71°F
weather icon Clear

El sospechoso del tiroteo de Maine sigue en libertad; los residentes se refugian

LEWISTON, Maine - Las autoridades llevaron a cabo una búsqueda multiestatal en tierra y agua el jueves para un reservista del Ejército de Estados Unidos que dicen que mató a 18 personas e hirió a 13 en un tiroteo masivo en un boliche y un bar que envió a los clientes en pánico corriendo debajo de las mesas y detrás de los bolos y se apoderó de todo el estado de Maine en el miedo.

Escuelas, consultorios médicos y tiendas de comestibles cerraron y la gente se quedó detrás de la puerta cerrada en ciudades tan lejanas como 50 millas (80 kilómetros) de las escenas de los tiroteos de la noche del miércoles en Lewiston.

El presidente Joe Biden ordenó que todas las banderas de Estados Unidos ondearan a media asta mientras llovían las condolencias desde todo el país y desde casa, incluido el escritor Stephen King, natural de Maine, que lo llamó “locura”. Los atentados dejaron atónito a un estado de solo 1.3 millones de habitantes que tiene una de las tasas de homicidios más bajas del país: 29 asesinatos en todo 2022.

El sospechoso del tiroteo, Robert Card, es considerado armado y peligroso y no debe ser abordado, dijeron las autoridades en una conferencia de prensa. Card fue sometido a una evaluación de salud mental a mediados de julio después de que comenzó a actuar de manera errática durante la capacitación, dijo un funcionario de Estados Unidos a The Associated Press.

La policía dijo que no se había reportado ningún avistamiento de Card desde los tiroteos en Schemengees Bar and Grille y en Sparetime Recreation, un boliche a unas 4 millas (6 kilómetros) de distancia. La oficina del alguacil del Condado Androscoggin publicó dos fotos del sospechoso entrando el boliche con un rifle al hombro.

Un número de teléfono que aparece para Card en los registros públicos no estaba en servicio.

Se emitieron ocho órdenes de arresto por asesinato contra Card, de 40 años, después de que las autoridades identificaran a ocho de las víctimas, según la policía. Es probable que se emitan diez más una vez que se confirmen los nombres del resto de los muertos, dijo el coronel William Ross, de la Policía Estatal de Maine.

Tres de las 13 personas heridas en el tiroteo se encontraban en estado crítico y cinco estaban hospitalizadas pero estables, dijeron funcionarios del Centro Médico Central de Maine.

El ataque comenzó en Sparetime, donde se celebraba una liga infantil de boliche, solo antes de las 7 p.m. del miércoles. Un jugador de boliche, que se identificó solo como Brandon, dijo que escuchó unos 10 disparos, pensando que el primero era el estallido de un globo.

“Estaba de espaldas a la puerta. En cuanto me giré y vi que no era un globo, sino un arma en la mano, me lancé solo”, declaró a la AP.

Brandon dijo que se escabulló a lo largo del callejón, deslizándose hasta la zona del boliche y subiendo para esconderse en la maquinaria.

“Me estaba poniendo los zapatos de boliche cuando empezó. Llevaba cinco horas descalzo”, dijo.

Menos de 15 minutos después, empezaron a llegar numerosos llamados al 911 desde Schemengees, que ofrecía descuentos del 25 por ciento a clientes que trabajaran en el sector de bares o restaurantes.

Se suponía que Patrick Poulin iba a estar en el boliche con su hijo de 15 años, que está en una liga que practicaba el miércoles. Se quedaron en casa, pero calcula que había probablemente varias docenas de jóvenes jugadores de boliche, de edades comprendidas entre los 4 y los 18 años, junto con sus padres, en las instalaciones. El hermano de Poulin estaba allí, dijo, y acompañó a algunos de los niños fuera cuando comenzó el tiroteo.

“Está muy afectado”, dijo Poulin el jueves. “Y hoy solo se está dando cuenta de que estuve muy cerca de estar allí. Y conozco a muchas de las personas que resultaron heridas”.

Poulin dijo que el tiroteo fue especialmente personal para él porque el boliche ha formado parte de su vida desde que sus padres le llevaron cuando era un bebé.

“Es absolutamente devastador, de verdad. Da miedo. Vas a sitios y esperas estar seguro”, dijo. “Lo último que pensé que pasaría en ese lugar es lo que pasó”.

April Stevens vive en el mismo vecindario donde se produjo uno de los tiroteos. Encendió todas las luces durante la noche y cerró las puertas con llave. Conocía a alguien muerto en el bar y a otra persona herida que necesitaba ser operada.

“Sigo trabajando porque puedo hacerlo desde casa. Mi esposo canceló su trabajo hoy para quedarse en casa conmigo. Estamos rezando por todos”, dijo Stevens entre lágrimas.

Las autoridades lanzaron una búsqueda multiestatal de Card por tierra y agua. La Guardia Costera envió una patrullera el jueves por la mañana a lo largo del río Kennebec pero, tras horas de búsqueda, no encontraron “nada fuera de lo normal”, dijo el suboficial jefe Ryan Smith, responsable de la estación de Boothbay Harbor de la Guardia Costera.

El auto de Card había sido descubierto junto a un embarcadero cerca del río Androscoggin, que conecta con el Kennebec, y el bote de Card, de 15 pies (4.5 metros) de eslora, sigue en paradero desconocido, dijo Smith. Pero añadió que las autoridades no tenían información específica de que Card pudiera haber escapado a bordo de su embarcación. “Solo estamos haciendo las diligencias debidas”, dijo.

La Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá emitió una alerta de “armado y peligroso” a sus agentes destacados a lo largo de la frontera entre Canadá y Estados Unidos.

En un boletín enviado a la policía de todo el país tras el ataque se indicaba que Card había estado ingresado en un centro de salud mental durante dos semanas el verano pasado tras “escuchar voces y amenazas de tiroteo” en una base militar.

Un funcionario estadounidense declaró que Card estaba recibiendo capacitación en el Tercer Batallón del 304 Regimiento de Infantería de la Reserva del Ejército en West Point, Nueva York, cuando los mandos empezaron a preocuparse por él.

La policía estatal llevó a Card al Hospital Comunitario del Ejército Keller en West Point para su evaluación, según el funcionario, que no estaba autorizado a discutir públicamente la información y habló con The Associated Press bajo condición de anonimato.

Inmediatamente después del tiroteo, la policía armada con fusiles tomó posiciones alrededor de Lewiston, la segunda ciudad más grande de Maine, con una población de 37 mil habitantes. Esta comunidad molinera, antaño abrumadoramente blanca, se ha convertido en una de las ciudades más diversas del norte de New England tras la gran afluencia de inmigrantes, en su mayoría somalíes, registrada en los últimos años.

Las escuelas de Kennebunk, a 50 millas (80 kilómetros) de distancia, cerraron mientras continuaba la búsqueda. La mayor ciudad de Maine, Portland, cerró sus edificios públicos.

En Bates College de Lewiston, los estudiantes permanecieron en los dormitorios con las persianas cerradas, dijo Diana Florence, cuyo hijo está en segundo curso. Tiene una hija que cursa el último año en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, que el mes pasado fue cerrada dos veces por un tiroteo y un hombre armado.

“No lo podía creer: que esto vuelva a ocurrir. Le está pasando a mi hijo después de que solo le pasara a mi hija”, dijo en una entrevista telefónica el jueves.

El tiroteo es el asesinato masivo número 36 en Estados Unidos este año, según una base de datos mantenida por The Associated Press y USA Today en colaboración con la Universidad Northeastern.

Maine no exige permisos para portar armas, y el estado tiene una larga cultura de posesión de armas que está ligada a sus tradiciones de caza y tiro deportivo.

Florence, de Nueva York, dijo que ella y su hijo del Bates College hablaron y se enviaron mensajes de texto hasta altas horas de la noche, y que él estaba conmocionado, pero bien. Mientras tanto, ella se quedó enojada.

“Creo que se trata de nuestras leyes, francamente. Parece que no podemos aprobar ningún tipo de ley sensata sobre armas ni atacar la salud mental como deberíamos”, dijo. “Y nuestros hijos están pagando el precio. E incluso si no mueren o resultan heridos, el trauma que va a perdurar mucho más allá del semestre es palpable”.

El escritor Stephen King respondió a los tiroteos el jueves por la mañana en un par de mensajes en X, antes conocido como Twitter.

“Los tiroteos ocurrieron a menos de 50 millas (80 kilómetros) de donde vivo. Fui a la preparatoria en Lisbon. Son las armas asesinas rápidas, gente. Esto es una locura en nombre de la libertad. Dejen de elegir apologistas del asesinato”, escribió.

LO ÚLTIMO