91°F
weather icon Clear

Venerable deli cobra nueva vida en un punto cercano al centro de convenciones

Mientras Las Vegas sigue reabriendo sus puertas y la expansión del centro de convenciones West Hall se asienta como un gigante dormido, a la espera de su primer espectáculo en dos semanas, hay señales de vida en el vecindario inmediato. Siegel’s Bagelmania abrirá el viernes en 252 de Convention Center Drive.

Si el nombre “Bagelmania” te resulta familiar, es porque este local de 10 mil pies cuadrados es el descendiente de Harrie’s Bagelmania, un lugar emblemático en East Twain Avenue, entre Paradise Road y Maryland Parkway, desde 1989.

“Todo el ‘quién es quién’ del Strip iba allí a comer”, así como muchos lugareños, dijo Michael Crandall, vicepresidente de la empresa. “Ese era el lugar al que había que ir. Esa tradición se ha mantenido. Todavía van allí a comer”.

Bueno, lo hacían hasta el domingo, cuando el antiguo Bagelmania cerró para dar paso al nuevo. (También hay una versión más pequeña en las puertas A de la Terminal 1 del aeropuerto).

Los propietarios Stephen y Judith Siegel compraron el original a principios de 2018, lo rebautizaron como Siegel’s Bagelmania y empezaron a retocar las antiguas recetas. En el proceso de planificación del nuevo local, viajaron a las delis judías para inspirarse, aunque Stephen Siegel dijo que estaba más influenciado por las grandes delis de Los Ángeles, donde creció.

“Somos una deli de la Costa Oeste”, mencionó Siegel. “En Las Vegas no hay nada parecido”.

Y puede que la suya sea la única deli judía con un cartel que dice “Sopa del día: whisky”, que está sobre la barra.

Los elementos de diseño son una mezcla de capricho e historia. “El ingrediente secreto es la felicidad y un poco de mostaza deli” está sobre el comedor privado, que está adornado con un amplio mural de la zona en 1964, cuando era el Somerset Shopping Center. Los recuerdos impresos que quedaron en la oficina del promotor de Somerset, Irving Kishner, cubren el baño de hombres, mientras que el de mujeres está decorado con azulejos rosas retro y papel pintado de flamencos.

La entrada es por la deli, que muestra una amplia variedad de panes horneados por la casa, como el challah, la masa madre y el centeno con y sin semillas, horneados dos veces, por lo que tienen una corteza dura y un interior acolchado. Además, hay docenas de pasteles, como rugelach de chocolate, frambuesa, canela y pasas y albaricoque.

“Pondríamos nuestro pastel de café a competir con el que fuera”, dice Crandall.

“A la gente le encantan nuestros macarrones”, dijo Siegel; los hay solos o bañados en chocolate.

Y hay ensaladas de deli, queso y cualquier tipo de carne deli que puedas imaginar. Pescado ahumado importado de Acme, en Nueva York. Pastelitos de numerosos sabores, con variedades veganas y ligeras en camino. Aderezos caseros de rancho y Mil Islas, puré de cerezas, latkes, ensalada de col y kugel. Nuevos encurtidos kosher y picantes. Hay una gran selección para llevar que resultará muy útil para los asistentes a la convención.

Y, por supuesto, sus propios bagels hervidos de receta especial.

Pero espera, hay más. Entre la deli y el restaurante se encuentra la “soda pop”, con bebidas conocidas de deli, como Dr. Brown’s Soda y New York Seltzer, y otras más antiguas, como Moxie, y sabores novedosos, como pepinillo, bacon, aderezo ranch y Bazooka Bubble Gum.

Y luego está el restaurante de 110 asientos (con 40 más en el comedor privado y 40 en el patio), con su menú de 360 artículos.

Los Siegel dicen que no pueden elegir un plato favorito, aunque su hijo Jaxon, de seis años, tiene especial predilección por el Hulk Smash, y la Fresca, la favorita de los padres, está en la fuente de soda.

Muchos de los platos llevan el nombre de personalidades locales, que sí tienen sus favoritos. En el caso de Freddie Glusman, propietario de Piero’s Italian Cuisine, justo al final de la calle, se trata de Freddy G’s Salami and Eggs (salami y huevos), a 12.95 dólares, etiquetado con su siempre presente advertencia: “No lo arruines, chico”.

“Creo que todas las delis deberían tener salami y huevos”, dijo.

Como los Siegel también son propietarios de Pinkbox Doughnuts, cerca de la puerta principal hay un mostrador de Pinkbox con entre 20 y 25 variedades que van rotando, y las donas aparecen encima de Pretty in Pink Pancakes, a 13.95 dólares, y MapleBacon Doughcro Pancakes, a 13.95 dólares.

Lori Nelson-Kraft, vicepresidenta de comunicaciones y asuntos públicos de la Autoridad de Convenciones y Visitantes de Las Vegas, declaró que el Bagelmania original había sido un lugar de almuerzo básico para el personal debido a su proximidad al centro de convenciones, y sabe que frecuentarán el nuevo.

“El personal de Bagelmania ofrece un servicio de atención al cliente de tipo judío, con bromas a los clientes y un rugelach gratuito cuando el pedido es grande”, dijo. “Son ruidosos y divertidos y se acuerdan de tu pedido. Desde el punto de vista local, es una gran adición”.

Nelson-Kraft dijo que su plato favorito es la sopa de pollo con fideos, pero que con frecuencia pide challah cuadrado para su padre de 84 años.

“Con todos los espectáculos que se celebran en el West Hall, los asistentes tienen una gran variedad de opciones dentro de nuestro edificio”, dijo, “pero es una gran alternativa a pocos pasos para comer algo antes, durante o después del espectáculo”.

LO ÚLTIMO
Trompetas y trofeos: Competencia de mariachi en North Las Vegas

El anfiteatro en Craig Ranch Park fue el escenario dispuesto para 24 agrupaciones escolares de mariachi para competir en diversas categorías, desde interpretaciones de canciones clásicas hasta composiciones originales.