89°F
weather icon Clear

En vivo en Las Vegas: lo que hay que saber de la nueva película del concierto de Imagine Dragons

La primera entrevista del Las Vegas Review-Journal con Imagine Dragons fue breve: solo cuatro preguntas enviadas por correo electrónico a la banda como parte de una serie semanal de preguntas y respuestas con artistas locales.

Fecha de ejecución: 26 de noviembre de 2009, día de Acción de Gracias, pero cuatro meses después de que el grupo diera sus primeros pasos.

R-J: “¿A qué suenan Imagine Dragons?”.

Las futuras superestrellas: “Nuestras canciones son sintetizadas, ruidosas e inducen al baile. Pero intentamos no tomarnos demasiado en serio y esperamos que nuestra música sea, por encima de todo, muy divertida.”

¿Se manifiesta mucho Las Vegas en su música?

“Es imposible vivir en una ciudad con tanta personalidad como Las Vegas y no dejarse influir por ella… El ambiente aquí es enérgico y eléctrico. Esa energía es probablemente lo que más se manifiesta en nuestra música. Intentamos canalizarla en todos los aspectos de nuestro trabajo”.

La entrevista terminaba con un enlace a su página de Myspace. (¿Te acuerdas de eso?)

Trece años después, Imagine Dragons encabezaría el mayor concierto jamás ofrecido por un grupo de Las Vegas, agotando las entradas del Allegiant Stadium el 10 de septiembre de 2022.

Esa noche ruidosa, sudorosa y llena de pirotecnia se recoge en un nuevo documental de conciertos, “Imagine Dragons Live in Las Vegas”, que se estrena el viernes en Hulu.

Es una mirada sincera, detrás de escenas, del regreso a casa de Imagine Dragons.

Incluso si has seguido a la banda desde el primer día, es probable que aprendas una o dos cosas sobre el grupo y su aumento al éxito de ventas multi-platino de la película.

Estos son algunos de los puntos que se extraen del documental de dos horas:

Sin duda pagaron sus deudas

Las imágenes son a veces un poco granulosas, pero el mensaje que transmiten es mucho más claro: Imagine Dragons se esforzaron mucho en su día para llenar estadios, como demuestran algunos videos en vivo de sus primeros años que aparecen en el documental.

Aparecen presentándose en una pequeña sala del Caesars Palace, en programas de entrevistas matinales, en el Bite of Las Vegas, con el guitarrista Wayne Sermon luciendo un corte de pelo de la época y un saco azul a media tarde durante uno de sus conciertos.

Una vez, incluso fueron teloneros de un mimo en un centro comercial local.

“Recordando muchos de esos primeros conciertos en Las Vegas, deberíamos habernos avergonzado de algunos de ellos”, reconoce Sermon en el documental. “Hay momentos en los que, hay que reconocerlo, me decía: ‘¿Qué estoy haciendo?”.

La primera presentación regular de Imagine Dragons: tocar cinco noches a la semana en O’Shea’s - “la cerveza más barata del Strip”, señala el cantante Dan Reynolds desde el escenario durante la parte de conciertos de la película-, presentando versiones e intentando despertar el interés por sus presentaciones del fin de semana, cuando tocaban su propio material.

Por aquel entonces, solo intentaban ganarse la vida sin un trabajo fijo.

“Nuestro objetivo era ser un grupo independiente autosuficiente que ganara lo suficiente para pagar la renta y comer”, explica Reynolds al principio de la película. “No teníamos ni idea de que sería lo que es. Eso nunca se puede predecir”.

Dan Reynolds puede que sea el vocalista más descaradamente emocional de toda la música

No trata de ocultar sus emociones -sería como pedirle a un pájaro que no volara o al gato que no destrozara los muebles-, así que es un libro abierto, con las páginas a veces mojadas por las lágrimas.

En múltiples momentos de la película, vemos a Reynolds casi desbordado por la emoción, tanto mientras se presenta como cuando es entrevistado.

A veces, esas lágrimas nacen de la euforia -como cuando Reynolds reflexiona sobre su ciudad natal, enumerando todas las escuelas a las que asistió aquí al principio del concierto-, otras, son conjuradas por la pérdida: uno de los momentos más conmovedores del concierto es cuando dedica la canción “Demons” a su difunta cuñada Alisha Reynolds, que murió de cáncer.

Desde el escenario habla abiertamente de la terapia a la que está sometido, y le pide a los que luchan contra la depresión y la ansiedad a que aguanten y busquen ayuda.

“No están solos”, dice Reynolds al público. “Su vida siempre vale la pena ser vivida. Sigan con nosotros. He perdido a demasiada gente que piensa que su vida no importa”.

Le ha costado un minuto llegar al punto en el que puede compartir sus sentimientos así sobre el escenario: como explica en la película, solo recientemente se ha sentido realmente cómodo con lo que Imagine Dragons representan, con lo que intentan transmitir a sus fans.

“Este último año ha sido el primero en el que he sentido realmente que sabía quiénes éramos, y eso es genial”, dice.

Para subrayarlo, en un momento del concierto, mientras la banda toca un breve set acústico en medio del estadio, Reynolds se deja llevar tanto por la emoción del momento que sale corriendo del escenario y da una vuelta por el piso del recinto, esquivando fans, lanzándose contra los postes, sin que ningún miembro de seguridad pueda seguirle el ritmo.

“Cuando sientes esa libertad total, ¿por qué no salir a correr?”.

Imagine Dragons son Las Vegas hasta la médula

El momento “solo en Las Vegas” llega al final del espectáculo, cuando una acróbata con un vaporoso vestido rojo se lanza a las vigas en medio de una falange de bailarines y un tipo con gabardina plateada que agarra una tetera que echa humo.

Durante una sísmica interpretación de “Sharks”, un grupo de artistas del Cirque Du Soleil se une a Imagine Dragons en el escenario.

A continuación, Reynolds cuenta una anécdota sobre la presentación del Cirque cuando era adolescente y llevando a una pareja después de su primer baile de preparatoria.

“Yo era conserje en un bufete de abogados de Las Vegas”, recuerda. “Ahorré todo mi dinero y fuimos a ver ‘Mystere’. Resumiendo, nunca pensé en toda mi vida que estaría en un escenario con el Cirque Du Soleil”.

Pero tiene sentido: Imagine Dragons y el Cirque están unidos por el espectáculo inherente a la ciudad de la que ambos son sinónimos.

“La energía, la mentalidad de lo más grande que llevamos a cada presentación es Las Vegas personificada”, dice el bajista Ben McKee en la película.

Sermon da más detalles.

“No creo que nuestra banda se hubiera parecido en nada a lo que es si hubiéramos estado en otra ciudad que no fuera Las Vegas”, afirma.

Nacido y criado aquí, Reynolds se comporta como si fuera indivisible del lugar al que parece destinado a llamar hogar para siempre.

“No quiero irme nunca de esta ciudad”, canta Reynolds en “It’s Time”, el primer sencillo del álbum de debut de la banda, “Night Visions”, publicado casi diez años después del concierto en cuestión.

A pesar de haber estado de gira por todo el mundo desde entonces, en realidad nunca lo ha hecho.

LO ÚLTIMO
Guía de las películas más esperadas del verano

Los últimos veranos apenas tenían suficiente contenido para una película de eventos cada fin de semana. Con más películas de vuelta en cartelera, múltiples fines de semana de este verano contarán con duelos de taquilla de alto perfil.