66°F
weather icon Cloudy

Tres conclusiones de la derrota de los Knights: un revés hace caer al equipo en una rara racha

Un puck impactó en el tobillo derecho del defensa Alex Pietrangelo. Otro se estrelló contra el tablero.

Ambas veces los Golden Knights habrían estado bien de cualquier manera que el puck decidiera rebotar. Sin embargo, en ambas ocasiones acabó en el bastón de un jugador de Los Ángeles.

Los Kings fueron oportunistas, aceptaron su buena suerte y derrotaron a los Knights por 4-1 el miércoles ante un público anunciado de 18,330 espectadores en el T-Mobile Arena. Los Ángeles tomó una ventaja de 3-0 y no miró atrás para ganar su cuarto consecutivo.

Los Knights, que vieron tantas oportunidades a su favor durante un comienzo de 11-0-1, vieron lo que es la otra cara de la moneda. No consiguieron que el puck les ayudara y perdieron dos partidos seguidos en el tiempo reglamentario por primera vez desde el 16 y el 19 de enero.

“Obviamente no fue nuestra mejor noche”, dijo Pietrangelo. “Es difícil cuando consiguen un par de cosas que van a su manera. Pero, ¿saben qué? Estábamos recibiendo esos rebotes cuando ganamos todos esos partidos seguidos. A veces los dioses del hockey te ponen a prueba, así que estos dos últimos partidos han sido una buena prueba para nosotros”.

El capitán Mark Stone lo llamó “bastante soso” durante los primeros 36 minutos y “bastante igualado”.

Los Knights y los Kings no se dieron mucho espacio para operar en el hielo durante gran parte de la contienda del miércoles. Los dos rivales de la División del Pacífico sabían que una oscilación en la clasificación podría terminar importando más adelante en el año.

La intensidad defensiva dificultaba la penetración de cualquiera de los dos equipos. Hasta que Los Ángeles recibió una pequeña ayuda de Pietrangelo.

El defensa Jordan Spence lanzó un tiro desde el punto de penalti que se desvió en el defensa de los Knights y llegó hasta el fondo del círculo derecho. El ala derecha Adrian Kempe reaccionó rápido, bateando el puck en la red desde el aire.

Los Kings, cuando faltaban 8:30 para el final del segundo periodo, convirtieron un tiro bloqueado en una ventaja de 1-0.

Los Ángeles se alejó después con dos goles de power play. El ala izquierda Trevor Moore desvió otro tiro de Spence por encima del portero Adin Hill a falta de 4:02 para el segundo intermedio.

Los Kings aumentaron entonces su ventaja a 3-0 con otra jugada que no salió exactamente como estaba previsto. Kempe realizó un disparo desde la parte superior del círculo derecho que se desvió en el defensa Brayden McNabb, en las bandas y en el bastón del central Pierre-Luc Dubois. El puck estaba en la red antes de Hill tuvo tiempo de averiguar dónde fue.

Los Knights no tuvieron tanta suerte. El centro William Karlsson anotó un gol ante el portero Cam Talbot cuando quedaban 5:27 para el final, pero el equipo desperdició la mayoría de sus oportunidades de contraatacar. Los Knights terminaron con un gol a pesar de igualar su récord de temporada con 38 disparos.

El centro Anze Kopitar culminó la séptima victoria de los Kings en siete intentos anotando a puerta vacía a 12 segundos del final. Fue su gol número 400 en la NHL, convirtiéndose en el noveno jugador en activo en alcanzar ese hito.

“Probablemente tuvimos algunos de esos rebotes que nos ayudaron (a principios de año) y esta noche no”, dijo el entrenador Bruce Cassidy. “Parecía que teníamos algunas oportunidades de anotar, y las lanzábamos fuera o no podíamos recoger el puck. Eso es un poco lo que va a pasar a medida que avance la temporada, el equilibrio”.

He aquí tres conclusiones de la derrota:

1. La noche de Hill

El portero titular de los Knights hizo su trabajo en la derrota.

Hill amplió su racha personal de partidos sin marcar a 95:48 antes del gol de Kempe en el segundo periodo. Realizó una serie de fuertes paradas para mantener vivas las oportunidades de su equipo, incluida una atajada al ala derecha Arthur Kaliyev en un dos contra uno al principio del segundo periodo.

Hill, que terminó con 29 atajadas, terminó siendo eclipsado por Cam Talbot en la otra red. El portero de 36 años realizó 37 atajadas para su octava victoria contra los Knights en su titularidad 18 contra ellos.

2. Stephenson fuera

Una cosa que no ayudó a los Knights es el hecho de que jugaron sin una de sus estrellas de 2023.

El pívot Chandler Stephenson se perdió el partido del miércoles y también estará fuera el viernes por una lesión en la parte superior del cuerpo. Stephenson la sufrió en la victoria por 7-0 del sábado contra los Colorado Avalanche, jugó con ella en la derrota por 4-2 del domingo ante los Anaheim Ducks y se agravó lo suficiente como para que tuviera que sentarse.

Michael Amadio pasó a ocupar el puesto de Stephenson en la segunda fila, con el capitán Mark Stone y el ala izquierda William Carrier.

3. Karlsson sigue anotando

Karlsson dio a los fans de los Knights que se quedaron al menos algo por lo que animarse antes de que acabara el partido. En el T-Mobile Arena incluso sonó “Dancing Queen” de ABBA antes de la siguiente pausa para los medios de comunicación para celebrar su gol.

Karlsson, de 30 años, no perdió el tiempo y volvió a marcar después de que el domingo se interrumpiera su racha de nueve partidos sin anotar, con la que empataba el récord de la franquicia. Karlsson lleva siete goles y siete asistencias en sus últimos 11 partidos.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO