53°F
weather icon Clear

Registros ocultos exponen tiroteo federal en el desierto y una investigación fallida de LVMPD

ActualizadoNovember 25, 2022 - 4:45 pm

En el remoto desierto al noreste de Las Vegas, cuatro agentes federales se enfrentaron a una camioneta que circulaba a gran velocidad llena de presuntos ladrones de autos.

Dos agentes sacaron sus armas, pero no llegaron a disparar.

Pero un aprendiz de la Oficina de Administración de Tierras (BLM), ubicado en lo alto de una colina como vigía, disparó ocho veces con un AR-15 contra la Chevrolet Silverado de color canela robada del año 2000. Cinco balas impactaron en la parte trasera de la camioneta después de que esta pareciera desviarse de un vehículo de la policía y se saliera de la carretera para caer en un profundo canal, cayendo de lado.

Las balas mataron a Greg Davis Sr., de 52 años, e hirieron a los otros dos presuntos ladrones. Todos tenían un amplio historial delictivo. En el video de la cámara corporal se escucha a Cody Negrette, el aprendiz que había trabajado para la BLM solo unos meses, decir: “Les di a los tres”.

Los acontecimientos detallados de aquel día de marzo apenas se hicieron públicos porque una fuente preocupada por el letal tiroteo y la posterior investigación del enfrentamiento proporcionó al Review-Journal registros exclusivos de la investigación y horas de video de la cámara corporal de los agentes.

Anteriormente, la BLM solo dio a conocer tres breves frases a los medios de comunicación el 23 de marzo, que fue la información que se hizo pública. No se celebró ninguna sesión informativa sobre el tiroteo con participación de agentes.

Los expertos policiales, que revisaron los documentos y parte del video a petición del periódico, dicen que los registros revelan un uso cuestionable de la fuerza y una revisión defectuosa del Equipo de Investigación de la Fuerza (FIT) de la Policía Metropolitana (LVMPD). La familia y los amigos de Davis dicen que se cometieron errores.

En los meses siguientes, los funcionarios de la BLM y de LVMPD se han negado o no han respondido a las repetidas solicitudes de divulgación de información, incluidos los nombres de los agentes y el video de las cámaras corporales, que se requiere en el acuerdo de fuerza letal de la BLM con la Policía Metropolitana. LVMPD se negó a facilitar la información, alegando el caso penal en curso contra el conductor de la Silverado y dirigiendo la solicitud a la BLM.

El Departamento de Justicia denegó una solicitud de la Ley de Libertad de Información (FOIA) del Review-Journal para saber si la oficina consideraba la posibilidad de presentar cargos penales en el tiroteo de Negrette, negándose incluso a confirmar si la fiscalía federal en Las Vegas revisó el caso.

Jason C. Fries, que ha actuado como testigo experto durante 23 años en tiroteos con participación de agentes, dijo que no tiene sentido que los agentes que le dijeron a los investigadores que estaban en peligro no dispararan sus armas, pero sí el agente que estaba más lejos.

“Hay muchos motivos para no disparar a un vehículo en movimiento”, dijo Fries, que es director ejecutivo de 3D Forensic, que reconstruye los tiroteos de la policía para los investigadores y los casos judiciales. “El agente que dispara pone a los (otros) agentes en peligro. Tener un auto descontrolado cerca de otros agentes nunca es algo bueno”.

Un documento sobre la política de uso de fuerza, publicado en 2020 por 11 de las principales asociaciones de fuerzas de seguridad, advertía de que solo se debe disparar contra un vehículo en movimiento cuando no haya otras alternativas.

Negrette declinó hacer comentarios cuando se le contactó por teléfono, diciendo que no está autorizado a hablar del tiroteo hasta que se resuelva el caso penal del conductor. Los otros cuatro agentes no pudieron ser localizados para hacer comentarios o no devolvieron las llamadas.

En su entrevista con el FIT, cuatro días después del tiroteo, los documentos muestran que Negrette dijo que la camioneta en movimiento era “una amenaza inminente para uno de mis agentes. Y por eso actué en consecuencia”.

La BLM no quiso confirmar si Negrette sigue en la agencia ni dar a conocer su política sobre los tiroteos con participación de agentes y los datos sobre los casos del uso de fuerza de la agencia.

La novia de Davis, Alicia Reed, dijo que la policía reaccionó de forma exagerada ante un delito no violento de los tres hombres que desvalijaron dos vehículos en el desierto.

“Greg estaba allí cometiendo un delito”, dijo Reed. “Lo entiendo perfectamente. Lo que quiero decir es que se merece estar en la cárcel. … No merece estar muerto”.

La exesposa de Davis, Yvonne Efverlund, dijo que los funcionarios de la Policía Metropolitana y de la BLM le dieron largas cuando intentó obtener más información sobre la muerte de su exesposo.

“Es un encubrimiento”, dijo. “Están tratando de encubrirlo… todo porque creo que todos cometieron errores”.

Del arresto con un K-9 al tiroteo mortal

El tiroteo del 17 de marzo comenzó como un patrullaje de rutina.

El jefe de la BLM, Brad Sones, y Negrette conducían por East Lake Mead Boulevard y vieron a Eric Orrantia, Carlos Cárdenas y Davis desmontando dos vehículos robados alrededor de las 3:45 p.m., según los registros policiales. Todos los hombres tenían previos arrestos, principalmente por drogas y robo. La familia de Davis dijo que Orrantia y Davis eran compañeros de vivienda pero que no conocían a Cárdenas.

Al verse superado en número, Sones pidió refuerzos y llevó al guardabosques Miles McCall y a dos agentes del Servicio de Parques Nacionales, Kristin Waring y Todd Austin con su K-9, a la zona desolada.

En la State Route 147, en el punto de la milla 10, Sones, McCall, Austin y Waring estacionaron sus vehículos con la intención de enfrentarse a los hombres y arrestarlos con la ayuda de un perro policía.

Sones le dijo a Negrette (que sirvió en los Marines) que subiera a la colina como vigía y le dio a Negrette su rifle AR-15 equipado con una mira, según muestran los registros judiciales.

Sones, el agente principal en la escena, no encendió su cámara corporal hasta después del tiroteo.

Los ladrones vieron a los agentes a las 4:38 p.m. y se subieron a una camioneta Silverado. Bajaron a toda velocidad por un estrecho camino de tierra cortado en la ladera que conducía a la salida de la zona, según muestran los registros y el video. Varios de los hombres habían sido acusados anteriormente de huir de la policía.

Al ver los vehículos de los agentes, Orrantia, que conducía, redujo inicialmente la velocidad, pero luego se dirigió con la camioneta hacia el vehículo del agente de estacionamiento Austin, según los registros. Se desvió a la izquierda para evitar a Austin, y luego se dirigió hacia Sones, que estaba a pie fuera de su vehículo. Según el reporte de la Policía Metropolitana, la Silverado se acercó hasta 24 pies al jefe.

Mientras Orrantia volteaba la camioneta para evitar a Sones y aparentemente intentaba escapar, Negrette, que estaba a la mitad de la longitud de un campo de fútbol americano, disparó una ráfaga de tres balas, según muestra el video de su cámara corporal. Mientras el vehículo derrapaba hacia el canal, Negrette hizo cinco disparos más en la parte trasera de la camioneta.

El perfil de Negrette en LinkedIn muestra que tiene un variado historial de trabajos desde que dejó el Cuerpo de Marines de Estados Unidos en 2016. Trabajó tres meses como bombero del Servicio Forestal de Estados Unidos, menos de un año como guardabosques de Phoenix y nueve meses como paramédico para una empresa que congela a seres humanos con la esperanza de que la ciencia futura sea capaz de revivirlos. Comenzó en el Servicio de Parques Nacionales en 2019 y se unió a la BLM en noviembre de 2021, según los registros.

Historial de arrestos

Después de que los disparos de Negrette dieran en la Silverado, la camioneta se salió rápidamente de un terraplén y volcó, cayendo sobre la puerta del lado del pasajero. Orrantia y Cárdenas salieron corriendo de la camioneta.

Cárdenas, de 33 años, conocido como “Tweety”, recibió un disparo en la espalda y en el brazo izquierdo. No llegó muy lejos. Los agentes lo esposaron y empezaron a curar sus heridas.

Cárdenas cumplió condena por delito con arma, por no detenerse ante la policía y por poseer una tarjeta de crédito robada, según los registros del Departamento de Seguridad Pública de Nevada. Tenía un gran tatuaje en la espalda de 28th Street, que según la policía significaba una afiliación a una pandilla. Se declaró culpable de posesión de un vehículo robado y de manipulación de vehículos por el arresto de marzo y fue condenado a un máximo de tres años.

Orrantia, también de 33 años, cuyo apodo en los archivos de la policía es “Menace”, pudo llegar más lejos a pesar de que Negrette le disparó en el pie derecho. Los agentes de parques y un perro policía lo localizaron cerca de East Lake Mead Boulevard. Anteriormente cumplió condena por varios cargos de propiedad robada y de drogas en la última década. Por el enfrentamiento de marzo, se le acusa de agresión e intento de asesinato por conducir hacia los agentes y de varios otros delitos.

En una audiencia preliminar celebrada en agosto, Orrantia, que se declaró inocente, sostuvo a través de su abogado, Philip Singer, que los cargos de asalto e intento de asesinato son una forma de encubrir las fallas del tiroteo.

“Nadie tenía miedo”, dijo Singer en la audiencia. “Nadie disparó su arma. …La única razón por la que se presentaron los cargos… es básicamente para mantener el trabajo de Negrette o para guardar las apariencias”.

Singer, cuya licencia de abogado fue restablecida el año pasado tras una suspensión en 2008 por malversación de fondos de clientes, no devolvió las repetidas llamadas.

¿Vivo o muerto?

Davis, sentado en el asiento del copiloto de la Silverado, tenía arrestos por drogas y por apuntar con un arma a una persona, según los registros policiales. Eran delitos para mantener su adicción a la metanfetamina y llegar a fin de mes cuando no encontraba trabajo o estaba demasiado enfermo para ejercer su profesión de albañil, dicen los registros judiciales y los amigos.

Sufrió cinco disparos del rifle de Negrette, incluido uno en la nuca. Cuando la camioneta rodó, bloqueó su puerta.

Justo después del tiroteo, Sones se acercó al vehículo llamando a Davis mientras Negrette, que había bajado de la ladera a la carretera, vigilaba.

“Hay un muerto en el auto”, dijo Sones.

“Hey, no está muerto”, respondió Negrette. “Hizo un ruido”.

Ningún video de la cámara corporal muestra a los agentes abriendo la puerta del conductor para comprobar cómo estaba Davis, ofreciendo ayuda médica o subiendo a la Silverado para determinar si Davis seguía vivo. Negrette tenía la capacitación para hacerlo, más tarde les dijo a los investigadores que era un “EMT (Técnico de Emergencias Médicas) registrado a nivel nacional”.

El video muestra que los agentes estaban preocupados por asegurarse de que Davis no fuera una amenaza. No se vieron armas durante la huida, pero las autoridades encontraron horas después una Derringer cargada en una bolsa de herramientas en el suelo de la Silverado, cerca de Davis, con su ADN, según los registros de la investigación.

“Tenemos que despejar este vehículo”, llama Negrette. “Tenemos que asegurarnos de que no está armado”.

A las 4:43, los agentes pidieron ayuda médica para Davis y Cardenas, muestran los registros del FIT. Los registros también muestran que a las 5:04, se emitió la información de que un sospechoso estaba muerto. Se desconoce quién tomó esa determinación.

El agente de la BLM Chris Allen, también armado con un AR-15, llegó unos minutos después del tiroteo. Negrette le dijo que la camioneta del sospechoso se dirigía hacia los agentes cuando lanzó los disparos.

El video muestra que pasaron unos seis minutos cuando Sones subió al terraplén para decirle a Negrette que Davis estaba muerto.

Entonces Sones ordenó a Negrette que se alejara de la escena y asignó a Allen como su agente de apoyo durante la investigación.

Negrette empezó a hablar sobre el tiroteo, pero Allen le pidió que se detuviera, según muestra el video.

“Esto está encendido”, advirtió Allen, señalando hacia su cámara corporal.

Historia de la unidad FIT

La unidad FIT de la Policía Metropolitana fue formada en 2012 por el entonces alguacil Doug Gillespie, en respuesta a una serie de tiroteos de alto perfil en la Policía Metropolitana que fueron documentados en una investigación del Review-Journal.

Los cuestionables tiroteos atrajeron el interés del Departamento de Justicia de Estados Unidos, que se ofreció a ayudar a reformar la capacitación y las investigaciones de la agencia.

Cuando el FIT concluye la investigación de un tiroteo de la Policía Metropolitana, los detectives lo remiten a la fiscalía del Condado Clark por posible conducta delictiva, y Asuntos Internos determina si hubo violaciones de la política.

Los funcionarios de la Policía Metropolitana celebran una sesión informativa para dar a conocer los reportes y videos del tiroteo.

El FIT estaba tan bien considerado que los departamentos de policía locales y las agencias estatales y federales llegaron a acuerdos para investigar sus tiroteos si ocurrían en el Condado Clark.

Cada una de las agencias externas tiene un memorando de entendimiento con el FIT.

Preguntas clave no hechas

Los interrogatorios de Negrette y de otros agentes muestran que los detectives del FIT parecen llevar repetidamente a los agentes federales a decir que sus vidas estaban en peligro antes del tiroteo, según los expertos que revisaron las transcripciones.

El jefe de policía retirado de Rockford, Illinois, Chet Epperson, que actúa como testigo experto en casos de fuerza policial, dijo que la investigación del FIT no se llevó a cabo correctamente.

“Ya están guiando a la persona”, dijo después de que se le leyeran citas de las transcripciones. “No todos quieren la verdad. Por eso en muchas investigaciones, lamentablemente, la policía no hace las preguntas correctas”.

Los detectives del FIT no hicieron una pregunta clave sobre porqué los agentes, que dijeron que sus vidas estaban en peligro, no dispararon contra la camioneta para defenderse, dijo el experto.

“Cuando viste que esa camioneta se dirigía hacia ti, ¿cómo te hizo sentir?”. le preguntó el detective Gilberto Valenzuela a Sones, según la transcripción de la entrevista.

“Uh, asustado, inquieto, ya sabes”, respondió Sones en la grabación. “Nunca había estado tan cerca de un auto que conduciera tan rápido”.

No se plantearon preguntas a Sones sobre el rifle que se le dio a Negrette o la decisión de usar la fuerza letal, según muestran las transcripciones.

El detective Blake Penny usó frases similares con Negrette. Su entrevista tuvo lugar cuatro días después del tiroteo, lo que está permitido por las reglas federales.

“¿Acabas de ver a un compañero parado, sin protección, con esta camioneta dirigiéndose hacia él?” Preguntó Penny.

“Justo hacia ellos”, respondió Negrette.

“Um, si lo hubieran golpeado, um, dijiste que había una amenaza inminente. Ya sabes, si los hubieran golpeado, ¿qué pudo haberle pasado a ese, um, agente?” Penny preguntó

“Lesiones graves o la muerte”, dijo Negrette.

¿Objetividad de la investigación?

Durante su entrevista con la unidad FIT, Waring pareció dudar de la afirmación de peligro inminente hasta que los detectives del FIT la hicieron volver a ella, según muestra la transcripción de la entrevista.

Tu “sacas tu arma y apuntas, la apuntas a través del parabrisas”, le preguntó Penny. “Um, ¿estabas tan preocupada por tu seguridad que estabas lista para usar la fuerza mortal para detener ese vehículo antes de que te golpeara de frente?”

“Si algo más hubiera cambiado, sí”, respondió.

Penny respondió: “Es evidente que temías por tu seguridad, la de McCall y la del jefe Sones…”.

En la audiencia judicial de agosto, Waring declaró que no tuvo una “oportunidad segura” de disparar su arma y que una gran cantidad de polvo le impidió ver la situación con claridad.

La Policía Metropolitana declinó una solicitud de entrevistas realizadas para otras investigaciones del FIT de la Policía Metropolitana, calificándolas de demasiado complejas, pero dio una muestra de un caso reciente. Esas entrevistas tenían preguntas similares, lo que llevó a Epperson a cuestionar la objetividad de la unidad FIT.

“Si se ven esas preguntas capciosas, entonces hay que preguntarse si son las mismas técnicas de entrevista usadas (en otras investigaciones)”, dijo. “Eso es una preocupación”.

La novia de Davis, Reed, sostiene que los agentes no estaban en peligro.

“No estaban en tanto peligro”, dijo Reed, cuyo hijo es un agente de policía de North Las Vegas. “Es un tiroteo injustificado, 100 por ciento. Fue un tiroteo que salió mal y en el que reaccionaron de forma exagerada y luego mintieron… para encubrirlo”.

Luchando contra la adicción

Davis había crecido en un hogar abusivo en el sur de California y luchó con su propia adicción a las drogas, según Reed y Efverlund. A pesar de ello, trabajaba duro en su profesión de colocador de baldosas.

El estilo de vida con las drogas llevó a Efverlund a divorciarse de él en 1998, cinco años después de haber tenido un hijo. Pero siguieron siendo amigos.

Cuando llegó la recesión de 2001 y se acabó el trabajo de baldosas en Los Ángeles, Davis se mudó a Las Vegas. Encontró trabajo como instalador de azulejos y se ganó la reputación de hacer un trabajo de alta calidad. Colocó azulejos en Caesars Palace y en casas de millones de dólares en todo el valle, dijo Efverlund.

A partir de 2008, Davis fue arrestado por un delito grave de posesión de armas, drogas y conducción bajo la influencia de sustancias, según los registros del Departamento de Seguridad Pública. Se declaró culpable de posesión de metanfetamina en 2009 y de apuntar con un arma a un hombre en 2020, según los registros judiciales. Una autopsia encontró que Davis tenía metanfetamina en su sistema cuando murió, muestran los registros.

El trabajo manual y las drogas estaban causando estragos en el cuerpo de Davis. Le reconstruyeron el hombro y ya no podía levantar las grandes baldosas que tan hábilmente había instalado, dijo Reed. Davis recurrió a la recolección de latas y botellas para comprar comida, dijo Reed.

Después del tiroteo de marzo, los agentes y el personal del forense del Condado Clark decidieron dejar el cuerpo de Davis en la camioneta hasta la mañana porque estaba oscureciendo y sería más seguro para los investigadores sacarlo al día siguiente, dicen los registros.

“Estoy seguro de que no pudo haber sobrevivido, pero ni siquiera revisarlo y dejarlo solo para que muriera fue simplemente inhumano”, dijo Reed tras conocer lo sucedido por el Review-Journal.

Efverlund y Reed dijeron que planean contratar abogados para demandar por homicidio culposo y obtener más información sobre el tiroteo.

EL EQUIPO DE LA POLICÍA METROPOLITANA NO ES TRANSPARENTE EN LOS TIROTEOS DE AGENCIAS EXTERNAS

En los últimos 12 años, los funcionarios del Departamento de Policía Metropolitana han celebrado alrededor de 90 reuniones informativas sobre los tiroteos mortales de la policía, publicando videos de cámaras corporales, reportes, revisiones de asuntos internos y las decisiones del fiscal de distrito sobre si se debe procesar.

Pero cuando el Equipo de Investigación de la Policía Metropolitana examina los disparos realizados por agencias externas, el proceso es mucho menos transparente, según el Review-Journal.

El FIT investiga los tiroteos mortales de la policía en el Condado Clark para 10 agencias externas locales, estatales y federales, incluyendo el Departamento de Seguridad Pública de Nevada, North Las Vegas y la Oficina de Administración de Tierras bajo memorandos de entendimiento separados.

En mayo se completó una investigación sobre un tiroteo efectuado el 17 de marzo por un aprendiz de la BLM en el desierto, pero la BLM se negó a hacer pública la documentación sobre el tiroteo, citando una cláusula para los “registros de aplicación de la ley”.

En ese incidente, el aprendiz Cody Negrette, les disparó a tres hombres, que fueron observados desvalijando vehículos al este de Las Vegas, mientras eludían a los agentes. Un hombre, Greg Davis Sr., murió; dos resultaron heridos. Los agentes veteranos no dispararon sus armas.

El memorando de entendimiento con la BLM exige específicamente a la agencia federal que responda a las preguntas de los medios de comunicación y haga públicos los nombres de los agentes implicados en el tiroteo.

Pero la BLM y LVMPD han rechazado repetidas solicitudes de entrevistas y no identifican a los agentes implicados en los últimos tiroteos.

El Review-Journal obtuvo documentos de la investigación y el video de la cámara corporal de una fuente.

Los expertos que revisaron las transcripciones del reporte criticaron las acciones de los detectives de FIT, diciendo que condujeron indebidamente a los testigos y no hicieron preguntas clave.

La exesposa de Davis, Yvonne Efverlund, ha estado luchando para obtener registros sobre el tiroteo y dijo que no ha recibido nada ni de BLM ni de la Policía Metropolitana.

“No tienen que sacar ninguna información”, dijo.

Incumplimiento de la FOIA

La BLM y otras agencias federales denegaron las solicitudes de la Ley de Libertad de Información (FOIA) del Review-Journal o se negaron a agilizarlas conforme con lo estipulado para las noticias de última hora.

La respuesta para agilizar una solicitud sobre el historial laboral de Negrette fue denegada porque los funcionarios de la FOIA no pudieron encontrar noticias sobre él en una búsqueda en Google. Pero su nombre no apareció en las búsquedas de la web porque la BLM se negó a revelar su nombre.

El Departamento de Justicia denegó una solicitud de la FOIA del Review-Journal para saber si la fiscalía federal había estudiado la posibilidad de presentar cargos penales por el tiroteo de Negrette, y se negó incluso a confirmar si se había revisado el caso.

La BLM no quiso facilitar el número de tiroteos con participación de agentes que el FIT investigó durante la pasada década.

Pero las grabaciones de las cámaras corporales de los agentes en el tiroteo de Davis parecen indicar una serie de incidentes que no salieron en las noticias.

Negrette habló del tiroteo de Davis con su colega Chris Allen, según el video de la cámara corporal. Allen pareció indicar que había formado parte de una investigación del FIT.

“Tú tienes más experiencia en esto que yo”, dijo Negrette.

“Como para la mía, lo mejor que puedo decirte es que esperes a que llegue el equipo FIT”, dijo Allen. “Te harán las preguntas básicas de seguridad de los agentes. Más o menos lo que pasó”.

Más investigaciones sobre el tiroteo

Otros dos agentes que ayudaban a transportar a un hombre al que Negrette disparó en marzo también hablaron de sus investigaciones sobre los disparos.

“Sí, he estado allí”, le dice un agente de la BLM identificado como N. Wadford, a un agente no identificado, según el video de su cámara corporal. “No quiero volver a hacerlo”.

“Sí, estuve involucrado en el (ininteligible)”, responde el otro agente. “Estuve con ustedes durante un tiempo. Decidí transferirme para que se calmaran las cosas, ya sabes”.

Ambos agentes se ríen.

Efverlund dijo que la detective del FIT de la Policía Metropolitana, Blake Penny, le dijo que obtuviera la información de la BLM, y que la BLM no respondió a sus solicitudes de la FOIA o dijo que la información debía venir de la Policía Metropolitana. Dijo que cuando llamó a la agencia pidiendo hablar con alguien, un trabajador desconocido de la BLM le colgó el teléfono.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Cientos de niños son atropellados cerca de escuelas; muchos incidentes no son registrados

Cientos de niños han sido atropellados por vehículos mientras andaban en bicicleta o caminaban cerca de las escuelas públicas del valle de Las Vegas, pero los educadores y los padres no están al tanto de la gran mayoría de los choques, según muestran los registros y las entrevistas, lo que reduce la capacidad de enfocar las zonas de peligro.

Hallazgos de RJ hacen que Nevada revise las reducciones de multas de tránsito

Las autoridades estatales están creando un grupo de trabajo para estudiar la frecuencia con la que las multas de tránsito se reducen a infracciones de estacionamiento en la corte, después de una investigación de Review-Journal que muestra que cientos de miles fueron reducidas, incluso infracciones graves.

El trabajo de investigación de Jeff German relacionado con Robert Telles

El periodista de investigación asesinado Jeff German había reportado ampliamente sobre la agitación y las acusaciones de los empleados sobre el acoso y el favoritismo en la oficina del administrador público del Condado Clark que involucra a Robert Telles. Telles ha supervisado la oficina desde principios de 2019.

FBI investiga al capitán del alguacil de Nye por presunta mala conducta

El FBI está investigando a un capitán del alguacil del Condado Nye por mala conducta después de que una serie de reportajes del Review-Journal plantearan dudas sobre la ética y el abuso de poder como ayudante, según fuentes familiarizadas con el caso.

Fiscal pide que se investigue a los agentes que no detuvieron a un conductor ebrio

El fiscal del distrito del Condado Nye pidió al estado que investigue si los agentes implicados en un accidente mortal de alto perfil deberían enfrentarse a cargos penales por no haber detenido al conductor y si el departamento del alguacil ocultó pruebas a los fiscales, según se enteró el Review-Journal.