90°F
weather icon Clear

My Chemical Romance y Paramore potencian el debut de ‘When We Were Young’ – FOTOS

Actualizado October 25, 2022 - 2:38 pm

Se golpea el corazón con el puño, como si quisiera enfatizar el origen de sus palabras.

“Esta es una canción sobre encontrarte a ti mismo en el rock ‘n’ roll”, explica el líder de Jimmy Eat World, Jim Adkins, a modo de presentación de “Something Loud”, golpeándose el pecho mientras se presenta el tema en cuestión.

“Por fin me dejé llevar por cada pequeño sentimiento”, cantó de forma reveladora, destilando la esencia de este día.

En cuanto a esos sentimientos: estaban por todas partes en el festival musical de corazón-emoji que es When We Were Young, que debutó en Las Vegas Festival Grounds el domingo después de que el espectáculo del sábado se cancelara debido a los fuertes vientos. (El festival vuelve el 29 de octubre).

La multitud de decenas de miles de personas acudió vestida del tono más profundo del asfalto, casi exclusivamente vestida de negro, con sus camisetas que deletreaban lo que era este día: “El emo no está muerto”, “Haz que América vuelva a ser emo”, “Todas las noches son emo”, “Música triste”.

“Estamos celebrando lo emo, ¿verdad?” preguntó retóricamente la cantante de Paramore, Hayley Williams, durante el set de su banda, recibido con entusiasmo en el escenario Pink.

“Son muchos sentimientos, ¿eh?”, observó antes. “Un montón de emociones reprimidas”.

Y esta música sirve para liberarlas.

Aunque lo emo se remonta a mediados de los 80, el género no se convirtió en mainstream hasta los 00’s, cuando explotó su popularidad.

En cierto modo, el emo fue un contrapeso al nü metal, esa mezcla de hard rock y hip-hop que se hizo grande en la misma época con grupos como Korn, Limp Bizkit y Deftones.

Ambas escenas se basaban en la angustia de los jóvenes varones, pero mientras el nü metal dirigía esa energía catártica hacia el exterior en forma de “Break Stuff”, el emo observaba hacia dentro, centrándose en todos esos sentimientos antes mencionados en contraposición a la producción excesiva de testosterona.

When We Were Young extrae mucho de esta época -aunque no exclusivamente- y, por lo tanto, lleva consigo el cálido brillo de la nostalgia, con el público cantando con lujuria, constantemente el domingo, las canciones que marcaron su mayoría de edad.

“Amemos como si tuviéramos 17 años”, cantó el líder de AFI, Davey Havok, en “17 Crimes”, luciendo el mejor salmonete del festival mientras suspiraba por las emociones ilimitadas de la adolescencia en el escenario Black a sus 46 años.

Avril Lavigne también entró en el juego en el escenario Black, y se adentró en el pasado versionando el estandarte del pop-punk de Blink-182, “All The Small Things”, con miembros de All Time Low, después de que se le uniera su nuevo prometido, Mod Sun, para su colaboración “Flames”, mientras la pirotecnia estallaba en el escenario.

When We Were Young fue un maratón, ya que la música comenzó justo antes del mediodía y duró hasta la medianoche, con más de 60 actos que se presentaron en cinco escenarios.

Las temperaturas llegaron a los 40º F más tarde, lo que hizo que algunos fans se agolparan alrededor de una instalación artística de pulpos que escupían fuego para calentarse.

Las bandas estaban allí para calentar la sangre -y el corazón- también.

Los rockeros indie Bright Eyes conjuraron grandes oleadas de sonido casi orquestal en el escenario Pink, con el baterista Jon Theodore especialmente magnetizado mientras el líder Conor Oberst giraba en círculos; los punks góticos Alkaline Trio emocionaron en el escenario Checker con canciones de amor y piromanía; las metaleras Kittie se reunieron para su segundo concierto en cinco años en el escenario Stripes.

Por supuesto, el aumento del emo y el pop punk no estuvo exento de detractores: con un sonido a menudo llamativo y letras confesionales dignas de un diario, la música ha sido tachada durante mucho tiempo de sensiblera, blanda y ombliguista por algunos.

Williams ya lo ha escuchado todo.

“He tenido un montón de gente mayor -sobre todo hombres mayores- que me han dicho lo que es y lo que no es el punk rock”, reconoció desde el escenario.

Y respondió con una canción.

“Si tienes una opinión”, cantó Williams en “This is Why”, “quizá deberías metértela por donde te quepa”.

Un espíritu similar de desafío impulsó a los cabezas de cartel My Chemical Romance en el escenario Black.

Aunque el punk nació inicialmente -al menos en parte- para desinflar la pomposidad del rock progresivo de los 70s, My Chemical Romance abrazó la grandeza y el melodrama arrollador en canciones como “Welcome to the Black Parade” y la oscura ópera de “Helena”.

El domingo, sin embargo, su actuación fue más bien escueta y malvada, con el líder Gerard Way aullando y gruñendo al micrófono, y su set virando hacia la falta de aliento.

“Vamos a reventar una arteria”, dijo Way en medio de la oleada de “Na Na Na (Na Na Na Na Na Na Na)”, que se estrelló contra la igualmente adrenalítica “It’s Not a Fashion Statement, It’s a (expletive) Deathwish”.

Puede que Way tenga ahora 45 años, y que esa canción se publicara cuando él tenía 27, pero esta noche se trataba de hacer retroceder el reloj tanto a su banda como al público reunido ante él.

“Oscurece tu ropa o adopta una pose violenta”, ordenó Way en un momento dado, “Quizá te dejen en paz, pero a mí no”.

¿El nombre de la canción?

“Teenagers”, por supuesto.

LO ÚLTIMO
 
Top 100 restaurantes en Las Vegas

Considera esta tu guía para navegar las posibilidades de comidad en el valle; desde el Strip hasta vecindarios en la zona metropolitana, estos son los lugares más finos para comida y bebida.