96°F
weather icon Clear

Tasas de COVID-19 se desploman a medida que se acerca la decisión sobre los límites de asilo en EE.UU.

SOMERTON, Arizona.- Uno por uno, una voz gritó los nombres de 169 personas que acaban de ser liberadas por la Patrulla Fronteriza de EE.UU. Los migrantes se levantaron de las sillas plegables en el almacén de una clínica y caminaron hacia una mesa atendida por trabajadores vestidos de azul.

Todas menos dos mujeres cubanas dieron negativo para COVID-19 esa mañana de febrero. Fueron puestos en cuarentena en habitaciones de motel, mientras que otros migrantes abordaron autobuses con rumbo al Aeropuerto Internacional Sky Harbor de Phoenix para vuelos a través de EE.UU.

Las suyas se encontraban entre solo siete de las 5,301 pruebas que el Centro Regional para la Salud Fronteriza cerca de Yuma, Arizona, realizó el mes pasado para los migrantes liberados que dieron positivo, una tasa del 0.1%.

Las tasas de COVID-19 se están desplomando entre los migrantes que cruzan la frontera desde México, ya que la administración Biden se enfrenta a una fecha límite el miércoles para poner fin o extender las amplias restricciones de asilo que tienen como objetivo limitar la propagación del virus. Las tasas más bajas plantean más preguntas sobre los fundamentos científicos de una orden de salud pública que ha provocado que los migrantes sean expulsados de Estados Unidos más de 1.7 millones de veces desde marzo de 2020 sin la posibilidad de solicitar asilo.

Si bien no existe una tasa agregada para los migrantes, los resultados de las pruebas de varios corredores importantes para cruces fronterizos ilegales sugieren que está muy por debajo de los niveles que han generado preocupación entre los funcionarios estadounidenses.

En California, 54 de 2,877 migrantes dieron positivo en las primeras dos semanas de marzo, según el Departamento de Servicios Sociales del estado. Esa es una tasa de solo 1.9%, por debajo del máximo de 28.2% del 8 de enero.

En el Condado Pima, Arizona, que incluye a Tucson, la tasa de positividad de siete días entre los migrantes no superó el 1.3% a principios de marzo y se redujo al 0.9% el 10 de marzo. La tasa de siete días superó el 5% en solo dos días durante los últimos tres meses del año pasado. Luego, a medida que la variante ómicron se extendió, aumentó a dos dígitos durante la mayor parte de enero, alcanzando un máximo del 19.2% el 12 de enero y cayendo por debajo del 5% el 12 de febrero.

McAllen, Texas, la ciudad más grande en el corredor más concurrido de cruces ilegales, tiene una tasa más alta entre los migrantes (11.3% para la semana que terminó el 16 de marzo), pero ha sido consistentemente más baja que la población general. Solo dos de los 24 condados fronterizos han tenido tasas altas en la población general: Hidalgo, que incluye a McAllen, y Yuma en Arizona.

La tasa entre los migrantes en McAllen alcanzó un máximo de 20.8% la última semana de enero, cuando era el doble que en la población general. Tocó fondo en 1.4% la última semana de noviembre, cuando la población general estaba en 6.2%.

A medida que se levantaron los mandatos de máscara, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades están bajo una presión cada vez mayor para restaurar completamente el asilo al poner fin al Título 42, llamado así por una ley de salud pública de 1944. Los críticos dicen que ha sido una excusa para escabullirse de las obligaciones de asilo bajo la ley estadounidense y el tratado internacional.

Justin Walker, juez de la corte federal de apelaciones en Washington, escribió este mes que “no estaba nada claro que la orden de los CDC tuviera algún propósito” para la salud pública. Walker, quien fue designado por el ex-presidente Donald Trump, señaló que la administración de Biden no ha proporcionado evidencia detallada para respaldar las restricciones.

“La orden de los CDC parece, en ciertos aspectos, una reliquia de una era sin vacunas, pruebas escasas, pocas terapias y poca certeza”, escribió Walker para un panel de tres jueces.

La directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, notó la caída de las tasas cuando puso fin a los límites de asilo para los niños migrantes no acompañados el 11 de marzo, pero los mantuvo para adultos y familias con niños. En agosto, las autoridades fronterizas de EE.UU. comenzaron a evaluar a los niños que viajaban solos en sus áreas más concurridas: los positivos cayeron al 6% en la primera semana de marzo desde un máximo de casi el 20% a principios de febrero.

La Casa Blanca y el Departamento de Seguridad Nacional han dicho que las decisiones sobre el Título 42 recaen en los CDC. Walensky dijo a los periodistas el miércoles 23 de marzo que los CDC estaban revisando los datos antes de la fecha límite de la próxima semana, y señaló que su renovación de dos meses a fines de enero se acercó al pico de la variante ómicron.

Los argumentos científicos a favor del Título 42 se han encontrado con escepticismo desde el principio.

Associated Press informó en 2020 que el vicepresidente Mike Pence ordenó a los CDC que usaran sus poderes de emergencia, invalidando a los científicos de la agencia que dijeron que no había evidencia de que frenaría el coronavirus.

Anne Schuchat, la segunda miembro de los CDC de mayor rango hasta mayo pasado, dijo a los miembros del Congreso después de su partida que los límites de asilo carecían de fundamento como medida de salud pública cuando se introdujeron.

“La mayor parte de la evidencia en ese momento no respaldaba esta propuesta de política”, dijo.

El Título 42 también tiene seguidores. En un fallo de este mes en una demanda sobre la orden, el juez federal de distrito Mark Pittman en Fort Worth, Texas, dijo: “No debería haber desacuerdo en que las políticas de inmigración actuales deben centrarse en detener la propagación de COVID-19”.

Incluso mientras se llevaron a cabo expulsiones a gran escala bajo el Título 42, EE.UU. procesó más de 2.8 millones de casos bajo condiciones de inmigración normales. Hay leyes nacionales que permiten a las personas solicitar asilo.

Con los costos y las tensas relaciones diplomáticas que limitan las expulsiones a muchos países, los migrantes a menudo son entregados a grupos no gubernamentales y se les ordena comparecer más tarde ante un tribunal de inmigración. Los grupos realizan pruebas de detención para COVID-19.

En El Paso, Annunciation House vio caer los positivos a alrededor del 2% entre los aproximadamente 175 migrantes que evaluó diariamente a principios de marzo, dijo el director Rubén García. Los positivos estuvieron cerca del 40% en el apogeo de la variante ómicron, dijo.

En Arizona, en el Centro Regional para la Salud Binacional, las tasas mensuales alcanzaron un máximo de 3% el año pasado.

Aún así, Amanda Aguirre, su presidenta, desconfía de levantar el Título 42.

“Mi preocupación es que en cualquier momento vamos a ver nuevas variantes en esta área”, dijo.

La Coalición Humanitaria Fronteriza de Val Verde, que evalúa a los migrantes en la concurrida área de Del Rio, Texas, dijo que pasó varias semanas sin un solo positivo.

“Ayer hubo uno positivo y hoy hubo uno positivo, eso es de cientos de pruebas”, escribió el grupo la semana pasada en respuesta a las preguntas.

*Caroline Ghisolfi informó desde Palo Alto, California. Angeliki Kastanis en Los Ángeles contribuyó a este reportaje.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Muchos nevadenses no dominan el inglés

Dentro de la gran cantidad de información y de análisis estadísticos que ofrece la oficina del censo de Estados Unidos, hay una que, quizás haya pasado desapercibida, pero que es relevante. Se estima que más de 125 mil residentes de Nevada mayores de 18 años tienen dominio limitado en el idioma inglés.

Miles disfrutaron de la celebración oficial por la “Batalla de Puebla”

“Es un evento bien organizado, hay mucha información de diversas organizaciones. No es un día tan festivo para México, pero para la comunidad aquí es importante porque hay muchas entidades dispuestas a brindar ayuda”, fueron las palabras del Sr. Salvador Ávila, quien junto a su familia disfrutó de la celebración oficial por el “Cinco de Mayo” en Las Vegas.

Organizaciones advierten a demócratas que la regularización migratoria fue su bandera de campaña

La movilización de un grupo de trabajadores y sus familias por el Strip de Las Vegas al terminar la tarde del 1 de mayo refleja la frustración que existe entre la comunidad hispana que no ha recibido ninguna solución en el tema migratorio. Es un sentimiento que se vive en todo el país y en especial en ciudades de gran presencia inmigrante.

“Zapata sigue en pie de lucha”: Rabindrinath Salazar

“Zapata vive y la lucha sigue”, externó Rabindrinath Salazar Solorio, subsecretario de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos del gobierno mexicano encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, durante la ceremonia de develación del busto de Emiliano Zapata y homenaje en el Ayuntamiento de North Las Vegas.

 
Feria de recursos de ciudadanía y renovación de DACA

“A los padres de familia les pedimos que acudan a juntas comunitarias, que se informen y hagan una conexión con sus hijos, líderes comunitarios y oficiales electos para que sepan dónde obtener ayuda”, señaló Rico Ocampo, organizador de inmigración con Make The Road Nevada, durante una Feria de Recursos de Ciudadanía y Renovación de DACA que realizaron de manera conjunta la Clínica de Inmigración y el Gobierno Estudiantil de UNLV.

Lombardo defiende su historial de inmigración en foro

Mientras las concurridas primarias republicanas para gobernador entran en sus últimas semanas, el alguacil del Condado Clark se defiende de los recientes ataques de sus compañeros republicanos que pretenden presentarlo como blando en materia de inmigración.

Africanos ven prejuicio racial en trato que reciben en EE.UU.

Wilfred Tebah no siente rencor hacia Estados Unidos por otorgar rápidamente protecciones humanitarias a los ucranianos que escapan de la devastadora invasión rusa a su país.

Posible reapertura de asilo alienta a migrantes

CIUDAD JUÁREZ, México.- Más de una docena de migrantes salieron corriendo emocionados de su dormitorio en el albergue del Buen Samaritano ante la sola mención de que el gobierno del presidente estadounidense Joe Biden podría cancelar una norma que expulsa a la gente en la frontera antes de que pueda solicitar protección humanitaria en Estados Unidos.