91°F
weather icon Rain

“Sal a la herida”: Residentes son víctimas de robos desde masivo incendio en el centro de Las Vegas

Preparándose para mudarse juntos el verano pasado, una joven pareja encontró su nido perfecto en una casa adosada de tres pisos en el centro de Las Vegas.

La luz natural que entraba por las ventanas alimentaba su creciente colección de plantas. Un piso adicional les permitía trabajar desde casa y sus lugares para reuniones sociales estaban a poca distancia.

“Esto, literalmente, se ajustaba a todo”, dijo Emily Smith, de 28 años, desde el otro lado de una valla con vista a la casa que rentaba la pareja, gravemente dañada, que se incendió en junio en un incendio considerado el mayor de la ciudad en al menos un cuarto de siglo.

Los ladrones irrumpieron en la propiedad evacuada días después, la saquearon y la destrozaron, dijo, “poniéndole sal a la herida”.

Se destruyeron pequeñas pero insustituibles pertenencias sentimentales que se salvaron de las llamas.

Una colección de arte que Smith había planeado exponer fue arrasada por las llamas, y los ladrones exprimieron la pintura de los tubos, causando un daño adicional innecesario.

Los ladrones habían colocado una colcha en las escaleras y en la pared del patio trasero para ayudar a mover los objetos robados, e incluso se quedaron para fumar marihuana y beber cerveza caliente de su refrigerador, dijo Smith.

Los contratistas que fueron contratados para cerrar las puertas y ventanas no protegieron una ventana y una puerta de cristal que fueron destrozadas en el robo, dijo Smith. Se le permitió entrar en la casa días después del incendio, y volvió para encontrar la destrucción.

“Agarra las cosas que quieras, pero ¿por qué hay necesidad de volcar mis 10-11 contenedores Rubbermaid?”, se lamentó. “Algo que se nota que es viejo, un recuerdo, no lo toques. ¿Por qué?”.

Smith y su novio Chris Hatchett, de 36 años, especializado en terapia de masaje, sanación con sonido y tantra y coaching de vida, se encontraron luchando para consolarse mutuamente.

“Eso fue insultante”, dijo Smith. “No sé cómo describir ese tipo de violación”.

Residentes hartos

Los residentes de Urban Lofts Townhomes dicen que varios vecinos desplazados tras el incendio de la madrugada del 19 de junio han corrido la misma suerte, y que los continuos problemas con los intrusos y los delitos menores en su comunidad cerrada solo lograron que se exasperaran tras el incendio.

Una treintena de residentes se reunieron el miércoles por la noche en una entrada de su comunidad para mantener un largo debate sobre la seguridad pública y su plan para avanzar.

Durante la conversación, a veces polémica, los residentes hablaron de sus limitadas opciones.

La comunidad de propietarios (HOA, por su sigla en inglés) había contratado a empresas de seguridad y había instalado luces en la zona incendiada. Pero los fondos se agotaban rápidamente, dijeron, y señalaron que el Departamento de Policía Metropolitana no siempre había respondido a sus quejas.

Mientras tanto, los robos continuaban y los intrusos seguían trepando por los muros hacia el vecindario, dijeron.

Los residentes crearon un grupo privado de Facebook, donde alguien subió un video de un intruso al que detuvieron. El hombre huyó y la policía tardó seis horas en responder, dijo la residente Matalie Avila.

La Policía Metropolitana no respondió a un mensaje en busca de comentarios.

Fernando Miró compró su casa adosada de esquina en 2016, y se mudó al año siguiente.

En la oscuridad de la madrugada, su compañero de piso le había llamado para decirle que el vecindario estaba envuelto en llamas, y cuando llegó en auto pensó que “todas mis cosas habían desaparecido”.

Tuvo la suerte de que su casa seguía siendo habitable, pero el fuego destrozó todas las ventanas que daban al frente y fundió la puerta del garaje. Su timbre Ring y sus cámaras de seguridad quedaron destruidos.

El vecindario está desatendido por la policía, dijo.

Antes del incendio, dijo, sacaba a su perro al patio trasero para encontrar jeringuillas, ropa interior y cualquier otra cosa “que puedas nombrar”.

Numerosos llamados a la policía y a la asociación de propietarios fueron inútiles, dijo Miro, añadiendo que “es muy descorazonador, da mucho miedo, es muy estresante”.

“Es tanto que es muy agotador”, dijo Miro. “No sabes ni qué hacer, porque la policía no te apoya, la policía no hace nada por ti”.

Los oficiales del Departamento de Bomberos de Las Vegas dijeron que el incendio, que creen que se produjo en un complejo de cuatro edificios en construcción, no parecía sospechoso. Al menos 10 edificios, incluyendo negocios y unidades adyacentes al complejo, resultaron dañados, y docenas de autos se quemaron, dijeron las autoridades.

La asociación de propietarios organizó una videollamada el jueves por la noche con los residentes, oficiales de alto rango de la Policía Metropolitana, el departamento de bomberos y la concejal de Las Vegas Olivia Díaz.

“La ciudad y yo misma somos realmente empáticos con todo lo que ha ocurrido y transpirado desde el incendio, y hemos sido muy diligentes en escuchar todas las preocupaciones de nuestros electores”, le dijo Díaz al Review-Journal.

Debido a que el complejo es una propiedad privada, dijo Díaz, hay limitaciones en lo que los oficiales pueden hacer. Pero señaló que la Policía Metropolitana se comprometió a aumentar las patrullas en el vecindario, y que los oficiales de la ciudad dieron instrucciones al personal para que se instalen más luces.

Esa zona del centro ha tenido problemas de mendicidad debido al número de edificios desocupados, dijo Díaz. El director del proyecto de la empresa que estaba construyendo el cuádruplex dijo que hubo problemas con NV Energy, lo que permitió que la construcción se paralizara y el sitio se convirtiera en un “blanco fácil” para los intrusos.

“Hay muchos lugares que deberían estar ocupados”, dijo Díaz. “Sabemos que Fremont East ha tenido problemas durante un tiempo, y esperamos que podamos mover la aguja en términos de desarrollo económico en ese lado de Fremont”.

Desde la reunión, la Policía Metropolitana envió un patrullero en el complejo Urban Lofts, y la asociación de propietarios hizo instalar cámaras.

Pérdida de hogar

Smith recordó el grito de su novio cuando se produjo el incendio. Evacuaron su casa solo con la ropa que llevaban puesta. Recordó el “naranja resplandeciente” y el aislamiento engullido por las llamas que volaban cerca de ella con los fuertes vientos. Dijo que instó a los bomberos a ver cómo estaban sus vecinos, que acababan de tener un bebé.

Se quedó en el complejo, marcando el código de la puerta cada vez que aparecía un camión de bomberos.

Una amiga les había permitido alojarse en su casa temporalmente, pero hace poco les dijo que tenían que encontrar un nuevo lugar donde alojarse, dijo.

Smith también ha mantenido una disputa con su compañía de seguros, que estimó que solo pagaría una cuarta parte de las pérdidas sufridas, dijo.

Un centro de entretenimiento ubicado en el segundo piso, librado de las llamas y el agua, contenía el equipo de grabación que la pareja estaba usando para lanzar un podcast y una serie de YouTube sobre su experiencia. Los ladrones lo robaron, junto con los discos duros que contenían su material.

“El contenido está en nuestro cerebro”, pero se perdieron incontables horas de trabajo, dijo. La pareja lanzó una campaña de GoFundMe para ayudar a reiniciar sus vidas.

A Smith y Hatchett les quedan pocas opciones, y podrían tener que mudarse fuera del estado. Otras rentas son demasiado caras o están ubicadas en zonas problemáticas, dijo.

“Todos esos pequeños problemas fueron como precursores”, dijo. “Pero al mismo tiempo, nos encantaba esta casa, y nos encantaba estar en el centro con todos nuestros amigos y nuestro espacio de trabajo”.

Y añadió: “No me arrepiento mucho de haberme mudado aquí. Solo me gustaría que hubiera más cuidado y consideración por la comunidad que quiere hacer el centro accesible y fácil para todas las personas”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO