86°F
weather icon Cloudy

‘Fue absolutamente la violencia armada’: serie de Netflix tiene problemas para grabar en Las Vegas

Jason Bourne frustró un intento de asesinato en Aria, pero los disparos provocaron el pánico en el piso del casino.

El año anterior, Paul Blart esquivó las balas en el Wynn de Las Vegas durante un robo de arte que salió mal.

Pero no esperes ver a Chad McKnight y su banda de inadaptados de operaciones especiales disparando a ningún casino de marca cuando la comedia de acción “Obliterated”, basada en Las Vegas, se estrene el jueves en Netflix.

¿Qué ha cambiado desde esos dos primeros ejemplos?

Prácticamente todo.

‘En el último segundo, se viene abajo’

“Tuvimos conversaciones con varios hoteles en las que parecía que íbamos a grabar en este lugar”, explica Jon Hurwitz. “Y luego, en el último segundo, todo se viene abajo y no vuelves a escuchar nada de ellos”.

Hurwitz creó “Obliterated” con Hayden Schlossberg y Josh Heald, todos ellos amigos desde su adolescencia en Nueva Jersey. Hurwitz y Schlossberg escribieron la trilogía “Harold &Kumar” y Heald las películas de “Hot Tub Time Machine” antes de unir fuerzas para crear la continuación de “Karate Kid”, “Cobra Kai”.

“Obliterated” se centra en una amenaza nuclear a Las Vegas que se frustra al principio, solo para que nuestros héroes se den cuenta -mientras lo celebran gastando el resto de su presupuesto operativo en una suite de fiesta, alcohol y un auténtico buffet de drogas- de que la bomba nuclear de cinco kilotones que recuperaron era falsa, la bomba real está a punto de estallar en solo siete horas, y ni siquiera han empezado a sentir todos los efectos de todo lo que han ingerido.

Hay muchas cosas en esa frase que podrían hacer dudar a los ejecutivos de los casinos, y eso sin tener en cuenta la cantidad de desnudos frontales y una escena que requería tanto un coordinador de intimidad como un entrenador de animales.

Sin embargo, según Heald, estas cuestiones no fueron las más problemáticas a la hora de encontrar localizaciones para grabar los ocho episodios de la serie. “Fue absolutamente la violencia armada. … Desde luego, solo no querían que corriéramos por esos hoteles con armas”.

Una tormenta perfecta

Nunca te pediríamos que vieras “Paul Blart: Mall Cop 2”, pero vuelve a ver “Jason Bourne” alguna vez.

Las escenas de Aria son inquietantes después del 1° de octubre de 2017, de formas que no lo eran cuando la película se estrenó el verano anterior. Las luces de los autos de policía y las ambulancias bañan el hotel. Algunos huéspedes se agachan y huyen del piso del casino. Otros se refugian en el lugar ante la llegada de una unidad táctica fuertemente armada. Todo lo relacionado con esos momentos resulta diferente ahora.

Es totalmente comprensible, por tanto, que los casinos locales quieran distanciarse de la violencia armada, incluso en televisión.

Poco más de cuatro años después del tiroteo del festival Route 91 Harvest, la directora de fotografía Halyna Hutchins murió por un disparo en vivo en el set de rodaje de la película “Rust”, en Nuevo México. Las secuelas provocaron una especie de reflexión sobre el uso de armas de fuego en los rodajes.

Si tenemos en cuenta ambas tragedias, se produce una tormenta perfecta para la indecisión.

“Buscar la aprobación para grabar en un lugar con contenido que incluya efectos especiales, pirotecnia y armas de fuego es más complejo que una historia sin estos elementos, debido a los requisitos logísticos y de seguridad”, declaró en un comunicado Danette Tull, directora de producción y comunicaciones de la Oficina Cinematográfica de Nevada. “Debido a las secuelas del 1° de octubre, hay una mayor sensibilidad en comparación con años anteriores”.

La seguridad ante todo

El equipo de “Obliterated” abordó el rodaje aquí durante aproximadamente un mes el pasado otoño con más sensibilidad de la que cabría esperar de una serie cuyas notas de producción incluyen lo siguiente: “El cuidador de camellos fabricó cocaína falsa y añadió polvo de Cheeto que se podía poner sin peligro en la cara del camello”.

“Nunca tuvimos armas operables en el set”, dice Heald. “Añadimos todos los efectos, fuego y todo eso en postproducción”.

Para una escena en la que la francotiradora Ángela Gómez monta a Slotzilla mientras dispara a un malo, la actriz Paola Lázaro no tenía un arma: sostenía un objeto verde que fue sustituido digitalmente por una.

Durante las escenas culminantes en las que intervienen Gómez y un francotirador enemigo que se grabaron en los tejados de Río, Heald dice que la producción se aseguró de que las armas nunca apuntaran a las calles ni fueran visibles para los huéspedes del hotel o los transeúntes que pudieran pensar que había un tirador activo.

Esa parte de la serie iba a tener lugar en la azotea del Strat, pero los ejecutivos “se resfriaron”, dice Heald. A pesar de las precauciones, no consiguieron permiso para usar el nombre de Rio en las escenas reescritas. En su lugar, toda la acción tiene lugar en un hotel morado con forma de Rio conocido como The Citadel.

Los casinos locales no parecen tener reglas estrictas sobre las escenas con armas. La decisión de permitir o no el rodaje depende de muchos factores, desde el tema del guion hasta la ocupación del resort en un momento dado. Un portavoz de MGM Resorts declinó hacer comentarios sobre sus políticas, y funcionarios de Caesars Entertainment y The Strat no respondieron a las solicitudes.

“Estábamos preparados para que la gente solo dijera que no. Y estábamos agradecidos de que entendieran que esto es ficción, que es una gran serie divertida con una gran conclusión rimbombante”, dice Heald. “Y si eso significaba que teníamos que eliminar digitalmente el nombre ‘Río’, lo hacíamos encantados”.

Hacer valer su dinero

La autenticidad, sin embargo, fue clave en su mayor parte, hasta en la van Mat Franco que se usa para la vigilancia en el primer episodio.

El equipo de “Obliterated” no quería inventar espectáculos que parecieran falsos, así que le pidieron prestada la van al ganador de “America’s Got Talent”, con quien habían entablado amistad por su afición a “Karate Kid”.

También sabían que no podían permitirse grabar toda la serie aquí, cuando Nuevo México les atraía con sus generosos créditos fiscales para películas y sus fondos de aspecto similar, así que se aseguraron de que su dinero valiera la pena.

“Sabíamos que queríamos abarcar el máximo terreno posible”, dice Hurwitz, “y dar muchos sabores diferentes de la ciudad”.

“Obliterated” se rodó en el Caesars Palace, el Drai’s at The Cromwell, el Flamingo, el Plaza y el Four Queens. En este último, las escenas de interior se grabaron en el Casino Route 66 de Albuquerque, pero el Beef Wellington del hotel mereció un elogio especial en el guion.

“Hugo’s Cellar es uno de nuestros restaurantes favoritos del mundo. Nos encanta”, dice Hurwitz, que lleva 20 años viniendo aquí con Heald y Schlossberg. “La ensalada de mesa es una ensalada que se nos antoja, y ese Wellington es uno de nuestros favoritos”.

La suite de fiesta del equipo y el ático del villano traficante de armas ruso de la serie se construyeron en Albuquerque, pero se colocó una pared de video LED de 19 por 60 pies que reproducía imágenes del horizonte de Las Vegas para ayudar con la ilusión.

“Para nosotros era crucial que, cuando estuviéramos en Albuquerque, siguiera pareciendo que estábamos en Las Vegas”, afirma Hurwitz.

El dinero volaba por todas partes

Sin embargo, hay dos escenas que no habrían funcionado en ningún otro lugar.

Para una persecución a alta velocidad en la que participan un autobús de fiesta y 17 conductores de precisión, se cerraron los carriles en dirección sur de Las Vegas Boulevard mucho antes de que la Fórmula Uno hiciera de este tipo de cosas algo habitual.

Sin embargo, una tensa escena con una explosión que levanta cemento y una gran cantidad de dinero (falso) volando por los aires en la intersección de Flamingo Road y el Strip no pudo permitirse el lujo de tener las calles cerradas.

“Cada vez que había dinero volando por los aires, lo que ocurrió durante tres días seguidos, los autos se detenían en la calle y la gente saltaba para intentar tomar el dinero, de forma rutinaria, sin falta, en cada toma”, dice Hurwitz. “Tengo la sensación de que probablemente hubo varias personas que llevaron dinero falso a los casinos en los días siguientes y descubrieron por las malas que no era real”.

Podrían venir más grabaciones

“Por las malas” también podría describir en parte cómo se rodó aquí “Obliterated”.

“Con ‘Cobra Kai’, si quisiéramos hacer un torneo con esos personajes en Las Vegas, siento que el mundo sería nuestra ostra, porque es más un espectáculo familiar y más seguro”, dice Schlossberg. “Estamos agradecidos por lo que tenemos, pero ojalá algún día podamos grabar en esos lugares”.

Independientemente de los retos, el trío subraya que solo sienten amor por la ciudad y que esperan volver por más.

“Aunque no sea lo más fácil grabar allí”, añade Schlossberg, “como ya hemos pasado por ello, sientes que la próxima vez lo harás mejor”.

“Y por eso estamos pensando en diferentes historias y programas y películas que podrían ambientarse en Las Vegas, para que quizá algunas de estas localizaciones que no podemos conseguir, quizá podamos conseguirlas en alguna producción futura”.

LO ÚLTIMO