109°F
weather icon Partly Cloudy

Canelo Álvarez sigue en la élite, pero le esperan dos grandes retos

Actualizado October 2, 2023 - 11:17 am

El taburete de la esquina azul en el que Canelo Álvarez debía sentarse entre los rounds de su megapelea contra Jermell Charlo fue considerado innecesario por la superestrella mexicana.

En su lugar, permaneció de pie mientras recibía instrucciones de su entrenador, Eddy Reynoso, preparándose para la masacre de tres minutos que se produciría a continuación.

La fatiga que sintió en combates anteriores se había fortificado en el enfoque, la gloria que ha conocido durante mucho tiempo bruñó el sábado a expensas de Charlo en el T-Mobile Arena.

“Estoy muy contento porque he hecho lo que tenía que hacer”, dijo en la rueda de prensa posterior al combate, tras cambiar sus shorts por un pijama de diseñador, con su esposa, Fernanda, a su lado izquierdo, acariciándole suavemente el hombro.

Álvarez añadió: “Este es Canelo. … Estoy de vuelta. Por fin he vuelto. Ahora me siento confiado. Me siento muy bien. … Ahora, estoy de vuelta”.

En su conquista de Charlo, Álvarez (60-2-2, 39 nocauts) mantuvo su posición entre la élite de la libra por libra y su indiscutible campeonato de peso supermedio tras su tercera defensa consecutiva. No mostró cansancio en absoluto durante el combate, permaneciendo ágil y activo mientras astillaba la caja torácica de Charlo -y con ella su espíritu competitivo- en una paliza unilateral al ex campeón indiscutible del peso medio júnior.

Charlo, según la regla de la OMB, pierde esa parte de su título unificado a favor del ex retador obligatorio Tim Tszyu, a quien eludió para un combate más lucrativo con Álvarez.

“Me hubiera encantado hacer más, pero tienes enfrente a un gran peleador”, agregó Álvarez. “Él (hizo) su trabajo. Se movió mucho. Pero estoy contento (con) lo que hice. Estoy feliz, porque me siento muy bien”.

¿Canelo-Crawford?

Con Charlo (35-2-1, 19 KOs) detrás de él, Álvarez tiene dos peleas restantes en su acuerdo con Premier Boxing Champions y dos oponentes obvios que realmente deberían poner a prueba su grandeza: el campeón indiscutible del peso welter y rey de la libra por libra Terence Crawford y el invicto ex bicampeón del peso supermedio David Benavidez. Aportan con sus habilidades una viabilidad comercial que podría maximizar la rentabilidad de Álvarez.

Crawford vio cómo Álvarez superaba a Charlo, un originario de Houston de 33 años, desde un asiento junto al ring y continuó su campaña pública para pelear con el campeón de cuatro divisiones de 33 años.

A Crawford le iría mucho mejor contra Álvarez que contra Charlo, a quien dijo en X: “Saliste triste. Ni siquiera intentaste ganar, todo lo que hiciste fue intentar sobrevivir. Debería darte vergüenza”.

Al igual que Charlo, Crawford (40-0, 31 KOs) tendría que subir de peso y enfrentarse a un boxeador mucho más hábil y poderoso de lo que ha combatido nunca. Pero tiene la misma estatura que Álvarez y es un competidor igual de motivado, armado con un estilo amorfo de golpes cambiantes y, lo que es más importante, con la perspicacia táctica necesaria para compensar las diferencias de fuerza.

Crawford, de 36 años y originario de Omaha, Nebraska, está obligado contractualmente en primer lugar a una revancha con Errol Spence Jr. que aún no se ha concretado ni anunciado, lo que deja un margen teórico en las negociaciones en caso de que esté disponible una pelea con Álvarez.

Por si sirve de algo, Álvarez dijo de Crawford: “Siempre digo que, si una pelea tiene sentido, por qué no, pero no está en el plan. Si tiene sentido, tal vez. Ahora mismo no lo sé”.

Tal vez el riesgo de una derrota no valga la recompensa de una victoria que su ventaja de 21 libras en la pelea sugiere que debería asegurar fácilmente.

¿Canelo-Benavidez?

Pero Benavidez (27-0, 23 KOs) en este momento es inevitable como peso supermedio natural y retador obligatorio del CMB. El nativo de Phoenix, apodado el “Monstruo Mexicano” por Mike Tyson, es un rival muy esperado para Álvarez, que cede seis pulgadas de altura y seis años de juventud en ese posible enfrentamiento.

Benavidez es un boxeador presionante y voluminoso, y Álvarez es un contragolpeador calculador con un mentón tallado en granito y, a partir del sábado, el encanto de un joven campeón.

Álvarez añadió: “Me siento bien. Me siento genial. Me siento en mi mejor momento. Me siento fresco. Estoy listo”.

Nos vemos hasta el Cinco de Mayo.

LO ÚLTIMO
José Canseco se encuentra “emocionado”

El audaz empresario que una vez dejó caer $5,000 desde un helicóptero, como parte de una extravagante promoción de captura de dinero en efectivo y luego fue recompensado con una mención en “SportsCenter” de ESPN, está haciendo girar su rotor promocional nuevamente.