101°F
weather icon Clear

Tyson Fury y Deontay Wilder, listos para concluir la feroz trilogía de los pesos pesados

El campeón de peso pesado de la WBC, Tyson Fury, surgió el martes por la noche en T-Mobile Arena y se subió a un escenario improvisado para anunciar públicamente su regreso a Las Vegas.

“Esto es Las Vegas. Nací para esto”, proclamó el británico de 33 años. “Las Vegas es el hogar del Gypsy King, sin duda”.

Y volvió a su reino.

Fury (30-0-1, 21 KOs) y su némesis, Deontay Wilder (42-1-1, 41 KOs), hicieron su gran llegada ceremonial antes de su tercera y última pelea el sábado en T-Mobile Arena. Fury es el campeón, tras vencer a Wilder por nocaut técnico el 22 de febrero de 2020 en el MGM Grand Garden.

Wilder es el retador del título por primera vez desde el 17 de enero de 2015, cuando le ganó la corona de la WBC a Bermane Stiverne en el mismo lugar.

Su combate del sábado marca el final de una feroz rivalidad que ha ayudado a revitalizar y dar forma a la división de peso pesado en el transcurso de los últimos tres años.

“Ha pasado mucho tiempo, y no puedo esperar”, dijo Wilder. “A veces nos confundimos con el día de la semana que es. Siempre vamos con prisas. … Pero va a ser genial. Estoy deseando ver a los aficionados y la electricidad que habrá en la arena”.

Una épica trilogía

Fury no era más que otro rival para Wilder la noche del 1º de diciembre de 2018. Uno de apenas seis meses después de un despido de 26 meses que le costó los títulos de la WBA, la IFB y la WBO que le quitó al legendario Wladimir Klitschko.

La depresión se cobró años valiosos del mejor momento de Fury. Wilder era entonces la fuerza dominante de la división y sigue siendo su peleador más poderoso.

Pero Fury no cedió ante el poder de Wilder aquella noche en Los Ángeles y se levantó de dos derribos, incluido uno vil en el último asalto que casi acabó con el combate.

También fue el boxeador superior y consiguió un empate a medias para desencadenar la trilogía.

“Intentaron elegirme hace años, cuando estaba gordo, tenía seis meses de actividad, había vuelto al ring después de tres años de abuso de drogas y alcohol”, dijo Fury. “Pensaron que elegirían un gran nombre, pero no les funcionó”.

Fury se preparó para la revancha y ejecutó un plan de juego que ya había anunciado durante la promoción (presionar hacia Wilder y alejarlo con golpes), lo que le valió una detención en el séptimo asalto. Pero el boxeador de Alabama, de 35 años, se colgó de la cláusula de revancha del contrato y se le concedió la tercera y última pelea a través de un arbitraje.

El boxeador ha criticado con fuerza a Fury y lo acusó públicamente de hacer trampa al rellenar sus guantes.

Las acusaciones, según Fury, convirtieron una rivalidad cordial en una personal. El martes, Fury llamó a Wilder “pedazo de ******” mientras estaba en el escenario ante un montón de periodistas y aficionados presentes en la gran llegada.

“Era puro negocio. La segunda pelea fue muy parecida”, dijo Fury. “Pero después de todas estas porquerías que ha dicho… lo convirtió en algo personal. Si quiere hacerlo personal, hagámoslo personal”.

Fury dijo que completó cuatro campos de entrenamiento distintos para prepararse para la última pelea contra Wilder, lo que le permitió mejorar ampliamente bajo la tutela del entrenador SugarHill Steward. Tiene previsto volver a lanzarse a la acción el sábado y emplear una estrategia similar a la que le ayudó a ganar el segundo combate.

O eso es lo que dice.

Con seis pies y nueve pulgadas de altura, también es ágil, alto y está equipado con uno de los conjuntos de habilidades más afilados de la historia de los pesos pesados. El sábado las mostrará por primera vez en casi 20 meses.

“He estado entrenando en el gimnasio y boxeando durante los últimos 10 meses para esto. … Aquí estamos de nuevo, todo este tiempo después”, dijo Fury. “Esto es diversión y juegos para mí. Me pagan por pelear con gente, algo que haría gratis. … Vivo para pelear. No hago nada más. No hay nada más que me interese. No tengo intereses comerciales. No tengo intereses en nada aparte de la lucha. Porque para eso nací y crecí”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Tercera pelea entre “Canelo” y Golovkin será en T-Mobile Arena

El tercer combate entre el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez y Gennady “GGG” Golovkin ya había sido pactado para el 17 de septiembre, y ahora se anunció que la pelea se llevará a cabo en el mismo lugar en donde se dieron los primeros dos encuentros, en T-Mobile Arena.

Haney unifica títulos de peso ligero

MELBOURNE, Australia.- Devin Haney, de Las Vegas, se apegó a un plan de pelea (que para muchos fue aburrida) y valió la pena.

Bivol frenó la racha ganadora del “Canelo”

La semana del “Cinco de Mayo” se celebró fuertemente en Las Vegas, pero para muchos mexicanos esta festividad se vio opacada por la derrota del jaliciense Saúl “Canelo” Álvarez, quien fue superado por decisión unánime por el ruso Dmitry Bivol en una disputada pelea por el título de peso semipesado (175 libras) de la AMB.

 
A Saúl “Canelo” Álvarez le gustan los retos

El Cinco de Mayo se celebra con la presencia de Saúl “Canelo” Álvarez en Las Vegas, quien participó en una conferencia de prensa previa a su pelea de este sábado en T-Mobile Arena. El pugilista mexicano enfrentará al campeón defensor de peso semipesado de la WBA, el ruso Dmitry Bivol.

“Merezco ser una superestrella”: Shakur Stevenson

El árbitro Kenny Bayless se paró en el centro del ring de boxeo dentro del MGM Grand Garden el sábado 30 de abril, mientras los campeones de peso ligero junior Shakur Stevenson y Óscar Valdez se miraban fijamente. Una multitud de 10,102 personas escucharon con ansias el campanazo inicial.

“Saúl ‘Canelo’ Álvarez es una bestia”: Tim Tszyu

Una estrella dentro del pugilismo empieza a escribir su propia historia, Tim Tszyu se prepara en Las Vegas para enfrentar al atleta olímpico Terrell Gausha, para su debut en suelo estadounidense.

 
¡Simplemente “El Rey”!

“Quiero darles las gracias a todos, no ha sido fácil llegar hasta aquí, pero con ustedes a mi lado, mi equipo y mi familia, hemos llegado lejos. Esto es para todo México. Significa mucho para mii ser el primer latino en ser unificado. No es fácil, por eso solo somos seis en la historia del boxeo”, fueron las palabras del mexicano Saúl “Canelo” Álvarez luego de su triunfo por nocaut técnico ante el estadounidense Caleb Plant.