65°F
weather icon Clear

Cámara vota para llevar a juicio político a secretario de Seguridad Nacional Mayorkas

WASHINGTON - La Cámara de Representantes de Estados Unidos votó el martes a favor de llevar a juicio político al secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, con la mayoría republicana decidida a castigar a la administración de Biden por su manejo de la frontera entre Estados Unidos y México después de fracasar la semana pasada.

La votación nominal de la tarde resultó muy reñida, ya que la mayoría republicana del presidente Mike Johnson no pudo hacer frente a muchos desertores o ausencias ante la firme oposición demócrata al juicio político de Mayorkas, el primer secretario del Gabinete que enfrenta cargos en casi 150 años.

En un revés histórico, la Cámara entabló juicio político contra Mayorkas por 214 votos a favor y 213 en contra. Con el regreso del líder de la mayoría, Steve Scalise, para reforzar los números del Partido Republicano después de estar fuera de Washington para recibir tratamiento contra el cáncer y una tormenta del noreste que afectó a algunos otros, los republicanos se recuperaron, a pesar de la disidencia en sus propias filas.

El presidente Joe Biden dijo en un comunicado emitido tras la votación: “La historia no observará con buenos ojos a los republicanos de la Cámara de Representantes por su flagrante acto de partidismo inconstitucional que ha puesto en el punto de mira a un honorable servidor público con el fin de jugar mezquinos juegos políticos”.

El intento del Partido Republicano de destituir a Mayorkas por su gestión de la frontera sur adquirió un aire de desesperación política en la lucha de los republicanos por cumplir sus prioridades.

Mayorkas enfrentó dos artículos presentados por la Comisión de Seguridad Nacional en los que se le acusaba de negarse “voluntaria y sistemáticamente” a hacer cumplir las leyes de inmigración vigentes y de violar la confianza pública al mentir al Congreso y decir que la frontera era segura.

Pero los críticos de la iniciativa de juicio político dijeron que los cargos contra Mayorkas equivalen a una disputa política en torno a la política fronteriza de Biden, difícilmente alcanzando el nivel constitucional de altos crímenes y delitos menores.

La Cámara había lanzado inicialmente una investigación de juicio político contra el presidente Joe Biden por los negocios de su hijo, pero en su lugar dirigió su atención a Mayorkas después de que la representante Marjorie Taylor Greene de Georgia, aliada de Trump, impulsara el debate tras la investigación de meses del panel.

Los cargos contra Mayorkas pasarían después al Senado para ser juzgados, pero ni los senadores demócratas ni los republicanos han mostrado interés en el asunto y es posible que se archive indefinidamente en una comisión.

La seguridad fronteriza se ha disparado a lo más alto de los temas de campaña, con Donald Trump, el favorito republicano para la nominación presidencial, insistiendo en que lanzará “la mayor operación de deportación doméstica de la historia de Estados Unidos” si vuelve a llegar a la Casa Blanca.

Varios republicanos de la Cámara de Representantes han preparado legislación para empezar a deportar a los inmigrantes a los que se permitió entrar temporalmente en Estados Unidos bajo las políticas de la administración de Biden, muchos de ellos a la espera de que se resuelvan sus solicitudes de asilo.

“No tenemos elección”, dijo Trump en términos duros en un mitin celebrado el fin de semana en Carolina del Sur.

Al mismo tiempo, Johnson rechazó un paquete bipartidista de seguridad fronteriza del Senado, pero ha sido incapaz de sacar adelante la propia propuesta de los republicanos, que no tiene posibilidades de prosperar en el Senado.

Tres representantes republicanos rompieron filas la semana pasada en torno al juicio político contra Mayorkas, que varios destacados académicos conservadores han tachado de injustificado y de pérdida de tiempo. Con una mayoría de 219-212, Johnson tenía pocos votos de sobra.

Mayorkas no es el único funcionario de la administración de Biden que los republicanos de la Cámara de Representantes quieren llevar a juicio político. Han presentado legislación para llevar a juicio político a una larga lista que incluye a la vicepresidenta Kamala Harris, al procurador general Merrick Garland, al director del FBI Christopher Wray y al secretario de Defensa Lloyd Austin.

Nunca antes se había sometido a juicio político a un secretario del Gabinete en activo, y fue hace casi 150 años cuando la Cámara votó a favor de someter a juicio político al secretario de Guerra del presidente Ulysses S. Grant, William Belknap, por un esquema de comisiones ilegales en contratos gubernamentales. Belknap renunció antes de la votación.

Mayorkas, quien no acudió a testificar antes de los procedimientos de juicio político, responsabilizó directamente al Congreso de la crisis fronteriza por no haber actualizado las leyes de inmigración en una época de migración mundial.

“No hay duda de que tenemos un reto, una crisis en la frontera”, dijo Mayorkas el fin de semana en la NBC. “Y no hay duda de que el Congreso tiene que arreglarlo”.

Johnson y los republicanos han contraatacado, argumentando que el gobierno de Biden pudiera emprender acciones ejecutivas, como hizo Trump, para frenar el número de cruces, aunque los tribunales han cuestionado y echado atrás algunos de esos esfuerzos.

“Siempre exploramos las opciones que son permisibles bajo la ley”, dijo Mayorkas.

El fracaso de la votación de la semana pasada para llevar a juicio político a Mayorkas –un resultado sorpresivo pocas veces visto en un asunto de tan alto perfil– fue una muestra sorprendente en la cámara que se ha estado agitando durante meses de caos republicano desde la destitución del anterior presidente de la Cámara.

Uno de los representantes republicanos, Mike Gallagher de Wisconsin, que había prestado servicio como infante de Marina, anunció durante el fin de semana que no se postularía a la reelección en otoño, uniéndose así a una lista cada vez mayor de legisladores republicanos de mentalidad seria que abandonan la Cámara.

En ese momento, el representante Al Green, demócrata de Texas, que había sido hospitalizado para someterse a una operación abdominal de urgencia, llegó por sorpresa a la cámara en calcetines y bata para votar en contra, con lo que la votación quedó empatada y fracasó.

“Obviamente, uno se siente bien cuando puede marcar la diferencia”, dijo Green, describiendo su penoso camino desde la cama del hospital hasta el pleno de la Cámara. “Todo lo que hice fue aquello para lo que fui elegido, y eso fue emitir mi voto sobre asuntos de nuestro tiempo, usando el mejor juicio de que disponía”.

Los republicanos confían en que las elecciones especiales de Nueva York impulsen aún más sus filas, pero el resultado de esa contienda es incierto.

LO ÚLTIMO
El Departamento de Justicia demanda a Apple por los smartphones

La demanda alega que Apple tiene poder de monopolio en el mercado de los teléfonos inteligentes y usa su control sobre el iPhone para “llevar a cabo una conducta amplia, sostenida e ilegal”.