50°F
weather icon Mostly Clear

La FDA aprueba la segunda inyección de refuerzo de COVID para mayores de 50 años

Los organismos reguladores de Estados Unidos autorizaron el martes otro refuerzo de COVID-19 para las personas de 50 años o más, una medida para ofrecer protección adicional a los más vulnerables en caso de que el coronavirus resurja.

La decisión de la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) abre una cuarta dosis de las vacunas de Pfizer o Moderna a esas personas al menos cuatro meses después de su refuerzo anterior.

Hasta ahora, la FDA había autorizado la cuarta dosis solo para personas de 12 años o más que tuvieran el sistema inmunitario muy debilitado. La agencia dijo que este grupo especialmente frágil también puede recibir un refuerzo adicional, una quinta dosis.

La más reciente ampliación, independientemente de la salud de las personas, permite una inyección adicional a millones de estadounidenses, y la cuestión es si todos los que reúnen los requisitos deben salir corriendo a recibirla. Se espera que los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) revisen su decisión.

La medida llega en un momento de gran incertidumbre. Los casos de COVID-19 han descendido a niveles bajos tras el aumento invernal de la variante ómicron supercontagiosa. Dos dosis de la vacuna más un refuerzo siguen proporcionando una fuerte protección contra la enfermedad grave y la muerte, según los datos de los CDC.

Pero un hermano de ómicron está provocando un preocupante aumento de las infecciones en Europa -y se está extendiendo en Estados Unidos-, incluso mientras la vacunación se ha estancado. Aproximadamente dos tercios de los estadounidenses están totalmente vacunados, y la mitad de los que pueden recibir un primer refuerzo no lo han recibido.

Pfizer le pidió a la FDA que autorizara una cuarta vacuna para las personas de 65 años o más, mientras que Moderna solicitó otra dosis para todos los adultos “para dar flexibilidad” al gobierno para decidir quién realmente la necesita.

Las pruebas son limitadas para saber qué beneficio podría ofrecer otro refuerzo en este momento. La FDA tomó la decisión sin la aportación de su panel independiente de expertos que ha luchado por saber cuántos datos son necesarios para ampliar las vacunas.

“Podría haber una razón para rellenar un poco los depósitos” para las personas mayores y las que tienen otras condiciones de salud, dijo el inmunólogo de la Universidad de Pensilvania E. John Wherry, que no participó en la decisión del gobierno.

Pero aunque anima a los amigos y familiares mayores a seguir el consejo, Wherry, de 50 años, que está sano, vacunado y reforzado, no piensa ponerse una cuarta vacuna de inmediato. Como la protección contra las enfermedades graves sigue siendo fuerte, “voy a esperar hasta que parezca que hay necesidad”.

Ninguna de las vacunas contra el COVID-19 es tan fuerte contra el mutante ómicron como lo era contra las versiones anteriores del virus. Además, la protección contra las infecciones más leves disminuye naturalmente con el tiempo. Pero el sistema inmunológico construye múltiples capas de defensa y el tipo que previene la enfermedad grave y la muerte está resistiendo.

Durante la oleada de ómicron en Estados Unidos, dos dosis tuvieron una eficacia de casi el 80 por ciento contra la necesidad de un respirador o la muerte, y un refuerzo elevó esa protección al 94 por ciento, según informaron recientemente los CDC. La eficacia de la vacuna fue más baja -74 por ciento- en las personas inmunodeprimidas, la gran mayoría de las cuales no habían recibido una tercera dosis.

Las autoridades de salud de Estados Unidos también se fijaron en Israel, que durante la oleada de ómicron abrió una cuarta dosis a las personas de 60 años o más, al menos cuatro meses después de su última vacuna. Los datos preliminares publicados en internet la semana pasada sugieren algún beneficio: los investigadores israelíes contaron 92 muertes entre más de 328 mil personas que se pusieron la vacuna adicional, en comparación con 232 muertes entre 234 mil personas que omitieron la cuarta dosis.

Lo que no está nada claro es cuánto tiempo duraría cualquier beneficio adicional de otra dosis de refuerzo, y por lo tanto cuándo hay que ponérsela.

El “cuándo” es una parte realmente difícil. Lo ideal sería programar las dosis de refuerzo justo antes de los aumentos, pero no siempre sabemos cuándo va a pasar eso”, dijo el doctor William Moss, de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins.

Además, un intervalo más largo entre las vacunas ayuda al sistema inmunitario a montar una defensa más fuerte y de reacción cruzada.

“Si te pones una dosis de refuerzo demasiado cerca, no te hace ningún daño, simplemente no vas a obtener muchos beneficios de ella”, dijo Wherry.

La nueva ampliación de los refuerzos puede no ser la última: La semana que viene, el gobierno celebrará una reunión pública para debatir si todo el mundo necesita finalmente una cuarta dosis, posiblemente en otoño, de la vacuna original o una vacuna actualizada.

En cuanto a la actualización de las vacunas, se están llevando a cabo estudios en personas -de inyecciones dirigidas al ómicron solas o en combinación con la vacuna original-. Los Institutos Nacionales de la Salud probaron recientemente con monos y no encontraron “ninguna ventaja significativa” al usar un refuerzo dirigido solo al ómicron.

LO ÚLTIMO
El Departamento de Justicia demanda a Apple por los smartphones

La demanda alega que Apple tiene poder de monopolio en el mercado de los teléfonos inteligentes y usa su control sobre el iPhone para “llevar a cabo una conducta amplia, sostenida e ilegal”.