63°F
weather icon Clear

‘Los trabajadores nos observan’: 13 mil miembros de UAW se declaran en huelga de fabricantes de automóviles

DETROIT - Alrededor de 13 mil trabajadores de la industria automotriz de Estados Unidos dejaron de fabricar vehículos y se declararon en huelga el viernes después de que sus líderes no pudieron reducir la enorme brecha existente entre las demandas sindicales en las negociaciones contractuales y lo que los tres fabricantes de automóviles de Detroit están dispuestos a pagar.

Miembros del sindicato United Auto Workers (UAW) iniciaron manifestaciones en una planta de montaje de General Motors en Wentzville, Misuri en una fábrica de Ford en Wayne, Michigan, cerca de Detroit, y en una planta de Jeep de Stellantis en Toledo, Ohio.

Era la primera vez en los 88 años de historia del sindicato que este abandonaba las tres empresas simultáneamente, ya que los contratos de cuatro años con las empresas expiraban a las 11:59 p.m. del jueves.

Las huelgas marcarán probablemente el futuro del sindicato y de la industria automovilística estadounidense en un momento en que los trabajadores de Estados Unidos están mostrando su poderío y las empresas se enfrentan a una transición histórica de la fabricación de automóviles de combustión interna a la de vehículos eléctricos.

Si duran mucho tiempo, los concesionarios podrían quedarse sin vehículos y los precios podrían aumentar. El paro podría incluso ser un factor en las elecciones presidenciales del próximo año, al poner a prueba la orgullosa afirmación de Joe Biden de ser el presidente más favorable a los sindicatos de la historia de Estados Unidos.

“Los trabajadores de todo el mundo están observando esto”, dijo Liz Shuler, presidenta de la AFL-CIO, una federación de 60 sindicatos con 12.5 millones de afiliados.

Nuevas tácticas

La huelga es muy diferente a las de anteriores negociaciones de la UAW. En lugar de ir a por una empresa, el sindicato, dirigido por su nuevo y combativo presidente, Shawn Fain, va a por las tres. Sin embargo, no todos los 146 mil miembros de la UAW que trabajan en las plantas de las empresas están en las líneas de manifestantes, al menos por el momento.

En su lugar, la UAW se centró en un puñado de fábricas para presionar a los negociadores de las empresas para que subieran sus ofertas, que eran muy inferiores a las demandas sindicales de aumentos salariales del 36 por ciento en cuatro años. GM y Ford ofrecieron un 20 por ciento y Stellantis, antes Fiat Chrysler, un 17.5 por ciento.

Fuera de la planta de Ford en los suburbios de Detroit, la trabajadora Britney Johnson, de 35 años, que lleva trabajando para la empresa unos tres años y medio y aún no ha alcanzado el salario máximo del sindicato, dijo que le gustaría un salario más alto, la devolución de las pensiones y aumentos por el costo de la vida. “Me gusta el trabajo. Solo que nos merecemos más”, dijo.

Entre los cerca de 400 trabajadores de la manifestación de Michigan se encontraba Adelisa LeBron, de 37 años, que trabaja en la línea de motores. Lleva allí tres años y gana 24 dólares por hora como empleada de nivel inferior, dijo.

“La huelga me tiene nerviosa”, dijo LeBron. “Soy madre soltera de tres adolescentes. Es importante. Con lo que gano, tengo que trabajar a tiempo parcial para llegar a fin de mes”.

Las huelgas limitadas ayudarán a preservar el fondo de huelga de 825 millones de dólares del sindicato, que se agotaría en unas 11 semanas si todos los trabajadores se retiraran. Pero Fain dijo que podrían sumarse más plantas si las empresas no hacen mejores ofertas.

Incluso Fain ha llamado atrevidas a las demandas del sindicato, pero sostiene que los fabricantes de automóviles están ganando miles de millones y pueden permitírselos. Se burló de las declaraciones de la empresa de que los costosos acuerdos les obligarían a subir los precios de los vehículos, afirmando que la mano de obra solo representa entre el cuatro y el cinco por ciento de los costos de los vehículos.

“Podrían duplicar nuestros aumentos y no subir los precios de los autos, y seguirían obteniendo millones de dólares de beneficios”, dijo Fain. “Nosotros no somos el problema. La avaricia corporativa es el problema”.

Detalles del contrato

Las huelgas culminaron un día en el que ambas partes se quejaron de que la otra no se había movido lo suficiente de sus posiciones iniciales.

Además de los aumentos salariales generales, el sindicato reclama el restablecimiento de los aumentos salariales por el costo de la vida, el fin de los distintos niveles salariales en los trabajos de fábrica, una semana de 32 horas con 40 horas de paga, el restablecimiento de las pensiones tradicionales de prestación definida para los nuevos contratados, que ahora solo reciben planes de jubilación del tipo 401(k), aumentos de las pensiones para los jubilados y otras cuestiones.

A partir de 2007, los trabajadores renunciaron a los aumentos por el costo de la vida y a las pensiones de prestación definida para los nuevos contratados. Los niveles salariales se crearon cuando la UAW intentó ayudar a las empresas a evitar problemas financieros antes y durante la Gran Recesión. Aun así, solo Ford evitó la protección por quiebra financiada por el gobierno.

Muchos afirman que ha llegado el momento de recuperar las concesiones porque las empresas están obteniendo enormes beneficios y los directores ejecutivos ganan millones. También quieren asegurarse de que el sindicato represente a los trabajadores de las fábricas de baterías para vehículos eléctricos que las empresas están construyendo para que los trabajadores tengan trabajo en la fabricación de los vehículos del futuro.

Los trabajadores de las fábricas de ensamblaje ganan unos 32 dólares por hora, además de importantes cheques anuales de reparto de beneficios. Ford dijo que el promedio de salario anual, incluyendo horas extra y bonificaciones, fue de 78 mil dólares el año pasado.

La planta de Ford que está en huelga emplea a unos 3,300 trabajadores, y fabrica los SUV Bronco y las camionetas de tamaño medio Ranger. El complejo Jeep de Toledo tiene unos 5,800 trabajadores y fabrica el SUV Jeep Wrangler y la camioneta Gladiator. La planta de GM en Wentzville tiene unos 3,600 trabajadores y fabrica las camionetas GMC Canyon y Chevrolet Colorado, así como las vans GMC Savana y Chevrolet Express.

El sindicato no fue por los pesos pesados de las empresas, que son las camionetas de gran tamaño y los grandes SUV, y se centró más en las plantas que fabrican vehículos con menores márgenes de beneficio, dijo Marick Masters, profesor de negocios de la Universidad Estatal Wayne de Detroit.

“Quieren dar a las empresas algo de espacio sin ponerlas contra la pared”, dijo Masters. “No las están arrinconando. Si pones a un animal en una esquina, es peligroso”.

Industria cambiante

Los fabricantes de automóviles dicen que se enfrentan a exigencias sin precedentes a medida que desarrollan y construyen nuevos vehículos eléctricos y, al mismo tiempo, fabrican autos, SUV y camiones a gasolina para pagar las cuentas. Les preocupa que los costos laborales aumenten tanto que tengan que vender sus autos a precios superiores a los de los fabricantes extranjeros con fábricas en Estados Unidos.

La directora ejecutiva de GM, Mary Barra, les dijo a los trabajadores en una carta el jueves que la compañía está ofreciendo aumentos salariales históricos y nuevos compromisos de vehículos en las fábricas de Estados Unidos. La oferta de GM, escribió, “aborda lo que nos dijeron que es lo más importante para ustedes, a pesar de la acalorada retórica de los dirigentes de la UAW”.

El jueves, en la CNBC, Farley, director ejecutivo de Ford, afirmó que, si Ford hubiera accedido a las demandas del sindicato, habría perdido 15 mil millones de dólares durante la última década y habría quedado en bancarrota.

Según la estrategia de la UAW, los trabajadores que se declaren en huelga vivirán con los 500 dólares semanales que les pagará el sindicato, mientras que los demás seguirán trabajando con su salario íntegro. Es improbable que las empresas echen a los trabajadores restantes de sus fábricas porque quieren seguir fabricando vehículos.

Es difícil decir cuánto tiempo tardarán las huelgas en reducir los inventarios de los concesionarios y empezar a perjudicar las filas de resultados de las empresas.

Jeff Schuster, responsable de automoción de la empresa de investigación Global Data, afirma que Stellantis es la que tiene más existencias y podría aguantar más tiempo. La empresa tiene suficientes vehículos en los concesionarios o de camino a ellos para 75 días. Ford dispone de 62 días y GM de 51.

Aun así, Schuster predijo que las huelgas podrían durar más que los paros laborales anteriores, como una huelga de 40 días contra GM en 2019.

“Esta vez se siente como que hay mucho más en riesgo para ambas partes”, dijo.

LO ÚLTIMO
El Departamento de Justicia demanda a Apple por los smartphones

La demanda alega que Apple tiene poder de monopolio en el mercado de los teléfonos inteligentes y usa su control sobre el iPhone para “llevar a cabo una conducta amplia, sostenida e ilegal”.