92°F
weather icon Clear

Beyoncé brilla en su debut en el Allegiant Stadium

Actualizado August 28, 2023 - 1:03 pm

El sábado por la noche, a última hora de su gira “Renaissance World Tour” en el Allegiant Stadium, Beyoncé reapareció luciendo lo que se conoce como su body “manos a la obra”.

Esta prenda de color piel está cargada de cristales, con varios motivos negros de manos con uñas rojas que rodean a la superestrella.

A medida que ella se movía, también lo hacían las manos y los brazos, creando un artístico juego de apretones al ritmo de “Drunk In Love”. De los muchos atuendos que lució Beyoncé en su debut en el Allegiant Stadium, este podría ser acusado de violar el espacio personal de la cantante.

La superestrella llegó con este body dentro de una concha de almeja gigante y enjoyada. Y cuando pensabas: “¡Necesitamos una enorme bola de discoteca!”, ahí estaba, por encima de la multitud, brillando como una oda a Sphere.

La superestrella de 41 años derrochó estilo, alegría y potencia en una presentación dominante, la primera de dos noches en el Allegiant Stadium. Inspirados por la pasión de su heroína por la moda, los devotos se vistieron en lo que se ha descrito con precisión como un rodeo en un futuro lejano. Unos 40 mil de ellos (se pensaba que aún quedaban entradas disponibles horas antes de la hora del espectáculo) ataviados con adornos relucientes, gafas de sol de gran tamaño, leggings de malla, tangas y sombreros de cowboy deslumbrantes que salpicaban la escena.

Entre los fans presentes se encontraba la actriz Angela Bassett, deseándole un feliz cumpleaños (cumplió 65 años el 16 de agosto).

El entorno de Beyoncé, con la enorme plataforma cortando aproximadamente una cuarta parte del recinto, fue uno de los más arriesgados jamás vistos en el Allegiant Stadium. El escenario se abría con un recorte redondeado en el centro, sitio de muchos cambios de vestuario. Los paneles de video que flanqueaban a los artistas mostraban las múltiples expresiones de Beyoncé, las sonrisas y las cejas levantadas y alguna que otra mueca juguetona, que llegaban hasta el fondo del estadio.

Pero la voz de Beyoncé no se perdió en este escenario, con fuerza y resonancia a través de los resplandecientes efectos de producción.

La exlíder de Destiny’s Child ofreció al público un recorrido en zigzag por su carrera, dividido en segmentos: Opening Act, Renaissance, Motherboard, Opulence, Anointed (partes 1-2) y, por último, Mind Control.

Un largo tramo de media docena de baladas, que abarcó alrededor de media hora, se abrió con una toma de “Dangerously in Love” de Destiny’s Child, seguida de “Flaws and All” de “B’Day” y, mientras se subía a un piano de espejos, “1+1”.

La gira es la primera de Beyoncé desde “Formation World Tour” de 2016, y está apoyando su séptimo álbum de estudio. “Renaissance” se representó durante un tramo en el que la artista reapareció vestida de robot plateado, presentándose a través de “I’m That Girl”, “Cozy” y “Alien Superstar”.

La ganadora de 32 premios Grammy añadió una pizca de homenajes a estrellas anteriores. “I Care” dio paso a “River Deep, Mountain High”, en honor a Tina Turner, fallecida en mayo. La alegre “Love on Top” revivió el ambiente de “I Want You Back” de los Jackson 5. Creó un “Queens Remix” de “Break My Soul”, que mezclaba el primer single de “Renaissance” con “Vogue” de Madonna.

Apoyada por una tórrida banda de acompañamiento con una sección de vientos liderada por la que pronto será madre y gran trompetista Crystal Torres y su percusivo equipo de baile, Beyoncé montó un espectáculo centrado en el club que era una residencia en sí misma.

La mujer conocida por su legión de fans como Queen Bey mantuvo su tradición de lucir en el escenario atuendos inspirados en las abejas en un número amarillo con negro, rematado con un tocado de antenas. Lo cerró montada en un caballo plateado, brillante y volador, y finalmente se lanzó al aire por su cuenta. (La pasión de Beyoncé por el plateado, y la petición a sus fans de que lleven efectos cromados a su espectáculo, ha creado una avalancha de peticiones en internet de ropa y accesorios plateados).

Para terminar el espectáculo de más de dos horas, Beyoncé se despidió con la grandiosa versión extendida de “Summer Renaissance”. Presentó a su equipo de acompañamiento y se abrazaron, un momento dulce y genuino que coronó una noche que cubrió toda la gama de emociones. Para su legión de fans, Queen Bey es un icono para todas las estaciones.

Sammy en escena

El tipo que se parecía a Sammy Hagar en un local nocturno de Fremont East el sábado, lo era. El Red Rockery favorito de la columna se dejó caer, inesperadamente (bueno, se lo esperaba) a la fiesta del 50 cumpleaños de su as de las relaciones públicas Stephanie Wilson en Cheapshot. Hagar hizo un llamado tardío y voló en su avión privado para el evento, que contó con la banda de covers The Moonshiners.

Hagar ha estado dando vueltas por motivos de trabajo en las últimas semanas, pero éste era un asunto totalmente personal.

Alerta de Salida Genial

Una banda y un espectáculo para ver, Hot Club of Las Vegas, vuelve al Maxan Jazz a las 6 p.m. (cuando se sirve sushi y cócteles) y a las 7 p.m. (hora de la música) el jueves. El espectáculo dura hasta las 10 a.m. Noybel Gorgoy a la voz, Mundo Juillerat a la guitarra, Alex Stopa a la batería, Chris Davis al bajo. Jazz gitano en estado puro. Sin entrada, pero con un mínimo de 25 dólares por persona. Visita maxanjazz.com para reservar.

LO ÚLTIMO