56°F
weather icon Mostly Cloudy

Construyendo comunidad: Granja urbana y frutería al servicio del Historic Westside

Actualizado January 17, 2024 - 12:08 pm

Reiny Thomas lo ha visto todo en el Historic Westside. Nacida y criada en Las Vegas, esta mujer de 46 años dice que la vida y el amor han llegado a su comunidad gracias al trabajo de una organización local sin fines de lucro.

Obodo Collective opera una granja urbana en una propiedad de media hectárea en el 1300 de la C Street que cultiva frutas y verduras frescas 11 meses al año.

“Cuando cruzas esas puertas, el ambiente que se respira, la esencia que se percibe del lugar, de la gente y cuando te lo comes, sabes que se ha hecho con mucho amor por la comunidad”, afirma Thomas.

Un lunes por la tarde, la directora ejecutiva Tameka Henry paseó por lo que era un terreno vacío antes de que Obodo lo comprara en 2019.

Ahora es un jardín en expansión con camas de siembra y árboles que cultivan limones, tomates, albahaca, mostaza rizada y rúcula, por nombrar solo algunos.

“Cuando vas conduciendo y ves todos estos terrenos vacíos, edificios abandonados”, dijo Henry. “Pero aquí todavía hay vida e historia”.

Obodo respondió a los problemas que la pandemia del COVID-19 exacerbó, entre ellos la inseguridad alimentaria y de vivienda, así como la pobreza multigeneracional.

El concejal de Las Vegas Cedric Crear dijo que el trabajo de Obodo complementa el plan estratégico de la ciudad para compensar décadas de falta de inversión en el Historic Westside.

“Mucha gente habla de ello y luego hay gente que lo hace”, dijo Crear refiriéndose a Obodo.

La palabra obodo procede del pueblo igbo, un grupo étnico de Nigeria. Se traduce como ciudad o comunidad.

Obodo organiza mercados de agricultores los sábados, clases de cocina y jardinería. Además, Obodo asiste a audiencias de desalojos para ayudar a las familias a conservar su vivienda.

“La gente quiere sentirse en comunidad. En mi opinión, el mayor inconveniente de Las Vegas es que gran parte de la energía y la atención se han centrado en el turismo y la hostelería”, afirma Cheyenne Kyle, directora de Programas Alimentarios. “Se han perdido muchas oportunidades de defender a los que viven en la ciudad, a los que aman la ciudad, a los que saludan a sus vecinos cada mañana al levantarse”.

Los vecinos contaron a Henry que antes de que la propiedad estuviera vacía, fue el sitio de una cafetería, una cooperativa de crédito, un salón de belleza y una iglesia en diferentes momentos.

“No podemos demoler esto”, dijo Henry. “Esto es historia”.

En su lugar, Obodo está construyendo sobre esa historia convirtiendo el edificio de 600 pies cuadrados en una pequeña tienda de comestibles. Henry dijo que, si todo va según lo previsto, la tienda estará en funcionamiento en primavera.

La idea es una tienda en la que la gente pueda comprar en una ventanilla de servicio o echar un vistazo al interior para encontrar productos frescos y productos de los dueños de pequeñas empresas locales sin preocuparse por el costo.

“Si no puedes permitírtelo, no vamos a negarte la comida”, dijo Henry.

Thomas, que ya ha disfrutado de las sandías, calabazas y pepinos de la granja, dijo que la tienda sería su primera elección para sus productos frescos una vez que esté abierta.

El vecindario que rodea la propiedad es un desierto alimentario, dijo Henry, lo que significa que no hay una tienda de comestibles en kilómetros a la redonda. Dijo que muchos residentes no tienen acceso a transporte para llegar a una tienda de comestibles y las únicas opciones de alimentos cerca son los restaurantes de comida rápida.

“Queremos poder usar el espacio para lo que la comunidad lo necesita”, dijo Henry.

Para más información, visite obodocollective.org.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO