59°F
weather icon Clear

¿Por qué los Golden Knights son peores en casa que fuera?

A los Golden Knights no les ha importado dónde han jugado esta temporada.

¿Edificios antes difíciles como el Canada Life Centre de Winnipeg y el Nationwide Arena de Columbus? Allí han ganado. ¿Viajes largos a lugares como Boston, Toronto y Buffalo? Sin problemas.

El apretado calendario y las largas horas en el aire no han impedido a los Knights conseguir la mejor marca de la NHL: 14 victorias y 29 puntos en sus 17 partidos en carretera. Su capacidad para adaptarse a cualquier entorno es la razón por la que encabezan la clasificación de la Conferencia Oeste.

Solo hay una pista que todavía están intentando resolver: la suya propia.

Los Knights tienen un balance de 8-7 en T-Mobile Arena, con un porcentaje de puntos de .533, el 20º de la liga.

Tienen la oportunidad de cambiar las cosas. Empiezan una racha de cuatro partidos en casa el sábado contra los New York Islanders que los llevará a las vacaciones anuales de la NHL.

“No hay magia ni botón que podamos pulsar, o ya lo habríamos pulsado”, dijo el portero Logan Thompson. “Tenemos que concentrarnos. Podemos hacerlo fuera de casa, así que vamos a anotar”.

A los jugadores les ha costado explicar las extremas divisiones de los Knights entre casa y la carretera. No hay muchos motivos claros por los que parezcan tan diferentes lejos de Las Vegas.

La respuesta más obvia es que los Knights están anotando más.

Han anotado 70 goles fuera de casa, 11 más que cualquier otro equipo. Anotan 4.12 goles por partido fuera de casa y disparan un 12.8 por ciento. Buffalo, el equipo más ofensivo de la NHL, anota 3.93 por partido y dispara un 12.2 por ciento.

Los Knights han usado su ataque de alto vuelo para construir ventajas en diferentes pistas de hielo y obligar a sus rivales a perseguirlos. Han anotado primero en 12 de los 17 partidos disputados fuera de casa, y han anotado los dos primeros goles en cinco de los seis últimos.

“Nos ha funcionado donde normalmente estamos listos para jugar”, dijo el entrenador Bruce Cassidy. “No nos hemos cavado ningún agujero en la carretera”.

El guión cambia en casa.

Los 2.40 goles por partido de los Knights en T-Mobile Arena son los últimos de la liga. Su porcentaje de tiro cae al 7.4. Su power play pasa de ser el segundo mejor fuera de casa (29.8 por ciento) al 25º en casa (18.6 por ciento).

Sus últimas actuaciones hacen que el contraste sea aún más evidente.

Los Knights perdieron 3-1 contra Boston el domingo en T-Mobile Arena. Su alineación de tiradores cortos tuvo problemas para rematar contra el mejor equipo defensivo de la NHL y un portero fuerte como Linus Ullmark.

Dos días después, los Knights usaron casi exactamente el mismo grupo -el defensa novato Brayden Pachal sustituyó al lesionado Zach Whitecloud- y ganaron por 6-5 fuera casa contra el quinto mejor equipo defensivo de la NHL, Winnipeg, y al ganador del Trofeo Vezina Connor Hellebuyck.

“No hay excusa ahora que todos lo señalan”, dijo el ala derecha Jonathan Marchessault tras vencer a los Jets. “Obviamente, depende de nosotros ser un poco mejores en casa, especialmente para nuestros fans”.

Los Knights tienen la oportunidad de acabar fuertes en T-Mobile Arena el resto del año.

Los Islanders son el único de sus rivales en casa que está en fila para entrar en los playoffs. Los Knights también reciben a Nashville, 12º en la Conferencia Oeste, antes de que el calendario cambie a 2023.

“No tengo una respuesta para ti”, dijo el ala izquierda Reilly Smith. “Tenemos que mejorar en casa. El próximo partido será una buena prueba para nosotros”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO