71°F
weather icon Mostly Clear

El Departamento de Justicia demanda a Apple por los smartphones

WASHINGTON - El Departamento de Justicia anunció el jueves una demanda antimonopolio contra Apple, acusando al gigante tecnológico de crear un monopolio ilegal en teléfonos inteligentes que excluye a los competidores y sofoca la innovación.

La demanda, presentada ante un tribunal federal de Nueva Jersey, alega que Apple tiene poder de monopolio en el mercado de los teléfonos inteligentes y usa su control sobre el iPhone para “llevar a cabo una conducta amplia, sostenida e ilegal”.

En concreto, pretende impedir que Apple perjudique las tecnologías que compiten con sus propias aplicaciones –en ámbitos como el streaming, la mensajería y los pagos digitales– y que incluya en sus contratos con desarrolladores, fabricantes de accesorios y consumidores un lenguaje que le permita “obtener, mantener, ampliar o afianzar un monopolio”.

La demanda –que también fue presentada ante 16 procuradores generales estatales– es el más reciente ejemplo del enfoque del Departamento de Justicia en la aplicación agresiva de la ley antimonopolio federal que, según los funcionarios, tiene como objetivo garantizar un mercado justo y competitivo, incluso cuando ha perdido algunos casos importantes contra la competencia.

“El Departamento de Justicia tiene un legado duradero en la lucha contra los monopolios más grandes y más duros de la historia”, dijo el procurador general adjunto Jonathan Kanter, jefe de la división antimonopolio, en una conferencia de prensa anunciando la demanda. “Hoy estamos aquí una vez más para promover la competencia y la innovación para la próxima generación de tecnología”.

Apple llamó a la demanda “errónea en los hechos y la ley” y dijo que “se defenderá enérgicamente contra ella”.

El presidente Joe Biden ha solicitado al Departamento de Justicia y a la Comisión Federal de Comercio aplicar enérgicamente las leyes antimonopolio. El aumento de la vigilancia de las fusiones empresariales y los acuerdos comerciales se ha encontrado con la resistencia de algunos líderes empresariales que han dicho que la administración demócrata se está extralimitando, pero ha sido elogiado por otros como algo que debería haberse hecho hace mucho tiempo.

El caso apunta directamente a la fortaleza digital que Apple Inc., con sede en Cupertino, California, ha construido asiduamente en torno al iPhone y otros productos populares como el iPad, la Mac y el Apple Watch para crear lo que a menudo se denomina un “jardín amurallado”, de modo que su hardware y su software, meticulosamente diseñados, puedan prosperar juntos a la perfección sin que los consumidores tengan que hacer mucho más que encender los dispositivos.

Esta estrategia ha contribuido a hacer de Apple la empresa más próspera del mundo, con unos ingresos anuales de casi 400 mil millones de dólares y, hasta hace poco, un valor de mercado de más de tres billones de dólares. Pero las acciones de Apple han caído un siete por ciento este año, incluso cuando la mayor parte del mercado bursátil ha subido a nuevos máximos, lo que ha llevado a su rival de toda la vida, Microsoft –objetivo de un importante caso antimonopolio del Departamento de Justicia hace un cuarto de siglo–, a apoderarse del título de la empresa más valiosa del mundo.

Apple dijo que la demanda, en caso de prosperar, “obstaculizaría nuestra capacidad de crear el tipo de tecnología que la gente espera de Apple, donde el hardware, el software y los servicios se entrecruzan” y “sentaría un precedente peligroso, facultando al gobierno para tomar una mano dura en el diseño de la tecnología de la gente”.

“En Apple, innovamos cada día para hacer tecnología que la gente ame, diseñando productos que funcionan perfectamente juntos, protegen la privacidad y la seguridad de las personas, y crean una experiencia mágica para nuestros usuarios”, dijo la compañía en un comunicado. Esta demanda amenaza lo que somos y los principios que distinguen a los productos de Apple en mercados ferozmente competitivos”.

Apple ha defendido el jardín amurallado como una característica indispensable apreciada por los consumidores que quieren la mejor protección disponible para su información personal. Ha descrito la barrera como una forma de que el iPhone se distinga de los dispositivos que funcionan con el software Android de Google, que no es tan restrictivo y tiene licencia para una amplia gama de fabricantes.

“Apple se proclama defensora de la protección de los datos de los usuarios, pero la estructura de tarifas de su tienda de aplicaciones y su asociación con Google Search erosionan la privacidad”, afirma en un comunicado Sumit Sharma, investigador mayor de Consumer Reports.

En la demanda se denuncia que Apple cobra hasta 1,599 dólares por un iPhone y que los elevados márgenes que obtiene por cada uno de ellos son más del doble de lo que obtienen otras empresas del sector. Y cuando los usuarios realizan una búsqueda en internet, Google da a Apple una “parte significativa” de los ingresos por publicidad que generan esas búsquedas.

La tienda de aplicaciones de la compañía también cobra a los desarrolladores hasta el 30 por ciento del precio de la aplicación para los consumidores.

Los detractores de las prácticas anticompetitivas de Apple llevan tiempo quejándose de que su pretensión de dar prioridad a la privacidad de los usuarios es hipócrita cuando hay beneficios en juego. Aunque sus servicios de iMessage están protegidos de miradas indiscretas por un cifrado de extremo a extremo, esa protección se evapora en cuanto alguien envía un mensaje de texto desde un dispositivo que no es de Apple.

El destacado crítico Cory Doctorow se ha quejado de que, aunque Apple ha impedido a Facebook espiar a sus usuarios, dirige su “propio imperio publicitario de vigilancia” que recopila el mismo tipo de datos personales, pero para usarlos ella misma.

El temor a que se tomen medidas antimonopolio contra el modelo de negocio de Apple ha contribuido a la caída del precio de las acciones de la empresa, junto con la preocupación de que se esté quedando rezagada con respecto a Microsoft y Google en el impulso al desarrollo de productos impulsados por la tecnología de inteligencia artificial.

Pero los reguladores antimonopolio dejaron claro en su denuncia que ven el jardín amurallado de Apple más como un arma para alejar a la competencia, creando condiciones de mercado que le permiten cobrar precios más altos que han impulsado sus elevados márgenes de beneficio al tiempo que sofocan la innovación.

“Los consumidores no deberían tener que pagar precios más altos debido a que las empresas violan las leyes antimonopolio”, dijo el procurador general Merrick Garland en un comunicado. “Alegamos que Apple ha mantenido un poder de monopolio en el mercado de los teléfonos inteligentes, no simplemente por mantenerse por delante de la competencia en los méritos, sino por violar la ley federal antimonopolio. Si no se le hace frente, Apple solo seguirá reforzando su monopolio en el mercado de los teléfonos inteligentes”.

Con el intento de frenar el dominio de Apple, el gobierno de Biden está intensificando un cerco antimonopolio que ya ha desencadenado demandas contra Google y Amazon, acusándolas de participar en tácticas ilegales para frustrar la competencia, así como intentos infructuosos de bloquear las adquisiciones por parte de Meta Platforms, matriz de Microsoft y Facebook.

Los intereses comerciales de Apple también están enredados en el caso del Departamento de Justicia contra Google, que fue a juicio el otoño pasado y se dirige hacia los argumentos finales programados para comenzar el 1° de mayo en Washington, D.C. En ese caso, los reguladores alegan que Google ha obstaculizado la competencia pagando por los derechos de su ya dominante motor de búsqueda de internet para ser el lugar automático para manejar las consultas en el iPhone y una variedad de navegadores web en un acuerdo que genera un estimado de 15 mil millones a 20 mil millones de dólares al año.

Ahora que el Departamento de Justicia está atacando directamente su negocio, Apple puede perder aún más.

El Departamento de Justicia está siguiendo otros intentos recientes de obligar a Apple a cambiar la forma en que gestiona el iPhone y otras partes de su negocio.

Epic Games, el fabricante del popular videojuego Fortnite, presentó una demanda antimonopolio contra Apple en 2020 en un esfuerzo por derribar las barreras que protegen la App Store del iPhone y un lucrativo sistema de pago que opera dentro de ella. Durante mucho tiempo, Apple ha cobrado comisiones que oscilan entre el 15 y el 30 por ciento sobre las transacciones digitales completadas dentro de las aplicaciones, una configuración que Epic alegó que fue habilitada por un monopolio ilegal que eleva los precios para los consumidores.

Tras un juicio que duró un mes en 2021, un juez federal dictaminó en su mayor parte a favor de Apple, con la excepción de permitir enlaces a opciones de pago de la competencia dentro de las aplicaciones del iPhone. Apple se resistió sin éxito a esa parte de la sentencia hasta que la Corte Suprema de Estados Unidos se negó a escuchar una apelación en enero, obligando a la empresa a ceder. Pero las concesiones hechas por Apple para cumplir la sentencia siguen siendo objeto de un recurso de “mala fe” por parte de Epic, que ha solicitado una audiencia el 30 de abril para pedir a la jueza de distrito de Estados Unidos Yvonne González Rogers que ordene más cambios.

Apple también tuvo que abrir el iPhone para permitir que se descargaran e instalaran aplicaciones de tiendas de la competencia en Europa para cumplir con un nuevo conjunto de reguladores llamado Ley de Mercados Digitales, o DMA, a principios de este mes, pero su enfoque está siendo criticado como poco más que una forma de eludir las reglas que le permitirán seguir presionando a la competencia real. Los reguladores de la Unión Europea ya prometieron tomar medidas enérgicas contra Apple si consideran que las tácticas de la empresa siguen frustrando la verdadera elección del consumidor.

Todo esto se suma a la multa de dos mil millones de dólares que los reguladores europeos impusieron a Apple a principios de este mes tras concluir que la empresa había perjudicado a la competencia en el streaming de música a través del iPhone, a pesar de que Spotify es el líder en ese mercado.

LO ÚLTIMO