía para hacer caso omiso de las tasas de interés más altas en dos décadas.

El informe del Departamento de Trabajo mostró que el aumento de empleos del mes pasado superó los 333,000 que se agregaron en diciembre, una cifra que a su vez fue revisada marcadamente a la alza. La tasa de desempleo se mantuvo en el 3.7%, justo por encima del mínimo de medio siglo.

Las últimas ganancias superaron con creces las expectativas y mostraron la voluntad de los empleadores de seguir contratando para satisfacer el gasto constante de los consumidores. Se produce cuando la intensificación de la campaña presidencial gira en gran medida en torno a las opiniones sobre la gestión económica del presidente Joe Biden.

Las encuestas públicas muestran una insatisfacción generalizada en gran medida porque, aunque la inflación se ha desacelerado drásticamente, la mayoría de los precios siguen muy por encima de los niveles prepandémicos. Sin embargo, algunas encuestas recientes muestran que la aprobación pública está mejorando gradualmente.

Esta semana, la Reserva Federal tomó nota de la durabilidad de la economía y su presidente Jerome Powell dijo que “la economía está funcionando bien, el mercado laboral sigue siendo fuerte”. La Reserva Federal dejó en claro que, si bien se acerca al tan esperado cambio hacia la reducción de las tasas de interés, no tiene prisa por hacerlo.

Para combatir la inflación, la Reserva Federal aumentó su tasa de referencia 11 veces a partir de marzo de 2022. Se esperaba ampliamente que los mayores costos de endeudamiento aumentaran el desempleo y probablemente causaran una recesión.

Sin embargo, la economía ha logrado producir suficiente crecimiento del empleo para evitar una recesión sin acelerar las presiones inflacionarias; la inflación se enfrió a lo largo de 2023, lo que hizo más probable que la Reserva Federal lograra un “aterrizaje suave”: controlar la inflación sin descarrilar la economía.

Una serie de anuncios de despidos de alto perfil, de empresas como UPS, Google y Amazon, han generado algunas preocupaciones sobre si podrían presagiar el inicio de una ola de recortes de empleos; sin embargo, comparados con la vasta fuerza laboral del país, los recientes despidos no han sido lo suficientemente significativos como para hacer mella en el mercado laboral en general.

Históricamente hablando, los despidos siguen siendo relativamente bajos, la contratación sigue siendo sólida y la tasa de desempleo sigue siendo consistente con una economía saludable.

Los consumidores en su conjunto han demostrado ser más resistentes de lo esperado ante las subidas de tipos de la Reserva Federal. Después de haber acumulado ahorros durante la pandemia, la mayoría estaba dispuesta a gastarlos cuando la economía se reabriera; y una ola de jubilaciones anticipadas, algunas de ellas relacionadas con COVID-19, limitó el número de personas disponibles para trabajar y contribuyó a un mercado laboral ajustado.

La mejora gradual de la confianza pública ha surgido en una serie de encuestas recientes. Una medida de la confianza del consumidor realizada por la Universidad de Michigan ha aumentado en los últimos dos meses, el mayor salto desde 1991.

Una encuesta realizada por el Banco de la Reserva Federal de Nueva York encontró que las expectativas de inflación de los estadounidenses han alcanzado su punto más bajo en casi tres años. Una nueva encuesta de The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research encontró que el 35% de los adultos estadounidenses considera que la economía nacional es buena, comparando al 30% que lo dijo a fines del año pasado.

El ritmo al que los estadounidenses abandonan sus empleos, considerado un predictor confiable de las tendencias salariales, se ha desacelerado a niveles prepandémicos. Eso sugiere que los trabajadores se han vuelto algo menos confiados en encontrar un trabajo mejor en otro lugar.

Como resultado, es menos probable que los empleadores sientan presión para aumentar los salarios para mantenerlos y aumentar sus precios para compensar sus mayores costos laborales. Ese ciclo puede perpetuar la inflación.

LO ÚLTIMO