95°F
weather icon Clear

La Reserva Federal mantiene sin cambios las tasas de interés, pero ¿podrían volver a subir pronto?

Actualizado September 21, 2023 - 1:47 pm

WASHINGTON - La Reserva Federal mantuvo su tasa de interés clave sin cambios el miércoles por segunda vez en sus últimas tres reuniones - una señal de que está moderando su lucha contra la inflación ya que las presiones sobre los precios han disminuido.

Pero los funcionarios de la Reserva Federal también señalaron que esperan subir las tasas una vez más este año.

La inflación al consumo ha bajado de un máximo interanual del 9.1 por ciento en junio de 2022 al 3.7 por ciento. Aun así, sigue estando muy por encima del objetivo del dos por ciento de la Reserva Federal. La más reciente decisión de la Reserva Federal dejó su tasa de referencia en alrededor del 5.4 por ciento, resultado de los 11 aumentos de tasas que desencadenó a partir de marzo de 2022.

Los aumentos de la Reserva Federal han elevado significativamente los costos de los préstamos al consumo y a las empresas. Al afinar sus políticas de tasas, el banco central intenta guiar la economía hacia un complicado “aterrizaje suave” de enfriamiento de la inflación sin desencadenar una profunda recesión.

Las decisiones adoptadas el miércoles por la Reserva Federal ponen de manifiesto que, aunque los responsables de la política monetaria se acercan a un máximo de su tasa de referencia, tienen la intención de mantenerla en su nivel máximo o cerca de él durante un periodo prolongado. Además de pronosticar otro aumento para finales de año, los funcionarios prevén ahora mantener las tasas altas hasta bien entrado 2024.

“El proceso de bajar la inflación de forma sostenible al dos por ciento tiene un largo camino por recorrer”, dijo el presidente Jerome Powell en una conferencia de prensa. “Hemos visto progresos, y nos alegramos de ello, pero necesitamos ver más progresos”.

Al mismo tiempo, dijo Powell, la Reserva Federal se está acercando al final de su ciclo de aumentos de tasas, con pruebas de que el ritmo de aumento de los precios se está enfriando en gran parte de la economía.

“Estamos bastante cerca, creemos, de donde tenemos que llegar”, dijo.

“Estamos aprovechando el hecho de que en el pasado nos movimos con rapidez”, añadió, para gestionar las tasas”con un poco más de cuidado ahora, mientras encontramos el camino hacia el nivel adecuado de restricción que necesitamos para que la inflación vuelva al dos por ciento”.

Pronóstico para 2024

Los responsables de la Reserva Federal prevén recortar las tasas de interés solo dos veces el año próximo, una cifra inferior a los cuatro recortes que habían pronosticado en junio. Pronostican que su tasa de interés a corto plazo seguirá siendo del 5.1 por ciento a finales de 2024, más alto de lo que fue desde la Gran Recesión de 2008-2009 hasta mayo de este año.

La inclinación de los responsables políticos a mantener altas las tasas de interés durante un periodo prolongado sugiere que siguen pensando que la inflación podría no estar cayendo lo suficientemente rápido hacia su objetivo del dos por ciento. El mercado laboral y la economía han seguido resistiendo, desbaratando las expectativas de que la serie de aumentos de la Reserva Federal provocaría despidos generalizados y una recesión.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro subieron con fuerza el miércoles, después de que la Reserva Federal emitiera un comunicado tras su más reciente reunión de política monetaria y actualizara sus previsiones económicas. El rendimiento del bono del Tesoro a dos años, que suele seguir las expectativas de futuras medidas de la Reserva Federal, subió del 5.04 por ciento al 5.11 por ciento.

En sus nuevas proyecciones trimestrales, los responsables políticos estiman que la economía crecerá más deprisa este año y el próximo de lo que habían previsto anteriormente. Ahora prevén un crecimiento del 2.1 por ciento este año, frente al uno por ciento previsto en junio, y del 1.5 por ciento el año próximo, frente al 1.1 por ciento anterior.

La inflación subyacente, que excluye los volátiles precios de los alimentos y la energía y se considera un buen indicador de las tendencias futuras, se espera ahora que caiga al 3.7 por ciento a finales de año, mejor que el 3.9 por ciento pronosticado en junio. La inflación subyacente, según la medida preferida de la Reserva Federal, es ahora del 4.2 por ciento.

El enfoque del aumento de tasas que está adoptando ahora la Reserva Federal refleja la conciencia de que los riesgos para la economía de subir demasiado las tasas son cada vez mayores. Anteriormente, los funcionarios se habían centrado más en los riesgos de no hacer lo suficiente para frenar la inflación.

Al generar tasas de interés marcadamente más altas en toda la economía, la Reserva Federal ha tratado de frenar el endeudamiento -para casas, autos, renovaciones de viviendas, inversión empresarial y similares- para ayudar a aliviar el gasto, moderar el ritmo de crecimiento y frenar la inflación.

Aunque se han logrado claros avances en la lucha contra la inflación, los precios de la gasolina han vuelto a subir, alcanzando el martes un promedio nacional de 3.88 dólares por galón. Los precios del petróleo han subido más de un 12 por ciento solo en el último mes.

Y la economía sigue expandiéndose a un ritmo sólido, ya que los estadounidenses, animados por el crecimiento constante del empleo y los aumentos salariales, han seguido gastando. Ambas tendencias podrían mantener la inflación y las tasas de interés de la Reserva Federal lo suficientemente altas y durante el tiempo suficiente para debilitar el gasto de los hogares y las empresas y la economía en su conjunto.

¿Control de la inflación?

Aunque la inflación general ha disminuido, los costos de algunos servicios -desde el seguro de auto y las reparaciones de automóviles hasta los servicios veterinarios y las peluquerías- siguen subiendo más deprisa que antes de la pandemia. Con todo, los datos más recientes apuntan en la dirección deseada por la Reserva Federal: La inflación de junio y julio, excluidos los volátiles precios de los alimentos y la energía, registró sus dos valores mensuales más bajos en casi dos años.

Además, cada vez hay más indicios de que el mercado laboral no es tan robusto como antes, lo que ayuda a contener la inflación. El ritmo de contratación se ha moderado. El número de vacantes sin cubrir cayó bruscamente en junio y julio. Y el número de estadounidenses que han empezado a buscar trabajo se ha disparado. Esto ha equilibrado mejor la oferta y la demanda de mano de obra y ha aliviado la presión sobre los empresarios para que suban los salarios a fin de atraer y retener a los trabajadores, una tendencia que puede llevarlos a subir los precios para compensar el aumento de los costos laborales.

Aun así, el camino de vuelta a una inflación más baja se ha vuelto más desigual: En términos mensuales, los precios de consumo subieron un 0.6 por ciento en agosto, el mayor aumento en más de un año. En comparación con el año anterior, los precios subieron un 3.7 por ciento, el segundo aumento consecutivo.

Y algunos factores amenazan con reavivar la inflación, debilitar la economía o ambas cosas. El aumento del precio del petróleo, por ejemplo, está encareciendo la gasolina. De mantenerse esta tendencia, la inflación empeoraría y los consumidores tendrían menos dinero para gastar. Incluso la huelga, de momento limitada, del sindicato United Auto Workers contra los tres grandes fabricantes de automóviles de Estados Unidos podría acabar inflando aún más los precios de los vehículos.

La reunión de la Reserva Federal de esta semana se produce en un momento en que otros bancos centrales están subiendo las tasas en su mayoría para luchar contra la inflación. Los precios se dispararon después de que la pandemia obstaculizara las cadenas de suministro mundiales, provocando escasez y precios más altos. La inflación empeoró tras la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022, que disparó los precios del petróleo y otras materias primas.

LO ÚLTIMO